Enea o Espadaña (Typha domingensis)

Entre la flora del ecosistema del humedal encontramos a la Enea (Typha domingensis), muy abundante en el Parque Regional del Sureste. Se trata de una planta acostumbrada a suelos húmedos durante todo el año. La podemos encontrar al borde de lagunas, pantanos y riberas con una altura de hasta 2 metros junto con otras especies palustres como son el carrizo (Phragmites australis) o el junco churrero  (Scirpus holoschoenus). Es la especie de Typha más común y está adaptada a ecosistemas degradados y aguas eutrofizadas gracias a su elevada tasa anual vegetativa por medio de rizomas y su tolerancia a la salinidad.

enea

Ilustración de la enea desde la Laguna El Campillo.

Esta planta posee rizomas subterráneos que le permiten extenderse ámpliamente y construir poblaciones monoespecíficas o mixtas con otras especies. Sus hojas son alargadas, anchas y planas de color verde. Florece a principios de verano durando toda la estación. Sus flores son pequeñas y numerosas, estando agrupadas en una inflorescencia con forma cilíndrica o de “puro o salchicha”. Al final de los tallos es donde se sitúan las inflorescencias que constan de dos partes. Primero, en la parte inferior estaría ese gran “puro” que contiene las flores femeninas; a continuación en la parte superior, la inflorescencia se estrecha con un color más claro es donde se encuentran las flores masculinas.

enea2

Ilustración de la inflorescencia con forma de “puro o salchicha”.

En cuanto a los usos tradicionales, sus hojas trenzadas son utilizadas en cestería, con ellas se fabrican esteras para cubrir canastos y asientos de sillas; los tallos se empleaban para hacer persianas y cortinas; y los “pelos” de los frutos como relleno de cojines y almohadas. Además, las inflorescencias se han utilizado como elemento decorativo u ornamental. Esta planta también posee numerosas propiedades medicinales, entre otras, sus rizomas son astringentes, diuréticos y sirven para cortar hemorragias. Sus rizomas son apreciados por los animales, además, estas formaciones vegetales también les sirven como refugio. Entre ellos los jabalíes, animal muy común en el Parque, que escarban para desenterrarlos y comérselos.

 

cesta.moras

Ilustración de una cesta fabricada con enea.

Ven a disfrutar de un día de campo al Parque Regional del Sureste e intenta localizar a la enea. Pero recuerda, no está permitido arrancar nada. Localízala, disfruta de ella y como recuerdo llévate una foto 😉

Anuncios

Fresno (Fraxinus angustifolia)

Esta entrada va dedicada a uno de los árboles que crecen en el bosque de ribera, uno de los 5 ecosistemas que encontramos en el Parque Regional del Sureste, debido a su necesidad de suelos húmedos cercanos a alguna fuente de agua. Se trata del fresno (Fraxinus angustifolia), un árbol de tamaño medio que puede llegar a medir 25 metros de altura.

Fresno

Detalle de las hojas, flores y fruto del fresno editado por la Comunidad de Madrid.

 

Sus hojas, compuestas e imparipinnadas, se pueden identificar fácilmente por la forma lanceolada de sus hojuelas que están dispuestas unas frente a las otras. Además sus bordes son aserrados y terminan en punta. Su tronco es ancho y corto, con la corteza gris y rugosa, y su copa suele tener forma ovalada con ramas erguidas y robustas.

Hoja-fresno

Ejemplo de hoja de fresno en el Centro El Campillo.

 

Los fresnos florecen al principio de la primavera y sus flores son pequeñas y rosáceas pero poco vistosas careciendo de sépalos y pétalos. Sus frutos, conocidos por el nombre de sámara, son aplastados y alargados con un ala que les permite “volar” para que, gracias al viento, la semilla pueda desplazarse largas distancias. Después de la floración echa las hojas nuevas, madurando los frutos al final del verano.

Diapositiva1

Detalle de las flores del fresno.

 

Su madera es muy resistente y elástica, por lo que es común en la ebanistería. Proporciona una leña excelente, además de su carbón. Hoy en día es frecuente usar la madera del fresno para fabricar tacos de billar, bates, remos, etc. Además este tipo de árbol también es utilizado frecuentemente como especie ornamental. En el Parque Regional del Sureste, su uso se asocia a la ganadería de toro bravo, puesto que las ramas y hojas se podaban para el ramoneo del ganado; y como soporte tradicional de los nidos de cigüeña. Tradicionalmente el fresno ha sido empleado por sus usos medicinales, sus hojas combaten la artritis, la gota y tienen propiedades diuréticas y antireumáticas.

Diapositiva10

Fresno (Fraxinus angustifolia)

 

Anímate y ven a pasear alrededor de la laguna de El Campillo y verás lo fácil que es identificarlos desde finales de febrero hasta el otoño, que es cuando pierden la hoja.

 

Bibliografía:

  • Guía de la naturaleza en el Parque Regional del Sureste. Grupo Naumani
  • Guía de los árboles y arbustos de la Península Ibérica y Baleares. Ginés López.

 

Punto de Información Turística San Pablo de los Montes

Hoy nos vamos a trasladar al sur de nuestro PRS, hasta los Montes de Toledo, donde encontramos gran riqueza paisajística, florística y faunística dentro de uno de los ecosistemas también presente en el PRS: el Bosque Mediterráneo. En concreto hablamos de San Pablo de los Montes, un pueblo en plena naturaleza cuyo eslogan lo dice todo: “Paraíso Natural”. Lo primero que te recomendamos que hagas al llegar al pueblo es visitar el Punto de Información Turística que encontrarás tomando la primera calle a la derecha pasada la rotonda de entrada a la localidad. Este centro, inaugurado en 2013, fue creado por un grupo de empresarios del pueblo en colaboración con el ayuntamiento para promocionar el turimo y dinamizar la zona a través de este punto de información. En el centro puedes informarte sobre todo lo que este lugar ofrece además de contemplar una maqueta realizada y donada por uno de los vecinos del pueblo en la que podrás divisar los lugares a visitar.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En esta maqueta también puede descubrirse la geología de esta zona que nos remonta a tiempos pasados, ya que representa unas de las montañas más antiguas de España. ¿Conoces los Apalaches? Bueno, a lo mejor no has viajado hasta allí, pero seguro que te suena el nombre; y es que los Montes de Toledo corresponden a un relieve llamado de tipo apalachense porque allí, en los Montes Apalaches (EEUU) fue donde se estudió por primera vez este tipo de relieve. Está formado por una sucesión se sierras de semejante altitud formadas por rocas duras (cuarcitas) separadas por depresiones o valles tallados en rocas blandas (pizarras y calizas). Es el relieve de un plegamiento antiguo (Paleozoico 300ma) que fue cubierto de sedimentos y tras la orogenia alpina (Cenozoico 50 ma) volvió a salir a la luz. Además hay otro elemento paisajístico destacable en estos montes: los canchales o pedrizas, que son acumulaciones de rocas en las laderas, constancia de la antigua presencia de los glaciares que las formaron. También encontramos fósiles de origen marino, ya que estas cordilleras estuvieron sumergidas bajo el mar.

maqueta.san.pablo.de.los.montes

Maqueta presente en el PIT.

En lo que a vegetación se refiere podemos observar en zonas de vertiente norte o umbría frondosos bosques de roble melojo o rebollo junto con arces, espinos, ruscos, retamas o helechos y una flor de origen asiático muy singular de estos montes como es la peonía. Mientras que en la vertiente sur o solana predominan las jaras y encinas junto con brezos, romeros y aulagas. Estos frondosos bosques proporcionan alimento y refugio a multitud de especies animales, entre las que destacamos el águila imperial ibérica, águila real, buitre negro, búho real y lince ibérico.

San Pablo de los Montes

Vista panorámica desde el Puerto del Robledillo.

Y que mejor manera de descubrir toda esta naturaleza que realizando alguna de las rutas de senderismo señalizadas que discurren por los lugares más emblemáticos de San Pablo como son: el Convento de los Padres Agustinos (cuyas ruinas datan del siglo XV), el Pozo de la Nieve (pozo de 12m de diámetro revestido de piedra para almacenar el hielo y la nieve), las Minas romanas de hierro (que datan del siglo II a.C., cuyo tránsito abrió una importante vía de comunicación dando origen a la hoy conocida como “Cañada Real Segoviana”) o la torre defensiva del siglo XIII (que hoy es parte del campanario de la iglesia parroquial). Y para reponer fuerzas después de la senda no puedes dejar de degustar los productos artesanos de la zona.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Fuentes: 

 

 

 

El majuelo (Crataegus monogyna)

El majuelo (Crataegus monogyna) o espino albar es otra de las especies que podéis encontrar en el Parque Regional del Sureste. Si os fijáis, de camino a nuestro centro El Campillo, veréis un magnífico ejemplar.

majuelo2 con logo

Majuelo en flor

 

El majuelo espino albar es un arbusto o arbolillo de hasta 8 ó 10  metros de altura, aunque no solemos verlo más alto de 3 ó 4. Forma parte de la vegetación típica del bosque de ribera, uno de los ecosistemas del Parque Regional del Sureste.

majuelo espina con logo

Detalle de las espinas del tronco del majuelo

 

Su tronco suele ser de color grisáceo, mientras que sus ramas pueden ser más claras. Éstas suelen acabar en fuertes espinas, que encontramos también en el tronco. Las hojas son de color verde, anchas y divididas en tres, cinco o hasta 7 gajos y las pierde en invierno. En cuanto a sus flores, suelen ser de color blanco y crecer en forma de ramillete. Desprenden un olor agradable y son muy llamativas, lo que justifica el uso de esta planta en ornamentación. Florece en marzo, abril o mayo.

majuelo hoja con logo

Detalle de las hojas del majuelo.

 

A parte de ser apreciado por sus bonitas flores, el majuelo es fácilmente reconocible gracias a sus frutos, que aparecen a finales de verano y principios de otoño. Éstos son de color rojo intenso y redondos, de tamaño similar a un guisante.

majuelo con logo 1

Detalle de las flores del majuelo

 

A parte de su uso como planta ornamental, el majuelo se puede aprovechar de distintas formas. Por ejemplo, su madera es dura y resistente, y se utiliza en tornería y como combustible para fabricar carbón. Por otro lado, sus flores, una vez recogidas y desecadas, se usan para preparar un tónico contra las dolencias cardíacas. También se puede consumir en forma de tisana.

Fruto majuelo

Detalle de los frutos del majuelo sin madurar

 

Fuentes:

  • FONT QUER, Pío (2003): Plantas medicinales, El Dioscórides renovado. Ediciones Península, Barcelona, España
  • LÓPEZ, Ginés (2010): Guía de los árboles y arbustos de la Península Ibérica y Baleares, Ediciones Mundi-Prensa, Madrid, España

Rosal silvestre (Rosa canina)

A lo largo de la senda que rodea la laguna de El Campillo, así como en otras zonas del Parque Regional del Sureste, podemos encontrarnos con un arbusto espinoso de no más de 3 metros de altura de hojas compuestas imparipinnadas con borde aserrado (de febrero a noviembre), flores de color blanco o rosado (de mayo a junio) y frutos ovoides de color rojo (a finales de verano). Se trata del rosal silvestre (Rosa canina), también conocido como escaramujo. Su nombre científico proviene del latín y significa “rosa de perros”, que hace alusión a la forma de sus espinas que se parecen a los colmillos de los perros o porque se creía que era eficaz contra la rabia.

illustration_rosa_canina1

Ficha dibujo de la especie en donde podemos apreciar sus hojas compuestas, los frutos (escaramujos) así como las flores y las espinas. Fuente: wikipedia.

Propio de lindes de bosques y caminos, crece en todo tipo de suelos llegando hasta los 2.000 metros de altitud. Se cultiva también como planta ornamental, lo que hace que podamos verla en parques y jardines. Es un arbusto muy común en toda la Península Ibérica, se distribuye por toda Europa, oeste y centro de Asia, norte de África, en las islas Azores y Canarias, pero no se da en Baleares.

rosalsilvestre

Detalle de la flor y las hojas del rosal silvestre.

A lo largo de la historia, esta planta ha sido utilizada tradicionalmente con fines terapéuticos. Su alto contenido en taninos ha hecho que haya sido usada como astringente, de ahí que popularmente se la conozca también como “tapaculos”. Con los pétalos se preparaba la conocido como agua de rosas con propiedades oftalmológicas; con sus frutos, ricos en vitamina C y diuréticos, se preparaban mermeladas; y las raíces y las hojas se cocían por sus efectos antidiarreicos.

rosalsilvestrehojasfrutos

Escaramujos presentes en el camino de la laguna de El Campillo.

Recuerda que todas las plantas del Parque Regional del Sureste están protegidas y, por lo tanto, está prohibida la recolección total o parcial de cualquiera de ellas. Disfruta de sus colores, de sus olores, … pero déjalas como están. ¡Muchas gracias!

La cicuta (Conium maculatum)

Una de las plantas presentes en el Parque Regional del Sureste y en muchos lugares de nuestra geografía es la cicuta (Conium maculatum), cuyo nombre específico maculatum  hace referencia a las pequeñas manchas (máculas) violáceas, que presentan en sus tallos. Generalmente aparece en cunetas, bordes de caminos, zonas aledañas de parques urbanos, etc. En nuestra senda de la laguna de El Campillo, también nos la podemos encontrar.

plantilla_foto_campillo_reducida

Cicutas (Conium maculatum), en la senda de la laguna de El Campillo

 

Quizás os suene el nombre, debido a su relación con la antigua Grecia, ya que se utilizaba como veneno.  De hecho,  el famoso filósofo griego Sócrates murió tras ser condenado a beber una copa del jugo de esta planta.

 

florcicuta

Flores y hojas de la cicuta

 

La cicuta es una planta de la familia de las umbelíferas, de aspecto similar al perejil o al apio. Puede llegar a alcanzar entre 1 y 3 metros de altura con un tallo hueco y verdoso con manchas rojizas. Las hojas son muy recortadas, similares a las de los helechos y sus flores,  blancas, florecen desde mayo a julio.

 

.jptallomacula0.g

Tallo con manchas violáceas

 

La toxicidad de la cicuta depende de la dosis, ya que ésta, define si una sustancia inocua puede resultar tóxica, alucinógena o medicinal. La toxicidad depende de la temperatura y del sustrato sobre el que crece siendo en los países con climas cálidos su toxicidad mayor. La parte más tóxica es el fruto inmaduro, que presenta mayor concentración de alcaloides, las hojas y las raíces presentan menor concentración, aunque son las que producen mayor hedor.

 

Bibliografía:

El Taray (Tamarix gallica)

En anteriores entradas os hemos presentado especies típicas que forman la flora del Parque Regional del Sureste de Madrid como son el olmo (Ulmus minor), la retama de bolas (Retama sphaerocarpa) o el junco churrero (Scirpus holoschoenus). Hoy queremos hablaros  de otra: el taray (Tamarix gallica).

Diapositiva1

Tarajal en la senda de Soto de las Juntas

El taray  es un pequeño árbol o arbusto que puede alcanzar los diez metros de altura. Vive en ambientes húmedos, tradicionalmente salinos y en el Parque Regional del Sureste lo encontramos en los humedales de gravera y sotos de ribera. Su nombre en latín, Tamarix, era el nombre con el que los romanos se referían a esta especie. Se cree que su origen es africano o semítico, tal vez derivado de mārar (amargo), con el prefijo semita ta-. Es semejante al árabe vulgar taráj, de donde deriva el nombre español, taray.

detalle hojas con logo

Detalle de las hojas del taray.

Sus hojas son pequeñas, glaucas  y escuamiformes, es decir, hojitas diminutas de color verde claro y con forma de escama. Por otro lado, su corteza es áspera y de un color gris oscuro que se vuelve más rojo en los ramas. Estas últimas son delgadas, largas y flexibles. Sus flores son de rosadas a blancas y forman espigas largas y colgantes apareciendo de abril a junio formando frutos con forma de diminutas cápsulas donde se encuentran sus pequeñas semillas.

detalle ramitas con logo

Detalle de las ramas del taray.

Esta planta se utiliza por sus propiedades astringentes. Tanto sus ramitas con sus pequeñas hojas como su corteza, son empleadas para preparar un cocimiento hervido. Se toman varias tazas al día para cortar la diarrea y es mejor tomarla sin azúcar. También se dice que los magos de Persia tallaban sus varitas de adivinación en madera de esta especie.

flores con logo

Detalle de las flores del taray.

Fuentes:

  • Coord. FERNÁNDEZ, Manuel (2005): Guía de la Naturaleza en el Parque Regional del Sureste, Grupo Naumanni, Rivas-Vaciamadrid, España
  • LÓPEZ, Ginés (2010): Guía de los árboles y arbustos de la Península Ibérica y Baleares, Ediciones Mundi-Prensa, Madrid, España
  • STERRY, Paul, (2000): Flora y Fauna de España y del Mediterráneo, Lynx Edicions, Barcelona, España
  • FONT QUER, Pío (2003): Plantas medicinales, El Dioscórides renovado. Ediciones Península, Barcelona, España