Origen de los cortados yesíferos

Como ya hablamos en nuestro blog, hace 15 millones de años, en un periodo conocido como Mioceno, el sureste de la Comunidad de Madrid estaba totalmente cubierto por un mar interior. Y fue en ese momento cuando los cortados empezaron a formarse.

geologia_terciario

Madrid en la Era Terciaria. Fuente: http://www.elsoto.org

¿Por qué? Porque los yesos que forman los cortados fueron depositándose en el fondo de ese mar interior. ¿Cómo? El agua que formaba ese mar era rica en sulfato de calcio, el cual fue precipitando formando el yeso, a medida que se evaporaba el agua debido a las altas temperatura de la época. De esta manera, se fueron depositando los yesos durante millones de años formando una gran capa de sedimentos de hasta 100 metros de profundidad.

cortados.jarama.titulcia

Cortados en el valle del Jarama en el municipio de Titulcia.

Pero… si los yesos se depositaron en el fondo del mar ¿cómo llegaron a formar los cortados que existen en la actualidad? Pues bien, hace 2 millones de años ese mar interior de la Cuenca de Madrid encontró salida hacia el mar. Fue entonces cuando todo ese agua almacenada (y la que llovió desde entonces) encontró camino hacia el Atlántico (cuenca exorreica) produciéndose un proceso geológico que se denomina “Acción remontante de los ríos”. Al vaciarse, todos los sedimentos del fondo de ese lago (yesos, margas, arcillas, sílex, calizas y abanicos aluviales) quedaron al descubierto a merced de los agentes meteorológicos que han ido conformando el paisaje que hoy podemos contemplar. Uno de ellos, el agua, en su camino al océano Atlántico, fue erosionando los materiales mas débiles formando los valles, pero no pudo con los materiales más duros que resistieron formando cerros (Cerro de los Ángeles, Cerro Almodóvar, Cerro de las Coberteras, La Marañosa, Cerro del Telégrafo). Y es por eso que, cuando subimos a los cortados, estamos pisando el fondo de aquel mar miocénico de hace 15 m.a. que ocupaba gran parte de la Comunidad de Madrid.

lago evolucion.png

Evolución del paisaje de Madrid desde la Era Terciaria hasta la actualidad. Fuente: http://www.elsoto.org

Otros factores que han influido en el modelado de los cortados han sido el viento y el agua de la lluvia, los cuales han hecho que en los cortados aparezcan diferentes formas tales como las chimeneas de hadas y los conos de deyección. Las chimeneas de hadas son columnas que se forman debido a corrientes de agua de lluvia y a las reacciones químicas entre las rocas y el agua o a la fuerza del viento. Los conos de deyección o abanicos aluviales (llamados así por su forma cónica o abanico) aparecen en la parte baja de los cortados y son originados por el desprendimiento de materiales debido a la acción del agua.

formas.geologicas

Torres de yesos en los cortados de El Piul con la laguna de El Campillo al fondo.

Así que cuando vengas a pasear por la laguna El Campillo no te olvides de fijarte en las curiosas formas de los cortados para ver las chimeneas de hadas y los conos de deyección.

 

Anuncios

¿Aquí había un lago gigante?

Pues sí, hace 15 millones de años, en una época o periodo geológico denominado Mioceno, los ríos que hay en la actulidad en la Comunidad de Madrid no existían como los conocemos ahora. En su lugar había un gran lago o mar interior, también conocido como zona o cuenca endorreica, es decir, el agua que lo formaba no tenía salida ni al mar ni a ningún río por lo que todo el agua procedente de la lluvia se quedaba en ese mar interior.

 

geologia_terciario

Madrid en la Era Terciaria. Fuente: http://www.elsoto.org

 

La forma que tenía este mar era triangular y estaba delimitado por las cadenas montañosas formadas durante la Orogenia Alpina: el Sistema Central al noroeste, los montes de Toledo al sur, y la sierra de Altomira y Sistema Ibérico al este.

 

geologico

Esquemas paleogeomorfológicos de la cuenca sedimentaria de Madrid en el Mioceno. A: Hace 17 M.a. B: Hace 14 M.a. Extraído de http://www.rutasgeologicas.blogspot.com.es

 

La evidencia científica que indica que este enorme lago existió la encontramos en los cortados yesíferos. ¿Por qué? Estos cortados están formados por yeso, unas rocas minerales evaporíticas. Este tipo de rocas se forman a medida que se evapora el agua. Para que se formen los yesos el agua debe tener disuelto altas cantidades de sulfato de calcio, el cual se va depositando en el fondo cuando ésta se evapora. Es un fenómeno parecido al que sudece si disuelves sal en un vaso de agua caliente y lo dejas al sol: el agua se va evaporando y la sal disuelta va sedimentándose y cayendo al fondo del vaso formando cristales. Y eso es lo que pasó en aquel mar: en un clima más calido que el actual, el agua de ese mar de poca profundidad y rica en sulfato de calcio se fue evaporando provocando el depósito de las sales durante millones de años hasta formar una gran capa de sedimentos en el fondo (hasta 100 metros de profundidad).

 

IMG_20170128_104216.jpg

Cortados yesíferos en los alrededores de la Laguna de El Campillo.

 

Durante el período de tiempo que ese lago estuvo presente, el clima era muy cálido y eso hizo que hubiese en la Comunida de Madrid una vegetación tipo sabana donde vivían animales como mastodontes, rinocerontes sin cuerno, antecesores de los caballos, antecesores de ciervos… de los que se han encontrado fósiles. ¡Podríamos decir que esto era un auténtico Serengueti lleno de animales moviéndose alrededor del gran lago! En nuestra exposición permanente “Los valores del Parque Reginal del Sureste” podéis ver la reconstrucción de este paisaje miocénico y réplicas de algunos de los fósiles encontrados de aquellos animales. Sin embargo, si queréis ver los auténticos huesos tendréis que ir al Museo Arqueológico Regional de Alcalá de Henares.

 

reconstruccicion

Imágenes que reconstruyen los paisajes miocénicos en el sureste de la Comunidad de Madrid presentes en nuestra exposición.

Bibliografía:

 

 

 

Cortados Yesíferos

lotoño

Cortados desde la laguna Campillo

Desde nuestro Centro podemos apreciar una vista excelente de los cortados yesíferos del río Jarama. Contrastan con la planicie de las llanuras por las que discurre el río e incluso pueden evocarnos ambientes desérticos. Se trata de uno de los parajes más emblemáticos y vulnerables del sureste de la Comunidad de Madrid. Son zonas de calizas y yesos con un alto interés científico, paleontológico y arqueológico, con el más alto nivel de protección dentro del Parque Regional del Sureste (PRS), puesto que están sometidas a importantes amenazas como la actividad extractiva, la inadecuada protección de sus recursos y una serie de factores derivados de su carácter periurbano.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Estos cortados yesíferos se crearon gracias a la evaporación de grandes masas de agua salinas que cubrían los fondos de las depresiones durante el Mioceno y la sedimentación posterior de dichos yesos. Debido al clima mediterráneo y a la erosión de los materiales, se ha dado lugar a un paisaje desértico que podemos encontrar en la Comunidad de Madrid. Dentro del PRS constituyen uno de los rasgos más característicos y llamativos del paisaje, los podemos encontrar a lo largo y ancho de su territorio normalmente cerca de los cursos de los 4 ríos que podemos encontrar en el Parque (Jarama, Manzanares, Henares y Tajuña).

Diapositiva8

Cortados junto al río Jarama

Como resultado del origen de los cortados y el clima seco propio del mediterráneo, obtenemos un suelo bastante pobre y poco desarrollado con alto contenido en sales. Por lo tanto, en este ecosistema podemos encontrar una vegetación muy especializada y adaptada a estas dificultades en la que es fácil encontrar endemismos, que se conoce como vegetación gipsófila. Hay que destacar la predominancia en este ecosistema del jabunal (Gypsofila struthium) como matorral leñoso abundante en la zona que se utilizaba antiguamente por sus propiedades jabonosas, acompañada comúnmente de tomillos (Thymus sp.) y jarillas (Heliantemum sqamatum), entre otras plantas. A parte, podemos encontrar también, en la base de los cerros y depresiones la ontina (Artemisa herba-alba) un arbusto nitrófilo de medio metro de alto. Junto a él aparecen el sisallo (Salsola vermiculata), hármaga (Peganum harmala), efedra (Efhedra fragilis) etc.

Por último, en cuanto a vegetación, es obligatorio hablar de los espartales, en los que son característicos el esparto (Stipa tenacissima) y el albardín (Lygeum spartum). Se trata de gramíneas fácilmente identificables por su significativo “plumero” en las laderas soleadas de los cortados, estos plumeros son las agrupaciones de flores de dichas plantas. Los espartales contribuyen a la formación de humus y protegen el suelo de la erosión.

En lo relativo a la fauna, también muy representativa de este ecosistema, podemos destacar a las aves como el grupo mejor representado con el permiso de los invertebrados. Están presentes entre otras el búho real (Bubo bubo), el halcón peregrino (Falco peregrinus), la chova piquirroja (Pyrrhocorax phyrrhocorax) y los abejarucos (Merops apiaster) como representante estival.  Otro grupo que está bien representado en los cortados es el de los reptiles, pudiendo encontrar fácilmente culebras de escalera (Rhinechis scalaris) y lagartos ocelados (Timon lepidus). En cuanto a los mamíferos podemos destacar a la gineta (Genetta genetta) o al tejón (Meles meles). Por último mencionar también al singular escarabajo avispa (Plagionotus marcorum), endémico de los yesales del centro de la península que está ligado a una única planta de la cual se nutre, la malva (Lavatera triloba).

 

¡No es un mamut, es un elefante!

Muchos visitantes del Centro El Campillo se sienten impresionados cuando ven la réplica a tamaño real de un gran paquidermo del pasado que se encuentra en nuestro recinto, y se oye muy frecuentemente: ¡Mira! ¡Un mamut! Pero no se trata de un mamut, sino de una hembra de elefante antiguo (Palaeoloxodon antiquus).

elefante

Reconstrucción de hembra y cría de Palaeoloxodon antiquus en el recinto de nuestro centro.

¿Y en qué se diferencia entonces esta especie de elefante de un mamut?

  • En primer lugar, el clima en el que vivió cada uno de ellos. Palaeoloxodon antiquus, al igual que los elefantes  actuales, vivió en zonas cálidas; mientras que los mamuts lo hicieron en zonas frías (de ahí la presencia de una gran capa de pelo en los mamuts para protegerse de las bajas temperaturas frente a los elefantes que han perdido ese pelo como adaptación a climas cálidos).
  • En segundo lugar, porque Palaeoloxodon antiquus es una especie más antigua que los últimos mamuts (Mammuthus sp.). Mientras que Palaeoloxodon antiquus vivió entre hace 800.000 y 100.000 años (aunque se han encontrado ejemplares en Portugal de 30.000 años), los mamuts vivieron durante la última glaciación, que finalizó hace 10.000 años cuando se instauró el clima cálido del que disfrutamos ahora, típico de periodos interglaciares.
diagrama glaciaciones mamut elefante.png

Gráfico en el que se observan los períodos glaciares (azules) e interglaciares (amarillos) junto a dos de las especies de proboscídeos que habitaron el centro Peninsular. Fuente: gráfica wikipedia. Imágenes: prehistoric-fauna.com y Hooper museum.

Otra de las especies de proboscídeos con los que se suele confundir a los elefantes prehistóricos, son los famosos mastodontes, con colmillos en ambos maxilares,(Familia Mammutidae, antiguamente llamada Mastodontidae). Estos mamíferos habitaron el centro de la Península Ibérica hace 15 millones de años, durante el Mioceno, periodo en el cual había un clima más cálido y constante con un paisaje sabanoide (análogo al actual Serengueti).

reconstrucción

Imagen de la exposición permanente del Centro El Campillo sobre los valores del Parque Regional del Sureste.

Nuestra réplica de elefante corresponde a una hembra de elefante antiguo de unos 35 años que vivió hace 500.000 años aproximadamente (periodo cálido interglacial). Los fósiles de esta elefante se encontraron en Arganda del Rey, muy cerca de la confluencia del río Jarama y Manzanares, en el yacimiento de Áridos I (podéis ver una reconstrucción del yacimiento en el Centro El Campillo y en el Museo Arqueológico Regional de Alcalá de Henares). Esta reconstrucción a tamaño real se pudo realizar gracias a la excelente preservación del cráneo, molares, colmillos, 12 vértebras, 10 costillas, 2 escápulas y la pelvis. En base a estos restos se ha deducido que medía 4,60 m de altura. El animal terrestre más grande del mundo actual, el elefante africano (Laxodonta africana), mide entre 2,70 y 3,80 m, ¡más de un metro de diferencia!

IMG_20170110_121210.jpg

Reconstrucción del yacimiento Áridos en el Museo Arqueológio Regional.

Bibliografía:

  • Blain, H.A, Santonja, M., Pérez-González, A., Panera, J., Rubio-Jara, S. , 2014, Climate and environments during Marine Isotope Stage 11 in the central Iberian Peninsula: the herpetofaunal assemblage from the Acheulean site of Aridos-1, Madrid, Quatemary Science Reviews 94, 7-21.
  • Exploradores de los valles. Volumen 2 de Madrid, una historia para todos.  ISBN/ISSN: 978-84-451-3380-4.
  • Pérez-González A. El marco geográfico, geológico y geomorfológico de los yacimientos de Áridos en la cuenca del Tajo. In: Santonja M, López N, Pérez- González A (Eds.). Ocupaciones achelenses en el valle del Jarama (Arganda, Madrid). Arqueología y Paleoecología, I, Diputación Provincial de Madrid; 1980. pp. 15–28.

Taller de Cristalografía (I)

En el Centro el Campillo llevamos un tiempo teniendo la suerte de contar con la colaboración de Josefina Perles, cristalógrafa  y responsable técnico de los laboratorios de Difracción de Rayos X de Monocristal y Alta Resolución de la Universidad Autónoma de Madrid e integrante del equipo de divulgación científica Nano Madrid.

IMG_20160305_111919

Josefina en uno de los talleres de cristalagrafía realizados en nuestro centro.

Son dos las actividades que hemos realizado en nuestro centro con su colaboración:

  • la proyección del documental “El misterio de los cristales gigantes”, el cuál vemos y comentamos con ella en nuestro salón de actos.
Cristales_gigantes_cartel

Cartel promocional de la proyección del documental en nuestro Centro en otoño de 2014.

  • y la realización de un Taller de cristalografía, en el que aprendemos qué son y cómo se forman los cristales y, por supuesto, fabricamos nuestros propios cristales. En este caso cuenta con la ayuda de Javier Troyano (investigador de la Universidad Autónoma de Madrid), de Ana Perles (física) o de Yolanda Ballesteros (profesora e investigadora en la UP Comillas-ICAI).

Este taller, orientado a niños pero en el que también participan y aprenden los más mayores, esta dividido en dos sesiones, las cuales se realizan dos fines de semana consecutivos. En la primera sesión (la que en esta entrada nos ocupa), Josefina explica a los participantes qué es un cristal y qué lo diferencia de un vidrio, nos muestra ejemplos de cristales en la naturaleza y, como ciencia que es la cristalografía, se pone en práctica. En este caso, con piezas de lego, se simulan las estructuras del vidrio y del cristal para ver sus diferencias.

Diapositiva3

Estructuras del vidrio (izquierda) y cristal (derecha) realizadas con piezas de lego en donde se aprecia la disposición aleatoria en el vidrio y la ordenada en el cristal.

Una vez establecidas las bases de lo que es y lo que no es un cristal, se pasa a la parte práctica para formar nuestros propios cristales. Para ello, cada participante tiene que traer un frasco de vidrio en el que se formarán los cristales. El resto de materiales (agua caliente, borax, ADP, hilo y limpiapipas)lo financia la Sección Territorial de la Comunidad de Madrid de la Real Sociedad Española de Química, y lo trae la propia Josefina.

Diapositiva1

Cristales de yesos presentes en uno de los expositores de nuestro centro que todos los visitantes pueden observar.

En el taller trabajamos por parejas, de esta manera cada pareja tiene dos frascos. En uno de ellos mezclamos agua caliente con ADP y una bola de papel de aluminio (que quitamos a los 20 minutos) y en el otro agua caliente con borax. Una vez disueltos los elementos, en el frasco con borax dejamos colgando un limpiapipas con la forma que queramos.

Diapositiva2

Los frascos con borax disuelto en agua con los limpiapipas dentro en donde se formarán los cristales.

Como en todo proceso científico, cada participantes tiene una hoja de anotaciones donde va apuntando todos los pasos del experimento para luego poder repetirlo en su casa. Y es aquí donde acaba la primera sesión, con todo anotado, dejando los frascos a temperatura ambiente y con ganas de que pase la semana para qué ver ha ocurrido en cada uno de los frascos.

notas

Hoja de anotaciones con los frascos preparados para la cristalización.

¿Cómo se forman los fósiles?

Los fósiles son restos o señales de la actividad de seres vivos que vivieron en el pasado que, cuando se encuentran, se extraen en las excavaciones paleontológicas. Pero… ¿cómo se forman? Existen varios procesos a través de los cuales se pueden formar que pueden agruparse en dos grandes categorías: procesos de conservación y procesos de fosilización. ¿Y en qué se diferencian? Los procesos de conservación son más recientes en el tiempo, y en el fósil no se producen cambios químicos importantes en su composición. En cambio, cuando se habla de proceso de fosilización, los elementos químicos y minerales presentes son sustituciones de los preexistentes y lo que se ha preservado es la forma.

procesosfosili1

Clasificación de los procesos de fosilización. Fuente: locosporlageologia

Dentro de cada uno de los procesos podemos encontrar diferentes modos de conservación. Algunos de ellas son las siguientes:

Momificación. Se produce cuando un cuerpo sufre una pérdida extrema de fluidos, por lo que la putrefacción no puede tener lugar, permaneciendo el cuerpo completo. La momificación puede ser natural, debida a condiciones de clima y sepultación, o artificial, inducida por maniobras complejas como las que realizaban los antiguos egipcios.

momia

Momia encontrada en un yacimiento arqueológico. Fuente: diario El País.

Congelación. Quizás sean los hallazgos fósiles más impresionantes, ya que los restos que se conservan en el hielo durante miles de años pueden llegar a conservan hasta los contenidos de sus estómagos, lo que permite estudios de comportamiento y ambiente. Son muchos los casos de mamuts que se han encontrado congelados.

– Conservación en brea. La brea es un hidrocarburo de gran viscosidad que tiene la capacidad de atrapar a los animales que caen en los terrenos donde aflora, lugar en el que mueren. Uno de los sitios más conocidos en el mundo es el Rancho La Brea de Estados Unidos, donde se han encontrado cientos de mamíferos y aves del Cuaternario, entre los que destacan mamuts, tigres dientes de sable, lobos y equinos, entre otros.

LaBreaTarPits01

Rancho de la Brea.  Fuente: http://www.datuopinion.com/rancho-la-brea

Conservación en ámbar. El ámbar es una resina fósil generada por las coníferas. Al ser una sustancia pegajosa, los insectos quedaban atrapados en ella y cubiertos completamente. Es así como partes tan delicadas como las alas de los insectos se han preservado de manera perfecta en el tiempo.

2A861DEEB

Insectos conservados en ámbar. Fuente: http://www.tipos.co/tipos-de-fosiles/

Dentro de los disferentes procesos de fosilización, encontramos los siguientes:

Reemplazamiento. Es un proceso mediante el cual los restos orgánicos de los seres vivos son reemplazados, a través de intercambios moleculares, por elementos inorgánicos. De esa manera, se conservan los rasgos de un ser vivo que ya no está, pues ha sido completamente reemplazado.

Proceso de relleno. Los espacios libres son ocupados por partículas sedimentarias, generando moldes internos y externos de los fósiles. Este caso se puede observar en las playas.

Carbonización. Este proceso ocurre típicamente con las plantas, cuyas partes más blandas van desapareciendo, enriqueciéndose los restos con carbono, más resistente, y de esa manera, puede permanecer con todos los rasgos del vegetal original por millones de años.

1280px-Senftenbergia_plumosa

Hojas de helechos conservados mediante el proceso de carbonización. Fuente: https://es.wikipedia.org

Permineralización. Consiste en la precipitación de minerales en los poros y oquedades de huesos, conchas o tejidos vegetales. Los minerales que precipitan pueden ser sulfatos, sulfuros, silicatos, óxidos de hierro, fosfatos  y carbonatos.

BIBLIOGRAFÍA

http://ayudahispano-3000.blogspot.com.es/2015/06/geologia_27.html

http://definicion.de/paleontologia/

http://servicios.educarm.es/paleontologia/procesofosi.htm

http://www.astromia.com/tierraluna/cuaternario.htm

Vegetación salina en el Parque Regional del Sureste

Los cortados del Jarama, Manzanares y Henares, constituyen uno de los paisajes más singulares del Sureste de la Comunidad de Madrid. Forman un relieve que destaca sobre las llanuras predominantes en la región, además de poseer un alto interés científico por las condiciones de su formación y por su papel de refugio de especies animales y vegetales.

Desde el Centro El Campillo, tenemos una excelente panorámica de los cortados del Piul. En este paisaje, viven unas plantas peculiares; y es por ello que hoy queremos hacer referencia a esta vegetación poco conocida pero sin embargo, de gran valor ambiental: la vegetación salina o gipsófila.

Limonium dichotomum

Limonium dichotomun. Foto CEA Caserío de Henares

Nos encontramos en el Parque Regional del Sureste y aquí hay cinco ecosistemas diferenciados: bosque de ribera, humedales, estepas cerealistas, bosque mediterráneo y el que hoy nos compete: las cuestas y cortados yesíferos. Estas últimas, son áreas con un entorno de condiciones extremas: fuertes pendientes, alta insolación, suelos salinos, xericidad  y aquí nos encontramos especies arbustivas y arbóreas de gran valor, capaces de vivir asociadas a sustratos yesíferos. Por este motivo, las especies que aquí habitan son especies exclusivas o de distribución muy restringida: prosperan algunas de las comunidades vegetales más interesantes desde el punto de vista biogeográfico de la Comunidad de Madrid. Estos enclaves forman parte del LIC: “Vegas, Cuestas y Páramos del Sureste de Madrid”, que a su vez engloba la ZEPA: “Cortados y cantiles de los ríos Jarama y Manzanares”. De la misma manera, la vegetación gipsícola figura como hábitat prioritario (1520) según la Directiva 92/43/CEE (conocida como Directiva Hábitats) y se enmarca con el nombre de: “Vegetación gipsícola ibérica (Gypsophiletalia)”

Diapositiva1

Cortados y cantiles en el Parque Regional del Sureste

El aspecto desolado y gris que presentan los cortados yesiferos del Parque engañan al observador, a primera vista parecen yermos de vida. Y ciertamente no hay abundancia de vida en estos parajes. Sin embargo, en estos farallones crece una flora única y habita una fauna sorprendente. Esta vegetación está adaptada a la toxicidad de un sustrato rico en yesos y en este terreno habitan varios endemismos.

Estas plantas utilizan una serie de adaptaciones morfológicas para poder desarrollarse en este medio que aporta muy poca humedad: hojas escamosas, superficie foliar reducida, exudaciones. El resultado son plantas muy austeras, modestas, sin formas exuberantes, con mínima exhibición de colores salvo la corta floración.

Diapositiva5

Salsola vermiculata

Entre los tipos de formaciones vegetales más comunes cabe destacar el jabunal, una clase de matorral bajo y poco denso denominado jabuna (Gypsophila struthium) que es un matorral ralo leñoso y densamente ramificados (utilizado por su propiedades jabonosas). Destaca también la ontina (Artemisa herba-alba), sobre todo en los llanos y hondonadas de carácter nitrófilo; la barrilla (Salsola vermiculata) y el zumillo (Thapsia villosa).

Gypsophila struthium

Gyphophilla striutum. Foto CEA Caserio de Henares

Santiago Gonzalez Torregrosa

Artemisa herba-alba. Foto Santiago González Torregrosa. http://www.apatita.com

Otra comunidad de interés es el orzagal, asociación vegetal amante de ambientes nitrófilos, yesíferos y salinos formada por orzagas (Atriplex halimus), limonio (Limoniun dichotomicum). Muy ligados a las comunidades anteriores están los harmagales (Peganum Harmala) y también el arrancamoños (Xanthuim spinosum).

Diapositiva3

Limonium dichotomucum

Pero si existe una comunidad que tanto para la configuración estética del paisaje como para la estabilización edáfica cumple un papel primordial, esa es la del atochar o espartal (Stipa tenacissima). Esta formación es capaz de adaptarse a los rincones más áridos y menos apetecibles para el resto de especies y además se establece como etapa inicial de áreas degradadas favoreciendo el crecimiento de las más exigentes. Se distribuye a lo largo y ancho de las cuestas y páramos, pero en determinadas zonas de elevada pendiente y exposición solar se queda formando comunidades monoespecíficas. Las finas y largas hojas de esta especie forman un denso matorral que crea unas condiciones adecuadas para mantener la humedad. Es una planta que enriquece y protege el suelo de la erosión.

Diapositiva4

Stipa tenacissima

Otras plantas perfectamente adaptadas son el comestible tomillo salsero (Thymus zigis), excelente para condimentar carnes; la reseda (Resada suffruticosa) que es reconocible porque crece una espiga alta con forma de ancha vara; la harmaga (Peganum harmala); abundante en suelos nitrificados; y el romerillo de escamas (Helianthemun squamatun), recubierto de escamitas plateadas. La centaurea (Centaurea hypsopifolia); herniaria (Herniaria fruticosa), lepidio (Lepedium subulatum), gamón (Asphodelus ramosus), la efedra (Efedra fragilis) además de una comunidad de líquenes extraordinariamente rica y variada y con un importante papel para la conservación de estos frágiles suelos y la absorción de humedad.

Diapositiva2

Efedra fragilis

Fuentes:

-El Parque Regional el Sureste Madrid. Miguel Álvarez Martinez. Tierra azul ediciones. 2005

-Las mejores excursiones por el Parque Regional el Sureste. Jose María Sendarrubia. El Senderista. 2006

-Guía de la Naturaleza en el Parque Regional del Sureste. Manuel Fernández. Grupo Naumanni. Noviembre 2005.

-http://www.redforesta.com/blog