Bosque de Ribera

En el Parque Regional del Sureste podemos encontrar 4 ríos: el Jarama, el Manzanares, el Henares y el Tajuña, siendo el río Jarama el eje principal de todo el Parque Regional por el que discurre de norte a sur. A lo largo de ambos lados de los ríos se desarrolla el ecosistema que conocemos con el nombre de soto o bosque de ribera, a parte de este ecosistema podemos encontrar 4 ecosistemas más en el Parque: el bosque mediterráneo, los cortados yesíferos, las estepas cerealistas y los humedales.

Bosqueriberajarama

Bosque de ribera del río Jarama

Este ecosistema está formado principalmente por arbustos y árboles de hoja caduca que se disponen en bandas paralelas al cauce en función de sus necesidades hídricas y la capacidad que tienen de soportar avenidas o crecidas del río. En la banda más cercana al cauce podemos encontrar al sauce (Salix alba), seguido de los chopos o álamos (Populus alba y P. nigra), fresnos (Fraxinus angustifolia) y en la zona más alejada con menos humedad en el suelo encontramos a los olmos (Ulmus minor). En cuanto a los arbustos abundan los tarays (Tamarix gllica), los majuelos (Crataegus monogyna), escaramujos (Rosa sp.), zarzamoras (Rubus sp.), etc.

chopo otoño

Álamo blanco (Populus alba) en la ribera del río Jarama

Con respecto a la fauna en el ecosistema del bosque de ribera podemos encontrar como mamíferos más representativos el jabalí (Sus scrofa), la nutria (Lutra lutra), o el zorro (Vulpes vulpes); dentro de las aves podemos ver petirrojos, carboneros herrerillos, pájaro moscón, martín pescador, garzas, o diferentes pájaros carpinteros, entre otros.  También podemos encontrar algunas especies de peces, anfibios y reptiles así como multitud de insectos esenciales para el funcionamiento básico de toda la cadena trófica.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los bosques de ribera han sufrido multitud de impactos y cambios a lo largo del tiempo por la presencia humana. El terreno donde se asienta el bosque de ribera es muy fértil por lo que el ser humano ha ocupado desde hace siglos esos espacios para la agricultura. Esto provoca que se de una alta probabilidad de contaminación por vertidos, plaguicidas y fertilizantes. Además de sufrir canalizaciones y encajonamientos de los ríos.

bosque ribera otoño

Vegetación de ribera del Jarama a su paso por el Puente de Arganda

En los bosques de ribera se desarrolla un microclima particular, con un ambiente fresco y umbrío en su interior que atenúa y suaviza el clima de sus alrededores. Estos ecosistemas tienen una gran relevancia ecológica, puesto que nos aportan una serie de servicios ecosistémicos, funciones de gran importancia, estabilizando márgenes y orillas, mitigando los efectos de las crecidas y actuando a la vez como refugio y corredor natural para la fauna. Si a todo lo anterior sumamos su alto valor paisajístico, comprenderemos la necesidad de conservar y cuidar estos ecosistemas en el Parque Regional del Sureste.

El Olmo (Ulmus minor)

En los bosques de ribera del Parque Regional del Sureste encontramos una especie arbórea muy conocida: el olmo (Ulmus minor). Este árbol crece en la banda de vegetación del bosque de ribera más aleja del agua en suelos profundos y climas templados.

olmeda

Olmeda en el camino que recorre la laguna de “El soto de las Juntas”

El olmo tiene porte robusto y elevado, pudiendo alcanzar los 30 metros de altura. Sus hojas son caducas, simples, de borde aserrado, puntiagudas en el extremo y redondeadas, con base asimétrica, es decir, posee una de las mitades más desarrollada que la otra.

Diapositiva7

Hojas y sámaras maduras en una rama de olmo.

Sus flores aparecen a finales del invierno (entre febrero y marzo) formando inflorescencias (flores agrupadas que nacen en un mismo tallo). Los frutos tienen forma de sámara con un ala que rodea por completo la semilla y pasan del verde claro y rojo alrededor de la semilla al pardo amarillento cuando van a caer del árbol en abril. El fruto madura diseminando sus semillas antes de que las hojas estén completamente formadas.

Diapositiva4

Inflorescencias en las ramas de los olmos.

La madera del olmo, de color marrón clara, es fácil de trabajar, difícil de hendir y muy resistente a la putrefacción si se mantiene húmeda. Por su facilidad para ser trasplantado, ha sido ampliamente utilizado en construcción y ornamentación desde muy antiguo.

Diapositiva1

Ramas de olmo repletas de sámaras inmaduras.

Desgraciadamente, este árbol se está viendo afectado por una enfermedad letal que ha diezmado su población: la grafiosis. Desde  principios de siglo XX (1918), cuando apareció por primera vez en Europa, la grafiosis de los olmos ha demostrado ser una de las enfermedades forestales más devastadoras que se conocen.

Bosque Mediterráneo

En el Parque Regional del Sureste podemos encontrar cinco tipos de ecosistemas diferentes: los humedales, las llanuras cerealistas, los cortados yesíferos, el bosque de ribera y el bosque mediterráneo. En esta entrada hablaremos sobre este último.

carrascal

Vista del encinar en la Dehesa del Carrascal de Arganda.

El bosque mediterráneo es uno de los ecosistemas más importante y característico, no sólo del Parque Regional, sino de todo nuestro país. Aunque antiguamente nuestro territorio estaba poblado por amplias zonas de encinares, la búsqueda de terrenos para cultivar o alimentar al ganado ha ido desplazando a estos bosques hasta sólo quedar áreas relictas difíciles de encontrar. Este es el caso de la Dehesa del Carrascal de Arganda, uno de los pocos ejemplos de bosque mediterráneo que podemos encontrar en el Parque. Un aprovechamiento típico que hacemos de este ecosistema son las dehesas, se trata de una explotación en equilibrio de los recursos del bosque: madera, frutos, setas, ganadería, etc.

encinas

Vegetación de bosque mediterráneo en el Parque Regional del Sureste con encinas y jaras.

Este bosque se desarrolla en clima mediterráneo, que está caracterizado por una marcada estacionalidad de inviernos templados y veranos secos con escasa precipitación y primaveras y otoños muy lluviosos, en muchos casos torrenciales. Esto hace que este ecosistema esté caracterizado por plantas muy especializadas y adaptadas a este tipo de clima. Un papel muy importante en la adaptación de la vegetación en este entorno, lo juega el fuego, que suele ser muy frecuente en los periodos secos, lo que hace que las plantas se hayan tenido que adaptar también a él.

flora

Vegetación típica de bosque mediterráneo.

La masa principal de vegetación  la constituyen la encina (Quercus rotundifolia), el quejigo (Quercus faginea) y la coscoja (Quercus coccifera) como especies dominantes propias de suelos calizos y yesíferos. Suelen estar acompañadas de madreselvas, esparragueras, espino negro, romeros, tomillos, etc. También podemos encontrar repoblaciones de pino carrasco (Pinus halepensis) con el objetivo de regenerar el suelo degradado y favorecer el restablecimiento de especies originarias del encinar.

animales

Alguno de los mamíferos que podemos encontrar en el bosque mediterráneo.

En cuanto a la fauna que podemos encontrar, mamíferos como el jabalí, zorros, conejos, ratones de campo… Entre las aves destacan la paloma torcaz, la urraca, carboneros, y alcaudones entre ellos. El bosque mediterráneo es el hábitat idóneo del lince ibérico y el águila imperial, ambas especies emblemáticas de nuestro territorio. Aunque por el momento no las podemos disfrutar en el Parque Regional del Sureste.

La grafiosis

En los bosques de ribera del Parque Regional del Sureste encontramos una especie de árbol muy popular: el olmo (Ulmus minor). Desgraciadamente, muchas veces son conocidos por una enfermedad letal que les está afectando y que ha diezmado su población: la grafiosis. Desde que hizo su aparición en Europa, a principios de siglo XX (1918), la grafiosis de los olmos ha demostrado ser una de las enfermedades forestales más devastadoras que se conocen. En la Península Ibérica el primer gran brote se produjo a principios de los años ochenta, y provocó la muerte de un gran número de pies.

grafiosis-olmo-jpg_230333098

Ejemplar de olmo afectado por la grafiosis. Foto: Ayto Aracena

A veces, sobre el tronco y la corteza del olmo se pueden observar grabados realizados por el insecto transmisor de la enfermedad. Se trata un pequeño coleóptero, conocido vulgarmente como barrenador del olmo (Scolytus scolytus, Scolytus kirchi, y Scolytus multistriatus) que se instala sobre las yemas más tiernas y las muerde dañándolas irreversiblemente. La hembra deposita las huevos entre la corteza y el tronco formando galerías. Tras pasar la etapa de pupa, los insectos adultos van volando de un árbol al otro, transportando esporas del hongo que causa la enfermedad.

grafiosis-scolytus

Scolytus multistriatus, escarabajo transmisor de la grafiosis. Foto: Aravaceos

 

La especie de hongo que causa la enfermedad, el verdadero agente infeccioso, es Ceratocystis ulmi. Este hongo semiparásito desarrolla su micelio en los vasos conductores de la savia del árbol invadiendo el xilema y destruyendo sus vasos, interrumpiendo así el transporte hídrico y dejando el interior de las ramas con líneas o manchas de color oscuro. El aspecto a simple vista de los olmos afectados es enfermizo y amarillento con algunas ramas secas y hojas encorvadas. Todo ello se deriva en dos efectos principales: obstrucción de los vasos conductores y el envenenamiento de las hojas. Por último, como consecuencia, el olmo infectado termina por morir.

tronco

Galerías formadas bajo la corteza del olmo por las larvas de los escarabajos. Foto: Ayto Aracena

Para el seguimiento y la erradicación de la enfermedad se realizan programas de control basados en la realización de un estricto saneamiento del material de olmo susceptible de ser infectado. El tratamiento con insecticidas representa un método complementario tratando de prevenir la alimentación de los coleópteros sobre los olmos sanos. Después de que el uso del Dicloro difenil tricloroetano (DDT) fuese abandonado a finales de los sesenta, diferentes estudios en Europa y Norteamérica han encontrado que el metoxicloro resulta el insecticida más adecuado para proteger los olmos frente a esta alimentación. Además, el metoxicloro posee buenas características medioambientales: baja toxicidad para aves y mamíferos, no se acumula en los tejidos grasos y se degrada fácilmente en metabolismos no tóxicos. Sin embargo, resulta letal para la fauna acuícola por lo que es necesario tomar precauciones cuando se aplica en lugares próximos a hábitats acuáticos.

hojas_grafiosis

Hojas de olmo afectadas por la grafiosis. Foto: Ayto Aracena 

Los olmos del Parque Regional del Sureste no han sido excepción y han sido afectados por esta enfermedad. Afortunadamente, podemos encontrar algunas zonas donde sobreviven algunos ejemplaremos como la conocida olmeda de Casa Eulogio, en las orillas del río Manzanares. Actualmente, la Universidad Politécnica de Madrid junto con otros cinco centros de investigación europeos están estudiando esta enfermedad.

Fuentes:

  • Guía de la naturaleza en el Parque Regional del Sureste
  • Parque Regional del Sureste
  • Guía de los árboles y arbustos de la Península Ibérica y Baleares

Plantas carnívoras

De entre todas las especies vegetales que habitan la tierra, posiblemente las que más impacto y curiosidad generan en las personas son las plantas carnívoras. Que unas plantas se alimenten de animales da lugar a un imaginario que en muchos casos es incorrecto. Para poder considerar a una planta carnívora ha de tener tres propiedades que tienen que cumplirse simultáneamente: atracción, captura, y aprovechamiento de presas.

planta-carnivora-simpson

Imágen de un capítulo de la serie televisiva “Los Simpson” en donde Homer es atacado por una planta carnívora.

Apareciendo en la Era Terciaria, se distribuyen en todo el mundo (por su puesto también se encuentran en España) y hay en torno a 600 especies. Son plantas perennes, de raíces débiles a las que les gusta la luz y toleran zonas inundadas. Crecen en suelos pobres en nutrientes, sobre todo con falta de nitrógeno asimilable y algunas sales minerales. Aunque capturan animales para suplir esa falta de nitrógeno sin necesidad de sintetizarlo y de otras sales minerales (fósforo, calcio, potasio, magnesio y hierro), las hojas fabrican hidratos de carbono a través de la fotosíntesis, es decir, siguen siendo autótrofas. Para la digestión de los animales, las plantas segregan enzimas digestivas. Una vez digerido, absorben los productos de la digestión a través de glándulas o células destinas al almacenamiento de nutrientes.

drosera_anglica_ne2

Drosera anglica atrapando una pareja de caballitos del diablo. Fotografía: Noah Elhardt. Fuente: wikipedia.org

Se alimentan sobre todo de insectos, aunque también pueden alimentarse de pequeños vertebrados (sapos, ranas, lagartijas, ratones,…). La dificultad que presentan estas especies de plantas es que tienen que atraer a las presas. Para ello presentan olores o colores atrayentes, guías de luz ultravioleta o néctar. Y no sólo encuentran el problema de la atracción de dichos animales, sino solventar el conflicto de atraerlos para comérselos o para su polinización, ya que los necesitan para ambas funciones. Para diferenciarlos, en algunas trampas sólo entran pequeños dípteros para ser comidos mientras que para la polinización se requieren insectos más grandes. También ocurre una separación temporal entre el periodo de máxima floración y el de captura de presas o bien las trampas están alejadas de las flores.

tipos-capturas

Tipos de trampas en las plantas carnívoras. 1. Género Utriculata. 2. Género Dionea. 3. Género Sarracenia. 4. Género Drosera. Fuente: “Plantas insectívoras” de José Antonio Dominguez y Juan M. Pisco.

No todas las plantas carnívoras atrapan a sus presas de la misma manera. Algunas poseen trampas adhesivas (4), como las del género Drosera. Estas trampas están compuestas con una serie de “dedos” adhesivos en donde las presas quedan pegadas cuando entran en contacto con ellos. Hay otras, seguramente las más conocidas, como la Venus atrapamoscas del género Dionaea, que presentan una especie de cepo (2) formado por dos partes planas cubiertas de pelos, tres de los cuales son pelos sensoriales. Cuando la presa toca dos veces seguidas uno de estos pelos, el cepo se activa dejando encerrada a la presa en su interior. Las plantas carnívoras acuáticas del género Utricularia presentan una especie de bombas succionadoras (1) que se activan con la presencia de los animales. Por último, hay algunas especies (entre otras la del género Nepenthes) que poseen una jarra (3) en cuyo interior se encuentran las enzimas digestivas. Cuando lo insectos son atraídos caen en estas trampas de las cuales no pueden escapar debido a que los animales resbalan al intentar escapar.

 

Bibliografía:

http://www.locustella.org/revista/02/pdf/02_GR_03_plantas_carnivoras.pdf

http://www.sea-entomologia.org/PDF/BOLETIN_10/B10-009-031.pdf

http://www.cac.es/acienciacierta/descargas/Carnivoras.pdf

http://pendientedemigracion.ucm.es/info/cvicente/seminarios/plantas_carnivoras.pdf

Retama de bolas (Retama sphaerocarpa)

retama entera

Otra planta de la que os queremos hablar es de la famosa retama de bolas, llamada así por la forma de sus frutos. Esta especie está muy presente en el Parque Regional del Sureste de Madrid, y en muchos otros lugares, así que seguro que os es familiar, aunque puede que la llaméis de otra forma como retamón, lluvia de oro, escoba…

hojas retama

Ramas de la retama de bolas en la Senda de la Laguna El Campillo.

Es una especie de porte arbustivo, de hasta 3 metros, con ramillas grisáceas o verdosas cuadrangulares. Las hojas son alternas, simples y muy pequeñas, además duran muy poco en la planta. Florece de abril a junio o julio mostrando unas pequeñas y muy llamativas flores amarillas como las que se aprecian en la foto.

flores retama

Retama de bolas en flor en la Senda de la Laguna El Campillo.

La retama es una planta de la familia de las leguminosas, familia que dispone en sus raíces de nódulos con la bacteria Rhizobium, lo que les confiere la capacidad de fijar nitrógeno atmosférico y enriquecer, de esta manera, el suelo. Gracias a esta característica, la retama constituye uno de los primeros estadios en la recuperación de algunos ecosistemas degradados, colonizando las zonas que han sido destruidas, abandonadas o dañadas. Como la presencia de esta planta enriquece el suelo, ayuda a otras plantas a crecer y sobrevivir y por tanto favorece la evolución o sucesión ecológica de los lugares en lo que está presente.

El epíteto específico sphaerocarpa hace referencia a la forma de su fruto, que son pequeñas bolas que esconden la semilla dentro. Al agitar los frutos, la semilla se mueve y producen un sonido característico que ha llevado a usar éstos como sonajeros tradicionalmente.

frutos

Frutos de la retama de bolas en agosto en la Senda de la Laguna El Campillo.

 

La retama no es muy exigente, solo requiere un clima mediterráneo no excesivamente frío ni húmedo. Se encuentra, únicamente, en la noroeste de África (Argelia, Túnez, Marrueco) y en la Península Ibérica, donde esta ampliamente repartida por toda la zona de clima mediterráneo.

A parte del uso de sus frutos como sonajero, hace tiempo se cultivaba en abundancia para usar su leña en hornos de pan. Y sus ramas se usaban (y aún se usan en algunos lugares) para hacer escobas, gracias a su dureza y estructura tan ramificada.

Bibliografía:

Junco churrero (Scirpus holoschoenus)

Cuando paseamos por los alrededores de la laguna El Campillo es frecuente encontrar una planta conocida por sus usos tradicionales: el junco churrero. Que no se encuentra sólo en esta zona sino  también en otras zonas del Parque Regional del Sureste.

juncoYchurros

Churros engarzados en tallo de junco churrero

El junco churrero es una planta vivaz con tallo de sección circular,  sin hojas; éstas se han reducido a unas vainas situadas en la base, que al envejecer dejan un retículo fibroso. Sus flores carecen de pétalos o sépalos, pero los estambres y los estilos, que se encuentran separados en la mayoría de las especies, están rodeados de una escama pequeña llamada gluma, importante para la identificación.

Los juncos se encuentran en zonas que pueden encharcarse estacionalmente o en suelos próximos a los cursos de agua o lagunas, fuentes, acequias, abrevaderos, charcas o cauces de curso lento, pero también toleran la desecación superficial del suelo en la época estival.

Diapositiva1

Junco churrero cerca del Centro El Campillo (Scirpus holoschoenus)

Los juncales están ampliamente extendidos por toda la Península Ibérica, desde el nivel del mar hasta los 2000 m de altitud. Se suelen encontrar asociados junto a otras plantas de la siguiente manera: junto al esparto basto o atocha  (Stipa tenacísima) en las laderas inferiores y en las terrazas. En las lomas de los yesos y extendido hacia las campiñas de suelos salinos, se encuentra asociado junto al esparto fino o albardín (Lygeum spartum), la grama (Cynodon dactylon) y el lastón (Brachypodium phoenicoides).

UTILIDADES DE LA PLANTA

Se le conoce como junco churrero porque se utilizaba y aún se hace en algunos lugares, para transportar o engarzar los churros o buñuelos. Al igual que el esparto, sus tallos también han sido empleados para hacer asientos de sillas, cestas, etc. Históricamente en Castilla-La Mancha el junco, el carrizo (Phragmites australis) y el albardín (Lygeum spartum) se han empleado como materia prima para diversas artesanías vegetales como trabajos de cestería.  De hecho los pastores hacían chozas y cobertizos con los tallos de carrizo.

 

churros

Churros insertados  (Fuente: http://www.ajuarportatil.com)

Según la medicina popular de Castilla-La Mancha, de esta planta se ha utilizado prácticamente todo (raíz, tallo y flor) para combatir varias enfermedades como diarreas, dolores de barriga, dolor de hígado, infección de orina, resfriados, tensión alta, reuma o verrugas.

En Ciudad Real, por ejemplo, la raíz cocida se tomaba como infusión para contrarrestar los dolores de barriga; mientras que en Cuenca se usaba el tallo para eliminar las verrugas a través de un curioso método que consiste en arrancar un junco, frotar la base (“lo blanco”) en la verruga y volverlo a plantar al revés, tras lo que después hay que irse sin mirar atrás. También se recolecta la flor del junco churrero para preparar una cocción junto con la flor del cardillo (Scolymus hispanicus) y se toma para cortar diarreas; esta infusión incluso se le suministraba a los animales domésticos con el mismo propósito.

sillon-de-junco-blanco-de-fibra-natural-y-pie-de-forja

Sillón de junco (Fuente: http://www.moai.es)

Fue una de las plantas mas ámpliamente utilizada para techar chozas en la provincia de Córdoba. Igualmente, la presencia de esta especie en el paisaje, es un indicativo de humedad freática bajo el subsuelo, circunstancia que ha servido para realizar pequeños pozos y manantiales, con los que abastecerse de agua.

Diapositiva2

Junco churrero en los alrededores de la laguna de El Campillo

 

Fuentes: