Cortados Yesíferos

lotoño

Cortados desde la laguna Campillo

Desde nuestro Centro podemos apreciar una vista excelente de los cortados yesíferos del río Jarama. Contrastan con la planicie de las llanuras por las que discurre el río e incluso pueden evocarnos ambientes desérticos. Se trata de uno de los parajes más emblemáticos y vulnerables del sureste de la Comunidad de Madrid. Son zonas de calizas y yesos con un alto interés científico, paleontológico y arqueológico, con el más alto nivel de protección dentro del Parque Regional del Sureste (PRS), puesto que están sometidas a importantes amenazas como la actividad extractiva, la inadecuada protección de sus recursos y una serie de factores derivados de su carácter periurbano.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Estos cortados yesíferos se crearon gracias a la evaporación de grandes masas de agua salinas que cubrían los fondos de las depresiones durante el Mioceno y la sedimentación posterior de dichos yesos. Debido al clima mediterráneo y a la erosión de los materiales, se ha dado lugar a un paisaje desértico que podemos encontrar en la Comunidad de Madrid. Dentro del PRS constituyen uno de los rasgos más característicos y llamativos del paisaje, los podemos encontrar a lo largo y ancho de su territorio normalmente cerca de los cursos de los 4 ríos que podemos encontrar en el Parque (Jarama, Manzanares, Henares y Tajuña).

Diapositiva8

Cortados junto al río Jarama

Como resultado del origen de los cortados y el clima seco propio del mediterráneo, obtenemos un suelo bastante pobre y poco desarrollado con alto contenido en sales. Por lo tanto, en este ecosistema podemos encontrar una vegetación muy especializada y adaptada a estas dificultades en la que es fácil encontrar endemismos, que se conoce como vegetación gipsófila. Hay que destacar la predominancia en este ecosistema del jabunal (Gypsofila struthium) como matorral leñoso abundante en la zona que se utilizaba antiguamente por sus propiedades jabonosas, acompañada comúnmente de tomillos (Thymus sp.) y jarillas (Heliantemum sqamatum), entre otras plantas. A parte, podemos encontrar también, en la base de los cerros y depresiones la ontina (Artemisa herba-alba) un arbusto nitrófilo de medio metro de alto. Junto a él aparecen el sisallo (Salsola vermiculata), hármaga (Peganum harmala), efedra (Efhedra fragilis) etc.

Por último, en cuanto a vegetación, es obligatorio hablar de los espartales, en los que son característicos el esparto (Stipa tenacissima) y el albardín (Lygeum spartum). Se trata de gramíneas fácilmente identificables por su significativo “plumero” en las laderas soleadas de los cortados, estos plumeros son las agrupaciones de flores de dichas plantas. Los espartales contribuyen a la formación de humus y protegen el suelo de la erosión.

En lo relativo a la fauna, también muy representativa de este ecosistema, podemos destacar a las aves como el grupo mejor representado con el permiso de los invertebrados. Están presentes entre otras el búho real (Bubo bubo), el halcón peregrino (Falco peregrinus), la chova piquirroja (Pyrrhocorax phyrrhocorax) y los abejarucos (Merops apiaster) como representante estival.  Otro grupo que está bien representado en los cortados es el de los reptiles, pudiendo encontrar fácilmente culebras de escalera (Rhinechis scalaris) y lagartos ocelados (Timon lepidus). En cuanto a los mamíferos podemos destacar a la gineta (Genetta genetta) o al tejón (Meles meles). Por último mencionar también al singular escarabajo avispa (Plagionotus marcorum), endémico de los yesales del centro de la península que está ligado a una única planta de la cual se nutre, la malva (Lavatera triloba).

 

Anuncios

El majuelo (Crataegus monogyna)

El majuelo (Crataegus monogyna) o espino albar es otra de las especies que podéis encontrar en el Parque Regional del Sureste. Si os fijáis, de camino a nuestro centro El Campillo, veréis un magnífico ejemplar.

majuelo2 con logo

Majuelo en flor

 

El majuelo espino albar es un arbusto o arbolillo de hasta 8 ó 10  metros de altura, aunque no solemos verlo más alto de 3 ó 4. Forma parte de la vegetación típica del bosque de ribera, uno de los ecosistemas del Parque Regional del Sureste.

majuelo espina con logo

Detalle de las espinas del tronco del majuelo

 

Su tronco suele ser de color grisáceo, mientras que sus ramas pueden ser más claras. Éstas suelen acabar en fuertes espinas, que encontramos también en el tronco. Las hojas son de color verde, anchas y divididas en tres, cinco o hasta 7 gajos y las pierde en invierno. En cuanto a sus flores, suelen ser de color blanco y crecer en forma de ramillete. Desprenden un olor agradable y son muy llamativas, lo que justifica el uso de esta planta en ornamentación. Florece en marzo, abril o mayo.

majuelo hoja con logo

Detalle de las hojas del majuelo.

 

A parte de ser apreciado por sus bonitas flores, el majuelo es fácilmente reconocible gracias a sus frutos, que aparecen a finales de verano y principios de otoño. Éstos son de color rojo intenso y redondos, de tamaño similar a un guisante.

majuelo con logo 1

Detalle de las flores del majuelo

 

A parte de su uso como planta ornamental, el majuelo se puede aprovechar de distintas formas. Por ejemplo, su madera es dura y resistente, y se utiliza en tornería y como combustible para fabricar carbón. Por otro lado, sus flores, una vez recogidas y desecadas, se usan para preparar un tónico contra las dolencias cardíacas. También se puede consumir en forma de tisana.

Fruto majuelo

Detalle de los frutos del majuelo sin madurar

 

Fuentes:

  • FONT QUER, Pío (2003): Plantas medicinales, El Dioscórides renovado. Ediciones Península, Barcelona, España
  • LÓPEZ, Ginés (2010): Guía de los árboles y arbustos de la Península Ibérica y Baleares, Ediciones Mundi-Prensa, Madrid, España

Rosal silvestre (Rosa canina)

A lo largo de la senda que rodea la laguna de El Campillo, así como en otras zonas del Parque Regional del Sureste, podemos encontrarnos con un arbusto espinoso de no más de 3 metros de altura de hojas compuestas imparipinnadas con borde aserrado (de febrero a noviembre), flores de color blanco o rosado (de mayo a junio) y frutos ovoides de color rojo (a finales de verano). Se trata del rosal silvestre (Rosa canina), también conocido como escaramujo. Su nombre científico proviene del latín y significa “rosa de perros”, que hace alusión a la forma de sus espinas que se parecen a los colmillos de los perros o porque se creía que era eficaz contra la rabia.

illustration_rosa_canina1

Ficha dibujo de la especie en donde podemos apreciar sus hojas compuestas, los frutos (escaramujos) así como las flores y las espinas. Fuente: wikipedia.

Propio de lindes de bosques y caminos, crece en todo tipo de suelos llegando hasta los 2.000 metros de altitud. Se cultiva también como planta ornamental, lo que hace que podamos verla en parques y jardines. Es un arbusto muy común en toda la Península Ibérica, se distribuye por toda Europa, oeste y centro de Asia, norte de África, en las islas Azores y Canarias, pero no se da en Baleares.

rosalsilvestre

Detalle de la flor y las hojas del rosal silvestre.

A lo largo de la historia, esta planta ha sido utilizada tradicionalmente con fines terapéuticos. Su alto contenido en taninos ha hecho que haya sido usada como astringente, de ahí que popularmente se la conozca también como “tapaculos”. Con los pétalos se preparaba la conocido como agua de rosas con propiedades oftalmológicas; con sus frutos, ricos en vitamina C y diuréticos, se preparaban mermeladas; y las raíces y las hojas se cocían por sus efectos antidiarreicos.

rosalsilvestrehojasfrutos

Escaramujos presentes en el camino de la laguna de El Campillo.

Recuerda que todas las plantas del Parque Regional del Sureste están protegidas y, por lo tanto, está prohibida la recolección total o parcial de cualquiera de ellas. Disfruta de sus colores, de sus olores, … pero déjalas como están. ¡Muchas gracias!

Centro de Educación Ambiental Huerto del Retiro

Muchas veces es difícil imaginar que pueda existir un centro de educación ambiental en pleno centro de una gran ciudad, pero por suerte Madrid es una de las capitales más verdes de Europa y cuenta con numerosos parques y jardines entre sus calles más emblemáticas. Uno de los más valorados por su extensión, belleza y potencial botánico es, sin duda, el Parque del Retiro.

 

Captura

Parque de El Retiro

 

Situado entre las calles Alcalá, Alfonso XII, O’Donell y Menéndez Pelayo, cuenta con aproximadamente 118 hectáreas en las que se reparten multitud de enclaves de interés. Uno de ellos, sin duda, es el Centro de Información y Educación Ambiental ‘El Huerto del Retiro’. Se llama así precisamente porque es un huerto que pertenece a la Red Municipal de Huertos Escolares, además de ser el apoyo principal de la iniciativa municipal de la Red de Huertos Urbanos de Madrid.

Entre sus instalaciones se cuentan: un edificio de techo acristalado que hace las veces de recepción al público, espacio de taller y sala para exposiciones temporales, un salón de actos, y por supuesto, una considerable extensión exterior en la que se trabajan varios tipos de plantaciones.

 

Cuentan con un espacio para realizar actividades para niños, otro destinado al empleo de la horticultura como terapia para personas con problemas de adicción, otro más para la realización de cursos de jardinería anuales, además de muchos ejemplos de cultivos en recipientes para que los visitantes pueda aprender múltiples formas de aprovechar el espacio para plantar en casa.

 

A nivel de sostenibilidad y gestión de residuos, cuentan también con algunas soluciones muy didácticas. A parte de la vermicompostera, utilizan también un sistema de compostaje tradicional en colaboración con la red de mantenimiento de Parques y Jardines de Madrid. Los desechos de poda y las hojas secas que se recogen del Retiro se acondicionan en una planta de tratamiento de residuos vegetales y son devueltos al parque para que puedan ser aprovechados en el huerto. Además, mediante un acuerdo con el cuerpo de Policía Nacional, aprovechan también los excrementos de las caballerizas que se sitúan justo detrás del huerto.

IMG_20170629_133401

Compostaje tradicional

 

Sin embargo, las estrellas de la gestión de residuos del centro, sin duda son las gallinas. Los ejemplares de gallina negra castellana que viven en el huerto tienen acceso a las pilas de compost y con sus picos airean el material y aceleran su descomposición, además de abonar ellas mismas con sus propios excrementos. A parte, se alimentan de los excedentes del huerto, por lo que sus huevos son completamente ecológicos y ayudan a gestionar los residuos sobrantes. Además, a los más peques les encantan.

IMG_20170701_125835[1]

Ejemplares de gallina negra castellana

Pero si no os llama la atención el mundo de la jardinería, siempre tendréis otras muchas actividades a las que apuntaros en este centro. Cada semana se organizan itinerarios guiados por el Parque en los que aprenderéis muchas cosas sobre la historia, la fauna, y la flora del Retiro, además de talleres de reciclaje y economía doméstica sostenible.

Centro de Educación Ambiental de Polvoranca

Hoy os llevamos de excursión virtual para que conozcáis otro de los 11 centros que componen la Red de Centros de Educación Ambiental de la Comunidad de Madrid. Como sabréis, estos centros tienen como objetivo acercar la naturaleza a los habitantes, tratando de inculcarles valores basados en el respeto, la conservación y la sostenibilidad en el medio ambiente. En el CEA del Parque de Polvoranca, situado en Leganés, al sur de la capital, quieren vincular a los ciudadanos con el medio para que éstos participen en su conservación.

Diapositiva1

Panel informativo del Parque Forestal de Polvoranca

El Centro de Polvoranca está formado por un edificio en dónde se  puede encontrar un punto de información, y  una sala de exposiciones temporales. Durante esta primavera, ha acogido la exposición “1000 grullas para la paz”, compuesta por origami, acuarelas, pinturas y fotografías, entre otros, con las grullas como protagonistas, la cuál estuvo en el Centro El Campillo y que sigue volando por diferentes sitios. Además, el huerto del CEA es uno de sus puntos fuertes. Un huerto “ecológico, educativo y colectivo” en el que se llevan a cabo talleres de horticultura, se aprende sobre el ciclo de las cosechas y se potencia la socialización.

centro

Centro de Educación Ambiental de Polvoranca

Como en el resto de centros, en Polvoranca proponen distintas actividades según el tipo de público. Entre semana, colegios e institutos visitan el centro y el parque, realizando distintas actividades adaptadas a la edad de los exploradores. Los niños, reciben una carta del centro antes de la visita, y después, realizan un trabajo sobre la excursión. De esta manera, el aprendizaje es más ameno. Estas excursiones pueden ser por el Jardín de Rocas, el Parque Botánico o el Estanque de Maripascala.

jardín

Rosales variados al lado del Centro

Por otro lado, los fines de semana se realizan talleres y actividades de los que se puede disfrutar en familia. Entre otras actividades se realizan sendas con las que apreciar las aves del Parque, rutas fotográficas, talleres de cajas nido y rutas en bicicleta. ¡Apuntaos a su Club de Amigos para ver las actividades que proponen cada trimestre!

grullas

Exposición 1000 grullas por la paz

¡No dejéis de ir a visitar el Parque de Polvoranca, allí estarán encantados de atenderos!

 

El Taray (Tamarix gallica)

En anteriores entradas os hemos presentado especies típicas que forman la flora del Parque Regional del Sureste de Madrid como son el olmo (Ulmus minor), la retama de bolas (Retama sphaerocarpa) o el junco churrero (Scirpus holoschoenus). Hoy queremos hablaros  de otra: el taray (Tamarix gallica).

Diapositiva1

Tarajal en la senda de Soto de las Juntas

El taray  es un pequeño árbol o arbusto que puede alcanzar los diez metros de altura. Vive en ambientes húmedos, tradicionalmente salinos y en el Parque Regional del Sureste lo encontramos en los humedales de gravera y sotos de ribera. Su nombre en latín, Tamarix, era el nombre con el que los romanos se referían a esta especie. Se cree que su origen es africano o semítico, tal vez derivado de mārar (amargo), con el prefijo semita ta-. Es semejante al árabe vulgar taráj, de donde deriva el nombre español, taray.

detalle hojas con logo

Detalle de las hojas del taray.

Sus hojas son pequeñas, glaucas  y escuamiformes, es decir, hojitas diminutas de color verde claro y con forma de escama. Por otro lado, su corteza es áspera y de un color gris oscuro que se vuelve más rojo en los ramas. Estas últimas son delgadas, largas y flexibles. Sus flores son de rosadas a blancas y forman espigas largas y colgantes apareciendo de abril a junio formando frutos con forma de diminutas cápsulas donde se encuentran sus pequeñas semillas.

detalle ramitas con logo

Detalle de las ramas del taray.

Esta planta se utiliza por sus propiedades astringentes. Tanto sus ramitas con sus pequeñas hojas como su corteza, son empleadas para preparar un cocimiento hervido. Se toman varias tazas al día para cortar la diarrea y es mejor tomarla sin azúcar. También se dice que los magos de Persia tallaban sus varitas de adivinación en madera de esta especie.

flores con logo

Detalle de las flores del taray.

Fuentes:

  • Coord. FERNÁNDEZ, Manuel (2005): Guía de la Naturaleza en el Parque Regional del Sureste, Grupo Naumanni, Rivas-Vaciamadrid, España
  • LÓPEZ, Ginés (2010): Guía de los árboles y arbustos de la Península Ibérica y Baleares, Ediciones Mundi-Prensa, Madrid, España
  • STERRY, Paul, (2000): Flora y Fauna de España y del Mediterráneo, Lynx Edicions, Barcelona, España
  • FONT QUER, Pío (2003): Plantas medicinales, El Dioscórides renovado. Ediciones Península, Barcelona, España

Bosque de Ribera

En el Parque Regional del Sureste podemos encontrar 4 ríos: el Jarama, el Manzanares, el Henares y el Tajuña, siendo el río Jarama el eje principal de todo el Parque Regional por el que discurre de norte a sur. A lo largo de ambos lados de los ríos se desarrolla el ecosistema que conocemos con el nombre de soto o bosque de ribera, a parte de este ecosistema podemos encontrar 4 ecosistemas más en el Parque: el bosque mediterráneo, los cortados yesíferos, las estepas cerealistas y los humedales.

Bosqueriberajarama

Bosque de ribera del río Jarama

Este ecosistema está formado principalmente por arbustos y árboles de hoja caduca que se disponen en bandas paralelas al cauce en función de sus necesidades hídricas y la capacidad que tienen de soportar avenidas o crecidas del río. En la banda más cercana al cauce podemos encontrar al sauce (Salix alba), seguido de los chopos o álamos (Populus alba y P. nigra), fresnos (Fraxinus angustifolia) y en la zona más alejada con menos humedad en el suelo encontramos a los olmos (Ulmus minor). En cuanto a los arbustos abundan los tarays (Tamarix gllica), los majuelos (Crataegus monogyna), escaramujos (Rosa sp.), zarzamoras (Rubus sp.), etc.

chopo otoño

Álamo blanco (Populus alba) en la ribera del río Jarama

Con respecto a la fauna en el ecosistema del bosque de ribera podemos encontrar como mamíferos más representativos el jabalí (Sus scrofa), la nutria (Lutra lutra), o el zorro (Vulpes vulpes); dentro de las aves podemos ver petirrojos, carboneros herrerillos, pájaro moscón, martín pescador, garzas, o diferentes pájaros carpinteros, entre otros.  También podemos encontrar algunas especies de peces, anfibios y reptiles así como multitud de insectos esenciales para el funcionamiento básico de toda la cadena trófica.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los bosques de ribera han sufrido multitud de impactos y cambios a lo largo del tiempo por la presencia humana. El terreno donde se asienta el bosque de ribera es muy fértil por lo que el ser humano ha ocupado desde hace siglos esos espacios para la agricultura. Esto provoca que se de una alta probabilidad de contaminación por vertidos, plaguicidas y fertilizantes. Además de sufrir canalizaciones y encajonamientos de los ríos.

bosque ribera otoño

Vegetación de ribera del Jarama a su paso por el Puente de Arganda

En los bosques de ribera se desarrolla un microclima particular, con un ambiente fresco y umbrío en su interior que atenúa y suaviza el clima de sus alrededores. Estos ecosistemas tienen una gran relevancia ecológica, puesto que nos aportan una serie de servicios ecosistémicos, funciones de gran importancia, estabilizando márgenes y orillas, mitigando los efectos de las crecidas y actuando a la vez como refugio y corredor natural para la fauna. Si a todo lo anterior sumamos su alto valor paisajístico, comprenderemos la necesidad de conservar y cuidar estos ecosistemas en el Parque Regional del Sureste.