Fauna aliada del huerto: sírfidos

Puede que alguna vez, en alguna salida de campo, observando la fauna que merodea entre las flores, te haya sorprendido ver a un insecto volador que parece una mosca disfrazada de avispa o abeja. Si es así, has tenido la suerte de cruzarte con una de las más de 6.000 especies de sírfidos que existen en el planeta, o también conocidos como «moscas de las flores» o «moscas helicóptero».

Ejemplar de mosca cernidora Episyrphus balteatus buscando comida en una flor de estepa blanca.

Pero… ¿qué es un sírfido? Un sírfido es un insecto de la familia de los dípteros (la familia de las moscas y los mosquitos). Como todos los miembros de esta familia, entre otras cosas, tienen sólo un par de alas (ya que las alas posteriores se han reducido a halterios, unas estructuras en forma de maza que permiten la estabilidad y el giro durante el vuelo), una cabeza móvil, unas antenas cortas y unos ojos compuestos grandes. Sin embargo, si nos fijamos en sus colores, parece una avispa ya que su abdomen está cubierto por rayas negras y amarillas. A este mecanismo de parecerse a otro animal que posee estructuras defensivas pero sin tenerlas, se le conoce como mimetismo batesiano. Es decir, los posibles depredadores no les atacan porque piensan que son una abeja o avispa.

Ejemplar sobrevolando nuestra huerta.

Entre otras curiosidades de estos pequeños animales se encuentra su predilección por las flores blancas y amarillas, además de la capacidad de permanecer inmóviles en al aire y de avanzar en cualquier dirección sin mover el cuerpo, sólo con el movimiento de las alas. ¡Fíjate bien porque es impresionante!

Sírfido alimentándose en una flor de la Huerta Calamón.

El ciclo de vida de los sírfidos es como el de cualquier insecto holometábolo, es decir, que realiza una metamorfosis completa pasando de larva a imago (adulto) a través del estado pupa. El hecho de que la larva tenga diferente ecología trófica que el adulto, hace a los sírfidos un doble aliado en el huerto. Por un lado, al igual que las larvas de otros insectos, algunas larvas de sírfidos son grandes depredadoras y se alimentan de uno de los grandes enemigos de la huerta: el pulgón. Por el otro, los adultos se alimentan de néctar y flores ayudando en la polinización de las flores. Así que ya sabes, si ves uno de estos animales sobrevolando tu huerto…¡estás de enhorabuena! Cuídalos y ellos te ayudarán a cuidar de tu cosecha. En nuestra huerta Calamón, hemos tomado nota y tenemos una zona específica para este tipo de animal en nuestro Hotel de Insectos. ¡Ven a visitarla y descubre este curioso artrópodo!

BIBIOGRAFÍA

  • Diversidad de sírfidos (Diptera: Syrphidae) de la Estación Biológica de Torretes (Alicante, España)

AUTOGUIADO «EL CAMPILLO»

Te damos la bienvenida al itinerario autoguiado del recinto del Centro de Educación Ambiental El Campillo. Aquí encontrarás elementos interpretativos que te ayudarán a descubrir los valores ambientales, históricos, y culturales de esta región. Nos encontramos en un entorno privilegiado donde la naturaleza se mezcla con la arqueología y con las tradiciones de otras épocas que todavía perduran ¿Te apetece conocerlo? ¡Empezamos!

Continuando el camino encontrarás en primer lugar el Bosque-cole. Se trata de un bosque de repoblación que nace de la idea de incluir a los más pequeños en el proceso de cuidado y restauración del Parque Regional del Sureste. Todos los árboles y arbustos que podéis observar en la plantación han sido repoblados en colaboración con los centros educativos que nos visitan a diario. Tras realizar una senda interpretativa con actividades integradas que muestran la importancia de los bosques, las especies presentes en El Campillo y el respeto por los mismos, así como la necesidad de preservarlos, se procede a su plantación. El bosque resultante nos ofrece un mosaico de especies arbóreas y arbustivas autóctonas representativas de los diferentes ecosistemas del sureste madrileño. En el mismo podemos encontrar: encina, coscoja, pino carrasco, taray, cornicabra, regaliz, majuelo, escaramujo, jara estepa, lúpulo y madreselva.

Vuelve al camino principal y a continuación dirígete hacia el observatorio de fauna. Entra en silencio y sin hacer ruido… ¡así tendrás más opciones de observar algún animal! Siéntate, disfruta y mira a través de sus ventanas. Puede que al llegar no veas nada pero, se paciente, espera y seguramente en pocos segundos, si eres observador, verás algunas de las especies más comunes. Para ayudarte a identificarlas, tienes encima de la ventana un pequeño panel con dibujos identificativos. ¿Adivinas qué especies has visto?

Al salir gira a tu izquierda y te encontrarás ante una representación de un poblado de los primeros asentamientos humanos de la zona. Estas cabañas muestran cómo vivían las personas hace 4.000 años y pertenecen al Calcolítico (que proviene del griego y significa “chalko” = cobre y “lithos” = piedra) o Edad del Cobre. Este período de la prehistoria se caracteriza por sus grandes avances porque es cuando surge la metalurgia (hay fundición) y las piedras dejan de ser utilizadas al descubrir que el cobre era un material mucho más resistente y funcional. Estas cabañas se construían, generando la estructura de paredes y tejado encajando troncos en forma de vigas, trenzando seguidamente ramas más flexibles y acabando las paredes con adobe (una mezcla de barro y paja con los materiales que encontraban en la zona). En último lugar, se cubría el techo con ramas de taray, escoba u otro tipo de vegetación que estuviera al alcance.

Dejando las cabañas a tu espalda, baja por el camino siguiendo las indicaciones y llegarás a la Huerta Calamón, un lugar multifuncional donde dedicamos espacio tanto a la agricultura como al disfrute estético, pero sobre todo al aprendizaje. En nuestra huerta encontrarás espacios variados donde plantamos hortalizas, frutales, plantas culinarias, especies beneficiosas para la salud, plantas que atraen insectos polinizadores, y también elementos decorativos y graciosos adornos diseñados en nuestros talleres por el público que nos visita. En nuestra huerta didáctica se siguen los principios de la agricultura ecológica; cultivamos fomentando el uso de variedades tradicionales, haciendo asociaciones beneficiosas entre las plantas y rotaciones de cultivo, realizamos nuestro propio compost y fomentamos la fauna auxiliar con flores, plantas melíferas, y hoteles de insectos. Los fines de semana se realizan actividades familiares a las que puedes apuntarte y los grupos escolares lo visitan entre semana, pero si vienes por libre podrás disfrutarlo cualquier día. Y recuerda: la huerta está trabajada con mucho esfuerzo y cariño, por favor, no te lleves sus frutos, y así podremos llevar a cabo más proyectos educativos. 

Si sales de la huerta y subes hacia la izquierda te encontrarás la recreación a tamaño real de una hembra y su cría de la especie Elephas antiquus (o Paleaoxodon antiquus). Este elefante, antepasado directo de los elefantes actuales, vivió en la Comunidad de Madrid desde el Pleistoceno medio hasta el Pleistoceno superior, es decir, desde hace unos 775.000 años hasta hace 126.000 años aproximadamente, durante un periodo interglaciar en el que el clima era templado y predominaba un ecosistema boscoso. 

Estos elefantes llegaron a medir 4,5 metros de altura y a pesar más de 5 toneladas. Las defensas en los elefantes, conocidos generalmente como “colmillos”, podrían llegar a medir 3,5 metros en los machos. Estas defensas no son los colmillos, sino incisivos muy desarrollados que cumplen una función defensiva y alimenticia.

Los restos de esta especie fueron encontrados en 1971 en el yacimiento de Áridos, en las terrazas del Jarama, muy cerca de la Laguna de El Campillo. El yacimiento data de hace 400.000 años y se dividió en dos zonas en las que se encontraron los restos de una hembra de unos 35 años de edad (Áridos I) y a 150 metros de este, los restos de un macho de unos 45 – 50 años (Áridos II), cuyos huesos fosilizados se pueden visitar en el Museo Arqueológico Regional en Alcalá de Henares. Además, en el municipio de Ciempozuelos se encontró la mandíbula de un juvenil de esta especie de elefante de entre 6 y 10 años.

Si vuelves al camino encontrarás la entrada del edificio del Centro El Campillo sutilmente camuflado en el entorno. Se construyó en el año 2.000 teniendo en cuenta las condiciones climáticas, aprovechando los recursos disponibles (sol, vegetación, viento, precipitaciones…) y buscando la adecuada orientación, la disminución del impacto ambiental y paisajístico y el menor consumo energético. Una vez dentro, podrás visitar los diferentes espacios que esconde: 

  • Zona de información general
  • Exposición permanente “Con el Parque: Los valores del Parque Regional del Sureste”
  • Exposiciones temporales
  • Sala de proyecciones
  • Salón de actos
  • Biblioteca de consulta
  • Exposición “Renueva tu energía”

Al abandonar el edificio y continuar por el camino que indica la salida del recinto verás unas vías de tren a la izquierda pertenecientes al Tren de Arganda. El trazado de este histórico ferrocarril fue inaugurado en el siglo XIX debido a la importante producción vinícola de Arganda, la explotación de canteras y sus relaciones comerciales con Madrid.

El primer tramo de sus estrechas vías recorría Madrid, desde el hospital Niño Jesús, hasta Arganda. 

A lo largo de los años se van ampliando tramos llegando a alcanzar, en su máximo recorrido,  Alocén (provincia de Guadalajara). El itinerario proyectaba llegar hasta Caminreal (Teruel), pero debido a la construcción del pantano de Entrepeñas, se procedió al desmantelamiento de las vías, quedando únicamente un tramo entre Vicálvaro y Morata de Tajuña (al sureste de Madrid).

Este tren ha pasado por múltiples cometidos como traslado de viajeros, transporte de delicias del sureste hacia la capital o acarreo de materiales de construcción de las graveras del Valle del Jarama a la fábrica de Cementos Portland. Durante su época de porte de pasajeros, se acuñó la popular frase: “El tren de Arganda, que pita más que anda”, ya que, debido a sus características técnicas, este tren alcanzaba alrededor de los 60 km/h únicamente.

En 1997 se acuerda suspender el tráfico de mercancías y se planea construir un medio de transporte público que conecte Rivas y Arganda con Madrid, a la vista de la ausencia de transportes ferroviarios, de la saturación de la carretera de Valencia y la perspectiva del fuerte incremento de demanda. De esta manera, en abril de 1999 se inaugura la ampliación de la línea 9 de Metro hasta la estación de Arganda del Rey, siguiendo buena parte del trazado del antiguo Tren de Arganda. 

Desde ese momento, la Asociación Vapor Madrid solicitó que se conservara un pequeño tramo del trazado original, desde La Poveda (donde hay un museo ferroviario) hasta la Laguna del Campillo, para así poder realizar exhibiciones con material original restaurado, durante todos los domingos de otoño y primavera.

Con esto damos por finalizada la visita autoguiada por el C.E.A. El Campillo.

¡¡¡Esperamos que hayas disfrutado del recorrido!!!

Aplicaciones sobre Medio Ambiente y Naturaleza

Ya nadie duda que, hoy en día, la tecnología y sobre todo los móviles son parte de nuestro día a día: nos sirven para comunicarnos, para escuchar música, ver vídeos, mantenernos informados con las noticias del mundo o incluso nos ayudan a orientarnos si nos perdemos. No es de extrañar que la naturaleza y el medio ambiente también lleguen hasta nuestros dispositivos electrónicos. ¿Cómo? en forma de aplicaciones que nos ayudan a reciclar, ser más sostenibles o incluso a identificar especies en el campo. Os traemos una selección de algunas de ellas para ir empezando.

A.I.R-E Asistente Inteligente de Reciclaje.

aire-bot-reciclaje

Este asistente virtual o “Chatbot” desarrollado por TheCircularLab, el centro de innovación de economía circular de Ecoembes y Accenture, resuelve de forma interactiva las posibles dudas que puedan surgir a la hora de reciclar los residuos correctamente. El asistente responde las 24h del día, mediante texto o voz y además incorpora un novedoso sistema en el que, mediante fotografías, identifica el tipo de residuo y responde con el contenedor correspondiente en el que debes depositarlo. Descubre más sobre la aplicación y cómo descargarla aquí.

ARBOLAPP

arbolapp

Creada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y el Real Jardín Botánico, con el apoyo de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (Fecyt), arbolapp es una clave interactiva que te ayuda a identificar árboles de tu entorno o a buscar uno en concreto. Además, en su página web tienes mucha información sobre los árboles de España, su importancia y diversidad. ¡Perfecta para los amantes de la naturaleza!

BIRDNET

Bird Net

¿Alguna vez has paseado por el campo, oído sonidos de pájaros, pero no has podido identificarlos? Con esta aplicación las personas aficionadas a la ornitología podrán grabar sonidos de aves en la naturaleza y pulsando el botón de «Analizar» la aplicación, usando nuestra ubicación, hará una selección de las especies más probables para finalmente decirnos exactamente de qué pájaro se trata. Descubre más sobre BirdNet y descarga la app para android aquí. 

iHUERTING, cómo cuidar tu propio huerto urbano.

Huerto

Si tienes un huerto urbano o un huerto en tu terraza o jardín, esta es tu aplicación. Solo tendrás que especificar las plantas que tienes en tu huerto y la interfaz calculará cuándo hay que regar, fertilizar o aplicar tratamientos de prevención de plagas a las plantas y te enviará un aviso en forma de notificación. Además la aplicación incorpora sistemas de identificación de plantas, fichas informativas, consejos para plantar según la época del año en la que nos encontremos e incluso un sistema de diagnóstico de plagas o enfermedades que puedan sufrir nuestros cultivos. Puedes descargarla en este enlace.

JOULEBUG

Joulebug

¡Proponte salvar el planeta completando fáciles retos! Pequeños gestos como apagar las luces cuando salgas de una habitación o reciclar, son las acciones que la aplicación te propondrá realizar, gestos sencillos que te harán ganar puntos una vez los hayas realizado. Además en cada reto completado podrás saber cómo y de qué manera estás contribuyendo al planeta con tu acción, por ejemplo ¿Sabías que poner la lavadora a carga completa ayuda a evitar que 159kg de CO2 se liberen a la atmósfera? ¡Empieza tu desafío para cuidar al medio ambiente descargando la app!

PLUME LAB.

Plume lab

Plume lab es una aplicación que indica el nivel de contaminación en tu ciudad o entorno urbano, para así conocer la calidad del aire en el momento que lo necesites, por ejemplo para salir a hacer deporte o ir al trabajo en bici. Además la aplicación te indica también los niveles de contaminación de las próximas 72 horas, lo que nos permite planificar nuestras rutinas para respirar un aire mejor. La descarga esta disponible tanto para android como para dispositivos apple. 

¡Esperamos que os gusten estas aplicaciones y os sean de utilidad! Y no olvidéis dejarnos un comentario en el blog o en nuestras redes sociales si las probáis o si conocéis alguna app más, sobre medio ambiente, que sea interesante.

 

 

 

 

Primeras visitas a El Campillo tras el confinamiento

Hace unos meses parecía lejano, pero poco a poco vamos volviendo a la normalidad. Tanto es así que el pasado viernes 5 de junio, conmemorando el 20 aniversario de nuestro centro y la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente, reabrimos nuestras puertas al público. No lo hicimos al 100%, ni de la manera que más nos hubiese gustado, pero lo hicimos y más de 200 personas nos visitaron durante ese fin de semana (6 y 7 de junio) y otras 50 se aceraron a preguntarnos por las nuevas normas y el horario de las visitas para venir en los próximos días.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tal y como las medidas de seguridad actuales exigen, el recinto se visita a través de un recorrido señalizado de una sola dirección para reducir el cruce de visitantes. Tras recibir la información necesaria para la visita en el punto de información, la primera parada a realizar es el observatorio. A continuación, se pasa por la cabaña para después visitar nuestra Huerta Calamón inaugurada pocas semanas antes del confinamiento. Tras salir de la huerta, rodearemos al elefante para terminar cogiendo el camino principal y salir del recinto.

Una de las restricciones más importantes es el aforo. Si bien de manera normal el aforo en nuestro recinto exterior no está delimitado, ahora sí lo está. Como mucho son 5 unidades familiares las que pueden estar a la vez, siendo un máximo de 10 personas las que forman cada grupo. Además, el acceso está controlado, pudiendo pasar cada unidad familiar en intervalos de 10 minutos aproximadamente, y el tiempo máximo de estancia en las instalaciones es de 60 minutos, para dejar paso a nuevos visitantes.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Otras medidas establecidas durante la visita son: el uso recomendado de mascarillas, mantener una distancia de seguridad mínima de 2 metros respecto a otros visitantes que no vayan contigo, respetar las señalizaciones, tener atado al perro durante el recorrido, entre otras.

Normas generales

Esperamos seguir avanzando y poder abrir los interiores de nuestro centro en las próximas semanas. También estamos convencidos de que en breve volveremos, aunque con restricciones, a realizar actividades los fines de semana. Estate atento a nuestras redes sociales donde iremos subiendo las últimas noticias. ¡Mientras tanto te esperamos en nuestro centro!

 

 

Jornada de puertas abiertas por la inauguración de nuestra Huerta Calamón

Tras varios meses cerrado por reformas, el pasado sábado 29 de febrero, realizamos en nuestro centro unas Jornadas de Puertas Abiertas para inaugurar nuestra Huerta Calamón. Fue a las 11:00 de la mañana cuando la Huerta Calamón abrió sus puertas, permitiendo a los visitantes disfrutar de sus nuevas instalaciones y la renovación completa de las existentes.

Nada más entrar pudieron admirar los nuevos pasillos de acceso adaptados a personas con movilidad reducida, acompañados del aroma del romero rastrero y la presencia de los antiguos frutales, que han crecido con El Campillo desde sus orígenes, así como de unos bancales nuevos, elaborados con madera reutilizada, que gozaron de protagonismo durante las tareas participativas a lo largo de la jornada.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Para comenzar la jornada a los visitantes les esperaba una sorpresa: una gymkana para l@s campiller@s más jóvenes y sus familias, que les hizo recorrer toda la instalación, dando así a conocer sus rincones de una forma divertida y activa.

Además, la etapa final de esta aventura, obtenida tras hablar con varios de nuestros animalitos del huerto, llevaba a los más peques a descubrir un sobre de semillas que iba a guiarles hacia su primera tarea como hortelan@s: los semilleros y la siembra directa.

Participantes de todas las edades colaboraron con el arranque de nuestro huerto semillando distintas variedades de tomate y berenjena, y sembrando directamente en nuestro nuevo bancal habas y rúcula. Y, para que también en sus casas pudieran emprender un pequeño huerto, los colaboradores campilleros pudieron llevarse consigo un semillero reutilizado de distintas variedades de acelga y/o tagetes. Y como estábamos trabajando en torno a la semilla, también incluimos un juego de pistas llamado «¿Cuál es cuál?» orientado a un público más avanzado, que permitía al visitante conocer los distintos tipos de semillas presentes en el mundo hortelano.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Después, para ilustrar al público infantil acerca del ciclo de las hortalizas, trasplantamos plantel de lechuga, cebolla, puerro y caléndula. Acompañamos la actividad con otra auto-guiada muy educativa y visual, orientada otra vez a los menores, acerca de las distintas partes de la planta que nos comemos en cada tipo de hortaliza. Su nombre es: «¿Qué parte nos comemos?»

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Para finalizar, los más peques pasaron un gran rato regando y plantando y los más mayores pudieron disfrutar de nuestro nuevo juego permanente auto-guiado, que podréis realizar siempre que vengáis al Centro El Campillo: «¿A qué huele nuestra huerta?» y que consiste en intentar identificar los distintos olores de las aromáticas de las bolsitas de tela, que coinciden con las que están presentes en nuestra Huerta Calamón.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Muchísimas gracias a tod@s los visitantes por venir y ayudarnos a emprender nuestro huerto. Animamos a los que no lo conozcáis aún a daros un paseíto por el mismo y a descubrir las maravillas culinarias y aromáticas que os esperan aquí.

Mariposa Macaón (Papilio machaon)

Con la llegada del buen tiempo, una de las especies de lepidóptero más espectacular que podemos ver en la Península Ibérica nos hipnotiza con su presencia. Es el Macaón (Papilio machaon). Su presencia es más habitual a partir de abril, pero con las elevadas temperaturas ya se le puede ver al salir a pasear por el Parque Regional del Sureste.

plantilla_foto_campillo horizontaleditada

Foto realizada en el Parque Regional del Sureste.

Este insecto tiene entre 32 y 80 mm de envergadura y se caracteriza por sus alas de color negro y amarillo crema. Las alas inferiores presentan ocelos en rojo y características colas. Es frecuente observarlos en prados floridos, áreas abiertas, márgenes de caminos y jardines, e incluso en nuestras huertas. Le gustan las flores de lilas, cardos, hinojo o zanahoria silvestre, entre otras.

plantilla_foto_campillo horizontal3

Foto realizada en el Parque Regional del Sureste.

Aparece con los primeros síntomas de calor, hasta agosto-septiembre, con dos o tres generaciones al año. Y como curiosidad, en su ciclo de vida, durante la fase de oruga, en sólo dos semanas, multiplica por mil su peso, hecho éste que, al parecer, ningún otro animal conocido puede lograr.

Cuando son molestadas sus orugas proyectan un órgano rojizo bifurcado que está situado detrás de la cabeza. Dicho órgano, llamado osmeterio, emite un olor acre, a ácido butírico, con el que se pretende asustar al posible depredador. Terminado el peligro el órgano se retrae.

Todo ello la convierte en una especie muy interesante pero en las últimas décadas, el Macaón ha sufrido un declive en su población y en muchos países está protegido por la ley. Su desaparición se debe a cambios en los métodos agrarios, el uso de fertilizantes, pesticidas, desbroce de caminos y cunetas donde están sus plantas nutricias … Así que de nuevo debemos recordar la importancia de mantener los ecosistemas en buen estado, ya que sin ellos nuestro entorno se vuelve más vulgar e indefenso.

plantilla_foto_campillo horizontal5

Foto realizada en el Parque Regional del Sureste.

Fuentes:

https://www.curiosfera.com/macaon-papilio-machaon/

https://www.asturnatura.com/especie/papilio-machaon.html

Plantas medicinales en el Huerto Caracol (IV)

Son tantas las plantas medicinales que podemos encontrar en la naturaleza  que, aunque ya hayamos hablado de algunas de ellas en nuestro blog, volvemos para referirnos a otras dos especies de este grupo de plantas que puedes encontrar en nuestro huerto caracol: el abrótano hembra y del tagete.

Abrótano hembra (Santolina chamaecyparissus): Es una planta arbustiva perenne de un característico color turquesa nival otorgado por su pilosidad, perteneciente a la familia asteraceae (compuestas). Puede alcanzar hasta los 60 cm de altura y tiene hojas carnosas y algodonosas. Su inflorescencia amarilla está compuesta de flores idénticas tubulares.

Esta aromática, también conocida como guardarropa, hierba lombriguera hembra, hierba piojera, ciprés bajo, cipresillo o manzanillera, desprende un intenso hedor que recuerda a la manzanilla y se dice que su olor agrada a las mujeres y desagrada a los hombres.

Las cabezuelas florales de dicho vegetal son empleadas a modo de tónico estomacal y/o digestivo, al igual que la manzanilla. Además es una planta vulneraria, antiespasmódica, emenagoga y vermífuga. También es usado para repeler polillas y otros insectos.

Tagete (Tagetes erecta): Esta planta, originaria de meso y centroamérica, también es arbustiva y perenne y pertenece a la familia de las flores compuestas (asteraceae). Su característica inflorescencia color amarillo o naranja chillón recuerda al clavel, por lo que en jardines puede emplearse como planta ornamental. Suele medir unos 30 cm de altura y tiene hojas opuestas divididas en segmentos dentados y ciliados.

Su nombre proviene del dios Tages de la mitología etrusca y también se le conoce como clavel de moro, clavelón africano, clavelón de la India, claveles de las Indias, rosa de la India, clavel chino, damasquino, damasquina, clavel de China, clavel turco.

Ilustración de tajete de la Huerta Caracol.

Los tagetes tienen multitud de propiedades y usos tanto en etnobotánica como industriales. Se utilizan como carminativo, antihelmíntico, y para paliar padecimientos como diarreas, cólicos, empachos, vómitos, indigestión y afecciones hepáticas. Además, los carotenoides  presentes entre los compuestos de dicho vegetal se consideran útiles para prevenir enfermedades oculares como las cataratas y degeneración macular, y recientes estudios sugieren que estos pigmentos son útiles para el tratamiento de enfermedades como arterias coronarias, infartos, respuesta inmune, vejez e incluso cáncer.

Por último, y como curiosidad acerca de esta planta, decir que los tagetes se usan en la industria alimentaria como colorante alimenticio y en agricultura para repeler nematodos.

Con este dato nos despedimos hasta la siguiente edición de Plantas medicinales en el Huerto Caracol y os animamos a plantar todas estas especies tan beneficiosas en vuestros jardines.

Bibliografía y recursos:

Fauna amiga de tu huerta y tu jardín

En los tiempos que corren está muy en boga el tema de la extinción de ciertas especies de artrópodos (como las abejas) y las catastróficas consecuencias ecológicas y alimentarias que ello podría implicar. Pero las abejas no son las únicas damnificadas por el uso abusivo de pesticidas y los monocultivos. En algunos países europeos como Alemania, Países Bajos y Reino Unido ya hace un año que dieron la alerta por el acusado descenso de la población de insectos en general, alentando a la población local a tomar medidas al respecto, como dejar comida (trocitos de carne, restos de frutas..) a la intemperie e instalar hoteles de insectos en sus jardines.

Este tipo de iniciativas también podemos instaurarlas en nuestro huerto, ya que, de la misma forma en que ayuda a la recuperación de la población de insectos en general, contribuye al auge de población de fauna auxiliar en nuestros cultivos. Y es esta fauna auxiliar (aquellas especies de animales, principalmente insectos, que son beneficiosos para nuestra huerta) la que contribuye en la polinización de las flores de nuestras hortalizas o controla las molestas plagas que merman la cosecha porque son depredadoras de estas.

Los principales animales polinizadores son las abejas y algunas polillas, escarabajos y mariposas. Por ello, si añadimos una caja nido para murciélagos a nuestra huerta y reservamos un rincón específico para abejas y mariposas en nuestro hotel de insectos, conseguiremos una mayor producción hortícola.

Por otra parte, algunos de los animales auxiliares que nos ayudan a mantener a raya las plagas que invaden nuestras huertas son:

-La mariquita: Este conocido coleóptero es una voraz depredadora de pulgón, cochinilla y hasta algunos hongos que parasitan nuestras hortalizas.

-Las crisopas: Los crisópidos, en su etapa larvaria, poseen unos maxilares puntiagudos en forma de jeringa que usa para alimentarse del interior de todo tipo de insectos, incluso pueden practicar el canivalismo. Son muy usados en control biológico de plagas.

-Las tijeretas: Son conocidas coloquialmente como cortapichas y a pesar de su aspecto amezador son omnívoras y no suponen ningún peligro para el humano. Sus potentes maxilares les permiten masticar brotes, huevos de babosa y también se consideran un gran recurso como control biológico del pulgón.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Finalizamos esta entrada animando a todas las personas con la fortuna de poder disfrutar de una huerta o jardín, a que instalen pequeños refugios de fauna (hoteles de insectos, cajas nido, etc) en sus alrededores, de forma que, no sólo colaboren a la recuperación del equilibrio ecológico local, sino que también consigan un mejor control de plagas sobre la flora circundante.

Huerta de otoño

 

Os damos la bienvenida de nuevo a nuestra Huerta Caracol. En esta ocasión nos vamos a referir a las tareas hortícolas correspondientes a la época otoñal. El clima otoñal del sureste madrileño suele caracterizarse por un descenso de temperaturas medias que oscila aproximadamente entre 19ºC en Septiembre y 6ºC en Diciembre, llegando a helar sólo en contadas ocasiones y al final de la estación; Y también está caracterizado por producirse un aumento de la precipitación media (oscilando desde 18mm hasta 26mm).Debido a las condiciones descritas anteriormente el huerto experimenta algunos cambios, y por tanto surgen nuevos requerimientos para sacarlo adelante, como la retirada del riego por goteo al final de la estación, la retirada de los cultivos de verano, la preparación de la tierra y el comienzo de uso de técnicas para paliar las consecuencias de las heladas.

climograma

Climograma de temperaturas y precipitación media anuales en el Parque Regional del Sureste. Fuente: Atlas Básico Parque Regional del Sureste (Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid)

El principio del otoño es uno de los momentos más prolíficos de la huerta y se pueden cosechar tomates, pimientos, berenjenas, calabazas, calabacines, maíz, girasol, melón, sandía, pepino, etc. Además es conveniente que aprovechemos el crecimiento de algunos de estos frutos para sacar semilla de aquellos ejemplares que más nos hayan gustado o que mejor se nos hayan dado esta temporada. De esta manera podemos ir conformando nuestro propio banco de semillas y así preservar aquellas especies que mejor crezcan en nuestro suelo y nuestro clima, y sean más sabrosas y resistentes a las plagas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En la mayoría de casos, sacar la semilla de las hortalizas es un proceso bastante sencillo. En primer lugar seleccionamos los especímenes con mejores atributos, si pueden ser, los primeros frutos producidos por la planta (en el caso de las hortalizas de fruto), esperamos a que éste alcance gran tamaño y/o madure, y procedemos a su extracción. En el caso de los frutos, al abrirlos, debemos hacerlo con cuidado para evitar dañar la semilla. Y en general, nos bastará con limpiarlos un poco con agua, y posteriormente dejarlos secar en un papel secante sin que le de la luz del sol. En los casos de semillas sin fruto carnoso, como puede ser el puerro, simplemente esperamos a que las semillas se sequen sin dejar que lleguen a caerse por sí mismas, de forma que se extraigan con facilidad pero no las perdamos en el suelo, y las almacenamos preferiblemente en papel o cartón y en un sitio seco y oscuro.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Pero existen excepciones, hay especies en las que, al sacar la semilla, se ha de variar un poco el proceso. Este es el caso del tomate, cuyas semillas están recubiertas con una capa gelatinosa que las protege y evita su germinación. Por esto, debemos dejar fermentar las semillas junto con este compuesto gelatinoso durante un par de días para que cambie la naturaleza del mismo, y podamos deshacernos de esta protección simplemente con lavarlas con agua. Después dejamos secar las semillas en un papel secante, y por último las guardamos siguiendo el mismo proceso que con los puerros.

 

La huerta en Invierno II

Bienvenidos de nuevo a nuestra huerta de invierno. Ya hablamos en otra entrada del blog (La huerta en Invierno I) sobre distintas técnicas propias de la agricultura ecológica para combatir los estragos que las heladas pueden causar en los cultivos en esta época del año. En esta segunda parte nos referiremos a las especies de hortalizas más representativas del invierno y sus características principales.

huerta.invierno.campillo.2018

Nuestra huerta un día de lluvia en invierno: habas, remolachas y manta térmica.

 

Ajo (Allium sativum): Los ajos pertenecen a la familia de las liliáceas (del latín liliaceus que significa «propio del lirio»). Las hortalizas de esta familia taxonómica tiene las hojas alargadas y paralelinervas (con los nervios en paralelo en vez de ramificados como en la mayoría de angiospermas) y son poco exigentes en nitrógeno (excepto el puerro). El ajo prefiere los climas cálidos y secos, aunque soporta bien el frío. Se siembran los dientes directamente en el suelo (reproducción vegetativa) entre los meses de diciembre y enero (en el sureste madrileño). Necesitan un marco de plantación de unos  20 x 10 cm y sus raíces son superficiales (no requieren suelos muy profundos). Asocian bien con la mayoría de hortalizas (menos con las leguminosas), ya que son repelentes de insectos y ratones y previenen de enfermedades causadas por hongos y bacterias . Tambien tiene multitud de propiedades beneficiosas para el organismo humano ya que con su consumo mejora la circulación, es antihelmíntico (previene las lombrices), antibiótico, para diarrea, y corrige la hipertensión y la artioesclerosis.

ajo-blog

Ilustración de ajos trenzados.

 

Remolacha (Beta vulgaris conditiva): La remolacha pertenece a la familia taxonómica de las quenopodiáceas. El nombre significa pata de ganso, aludiendo a la forma de las hojas de alguna de sus especies. Las hortalizas de esta familia son ricas en nitratos y ácido oxálico (poco digestivo) y a este grupo pertenecen también las espinacas y las acelgas. La remolacha prefiere los climas húmedos y soporta mejor el frío y la lluvia que las sequías largas. Se puede plantar en semillero protegido desde enero, se trasplanta cuando tenga 4 ó 5 hojitas y se cosecha de dos a cinco meses más tarde. Tiene una exigencia media de nutrientes y necesita bastante riego. Asocia muy bien con las coles y el pepino.

Remolacha

Remolacha a punto de ser recoelctada. Fuente: http://huertasostenible.blogspot.com.es

 

Coles (Brassica oleraciea):  A esta sección de hortalizas pertenecen el repollo, la lombarda, la berza, el brócoli, las coles de bruselas y los colirrábanos. Son de la familia taxonómica de las crucíferas, nombradas de esta manera debido a sus flores en forma de cruz. Se pueden sembrar en otoño o primavera, pero en el primer caso se cosecharán pasado más tiempo. Soportan bien las heladas y necesitan mucho riego. Son una de las verduras más antiguas de las que se tiene constancia y se les atribuye propiedades anticancerígenas.