Salinas de Espartinas. Parte II

Continuamos con la incesante historia de las Salinas de Espartinas. Desde hace unos siglos el método de explotación es más industrial y conocido: el agua salobre se acumulaba en balsas expuestas al sol y posteriormente se obtendría la sal por evaporación y precipitación en las eras.

La sal se cosechaba durante el verano principalmente, el resto de meses se dedicaban a reparar los daños ocasionados por las lluvias y los corrimientos de tierras en las balsas, las eras y las canalizaciones.

Balsa_logo

Estado actual de una de las balsas de Salinas Espartinas.

El siglo XVI representa la etapa de esplendor de la historia de estas salinas. Su localización en el centro de la Península era una ventaja frente a la sal marina cuyo precio, inicialmente más barato, encarecía los elevados costes del transporte terrestre. Además, se encontraba en una posición intermedia entre Toledo y Madrid, potentes mercados urbanos en expansión con una densa red de caminos y cañadas. Por otra parte, se llevó a cabo una importante mejora de las instalaciones durante el reinado de Carlos V, lo que supuso un aumento notable de la producción de sal.

Felipe II, obligado por las dificultades que padecía la Real Hacienda, estableció el llamado Estanco de la Sal: ordenaba incorporar al patrimonio de la Corona todas las salinas de los particulares, excepto las de Andalucía, regularizando su producción y beneficios (el Desestanco se decretaría en 1869 por las Cortes).

Al comenzar el siglo XIX, Espartinas producía un 50% menos que en el siglo XVI. Además, la construcción del ferrocarril a mediados de ese siglo acercó la sal marina a los consumidores madrileños. Por ello, Espartinas empezó a diversificar la producción minera; y así, en invierno se captaban los sulfatos sódicos (Glauberita y Thenardita) que eran sales aptas para la producción de vidrio, papel, jabón y blanqueantes.

Salinas1926

Visita a las Salinas de Espartinas con motivo del XIV Congreso Geológico Internacional, 1926. (Foto IGME)

Tras la Guerra Civil la producción fue dejando de ser rentable y a finales de los años sesenta, tras varios milenios de explotación, cesó la actividad salinera.

A la sombra de esta explotación minera, encontramos un conjunto rupestre formado por cuarenta cuevas. No se conoce el momento en que estas viviendas comenzaron a construirse, pero el hecho de estar en una zona donde, desde la Prehistoria tenemos constancia de la existencia de aguas salinas y de su aprovechamiento para la obtención de sal, hace pensar que fueron realizadas en función de esta actividad.

Conjunto rupestre_logo

Conjunto rupestre en Salinas de Espartinas.

Como el ser humano ha paseado, vivido y trabajado por este terreno del Parque Regional del Sureste desde los tiempos más remotos, en los alrededores de las salinas se han encontrado piezas líticas de sílex: cuchillos, lascas, etc. También ha ido perdiendo monedas que van desde el mundo romano hasta la época actual. Y durante la Guerra Civil, el frente se estabilizó en las Salinas de Espartinas, por ello han quedado algunos materiales de ese momento, como balas o restos de metralla.

Fuentes:

Programación Otoño 2020

Imprescindible reserva previa. En caso de residir en algunas de las zonas afectadas por las restricciones de movilidad establecidas por las autoridades competentes, se le advertirá sobre la imposibilidad de realizar la reserva.

Primeras visitas a El Campillo tras el confinamiento

Hace unos meses parecía lejano, pero poco a poco vamos volviendo a la normalidad. Tanto es así que el pasado viernes 5 de junio, conmemorando el 20 aniversario de nuestro centro y la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente, reabrimos nuestras puertas al público. No lo hicimos al 100%, ni de la manera que más nos hubiese gustado, pero lo hicimos y más de 200 personas nos visitaron durante ese fin de semana (6 y 7 de junio) y otras 50 se aceraron a preguntarnos por las nuevas normas y el horario de las visitas para venir en los próximos días.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tal y como las medidas de seguridad actuales exigen, el recinto se visita a través de un recorrido señalizado de una sola dirección para reducir el cruce de visitantes. Tras recibir la información necesaria para la visita en el punto de información, la primera parada a realizar es el observatorio. A continuación, se pasa por la cabaña para después visitar nuestra Huerta Calamón inaugurada pocas semanas antes del confinamiento. Tras salir de la huerta, rodearemos al elefante para terminar cogiendo el camino principal y salir del recinto.

Una de las restricciones más importantes es el aforo. Si bien de manera normal el aforo en nuestro recinto exterior no está delimitado, ahora sí lo está. Como mucho son 5 unidades familiares las que pueden estar a la vez, siendo un máximo de 10 personas las que forman cada grupo. Además, el acceso está controlado, pudiendo pasar cada unidad familiar en intervalos de 10 minutos aproximadamente, y el tiempo máximo de estancia en las instalaciones es de 60 minutos, para dejar paso a nuevos visitantes.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Otras medidas establecidas durante la visita son: el uso recomendado de mascarillas, mantener una distancia de seguridad mínima de 2 metros respecto a otros visitantes que no vayan contigo, respetar las señalizaciones, tener atado al perro durante el recorrido, entre otras.

Normas generales

Esperamos seguir avanzando y poder abrir los interiores de nuestro centro en las próximas semanas. También estamos convencidos de que en breve volveremos, aunque con restricciones, a realizar actividades los fines de semana. Estate atento a nuestras redes sociales donde iremos subiendo las últimas noticias. ¡Mientras tanto te esperamos en nuestro centro!

 

 

Jornada de puertas abiertas por la inauguración de nuestra Huerta Calamón

Tras varios meses cerrado por reformas, el pasado sábado 29 de febrero, realizamos en nuestro centro unas Jornadas de Puertas Abiertas para inaugurar nuestra Huerta Calamón. Fue a las 11:00 de la mañana cuando la Huerta Calamón abrió sus puertas, permitiendo a los visitantes disfrutar de sus nuevas instalaciones y la renovación completa de las existentes.

Nada más entrar pudieron admirar los nuevos pasillos de acceso adaptados a personas con movilidad reducida, acompañados del aroma del romero rastrero y la presencia de los antiguos frutales, que han crecido con El Campillo desde sus orígenes, así como de unos bancales nuevos, elaborados con madera reutilizada, que gozaron de protagonismo durante las tareas participativas a lo largo de la jornada.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Para comenzar la jornada a los visitantes les esperaba una sorpresa: una gymkana para l@s campiller@s más jóvenes y sus familias, que les hizo recorrer toda la instalación, dando así a conocer sus rincones de una forma divertida y activa.

Además, la etapa final de esta aventura, obtenida tras hablar con varios de nuestros animalitos del huerto, llevaba a los más peques a descubrir un sobre de semillas que iba a guiarles hacia su primera tarea como hortelan@s: los semilleros y la siembra directa.

Participantes de todas las edades colaboraron con el arranque de nuestro huerto semillando distintas variedades de tomate y berenjena, y sembrando directamente en nuestro nuevo bancal habas y rúcula. Y, para que también en sus casas pudieran emprender un pequeño huerto, los colaboradores campilleros pudieron llevarse consigo un semillero reutilizado de distintas variedades de acelga y/o tagetes. Y como estábamos trabajando en torno a la semilla, también incluimos un juego de pistas llamado “¿Cuál es cuál?” orientado a un público más avanzado, que permitía al visitante conocer los distintos tipos de semillas presentes en el mundo hortelano.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Después, para ilustrar al público infantil acerca del ciclo de las hortalizas, trasplantamos plantel de lechuga, cebolla, puerro y caléndula. Acompañamos la actividad con otra auto-guiada muy educativa y visual, orientada otra vez a los menores, acerca de las distintas partes de la planta que nos comemos en cada tipo de hortaliza. Su nombre es: “¿Qué parte nos comemos?”

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Para finalizar, los más peques pasaron un gran rato regando y plantando y los más mayores pudieron disfrutar de nuestro nuevo juego permanente auto-guiado, que podréis realizar siempre que vengáis al Centro El Campillo: “¿A qué huele nuestra huerta?” y que consiste en intentar identificar los distintos olores de las aromáticas de las bolsitas de tela, que coinciden con las que están presentes en nuestra Huerta Calamón.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Muchísimas gracias a tod@s los visitantes por venir y ayudarnos a emprender nuestro huerto. Animamos a los que no lo conozcáis aún a daros un paseíto por el mismo y a descubrir las maravillas culinarias y aromáticas que os esperan aquí.

Taller “¡Menudo elefante!”

En base a las propuestas que nos hacéis a través de las evaluaciones que pasamos tras nuestras actividades para conocer vuestra opinión, hemos empezado a realizar un nuevo taller dentro de las actividades de fin de semana. Se llama “¡Menudo elefante!” y, como no podía ser de otra manera, en él hablamos sobre los elefantes que habitaron El Campillo hace unos cuantos miles de años.

elefante

Ejemplares de elefante presentes en nuestro recinto.

El taller comienza, como todas nuestras actividades, con una pequeña introducción sobre el área natural protegida en la que nos encontramos, el Parque Regional del Sureste, y los cinco ecosistemas principales presentes en él. A continuación, visitamos la parte de la exposición permanente de nuestro centro relacionada con la historia paleontológica para hablar de los ecosistemas y fauna presentes en el sureste madrileño durante el Mioceno.

reconstrucción

Paleoreconstrucciones de distintos momentos del Mioceno en el sureste madrileño presente en nuestro centro.

También analizamos y conocemos más acerca de los yacimientos paleonotológicos a través de la reconstrucción del yacimiento paleontológico de Áridos I presente en nuestro centro y, por supuesto, visitamos la reconstrucción a tamaño real de los individuos de elefante pleistocénico de la especie Palaeoloxodon antiquus  presenten en nuestro recinto.

yacimiento.centro

Reconstrucción del yacimiento visitable en nuestro centro.

A través de una presentación en nuestro salón de actos descubrimos qué es la paleontología, cómo trabajan los paleontólogos y las paleontólogas, y cómo se trabaja en los yacimientos para el estudio y extracción de los fósiles. Finalmente, los asistentes pondrán en práctica los conocimientos adquiridos durante la mañana. En primer lugar se desentierran los “restos fósiles”, lo hacemos despacio, trabajando en equipo y con todos los cuidados posibles, mientras nos ayudamos de palas, rastrillos, brochas y cepillos. A continuación, cada participante hace un esquema de cómo se han encontrado, información valiosa para la reconstrucción. Continuamos con el desentierro total de los fósiles y su estudio (tipos, número y dimensiones) para concluir con el montaje del esqueleto encontrado.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Debido al éxito de las dos ediciones del taller realizadas hasta la fecha, ¡volveremos a repetirlo!. Si estás interesado en participar no pierdas de vista nuestra programación de actividades para fin de semana y llama para reservar tu plaza. ¡Te esperamos!

Taller de Esparto con la Asociación Espartera Las Caracitanas de Charlie

El pasado mes de septiembre tuvimos la suerte de contar en nuestro centro con la Asociación Las Caracitanas de Charlie que realizó un taller de esparto. Como venía siendo habitual con nuestro taller de cestería, en este caso de mimbre, el taller de esparto no iba a ser menos y tuvimos un lleno absoluto quedándose gente en lista de espera.

Equipo.espartero

Miembros del corro espartero “Caracitanas de Charlie” que nos enseñaron a trenzar el esparto. De izquierda a derecha José Luis, Alfonso, Josefa, Josefina y Julia.

Tras una breve introducción a los participantes sobre nuestro Centro y el Parque Regional del Sureste, dimos paso a Julia y sus compañeras Josefa, Josefina, Alfonso y Jose Luis. En primer lugar nos presentaron su asociación y nos contaron su historia.  A continuación, nos hablaron más acerca del esparto: qué planta es, dónde vive, por qué es importante a nivel ecológico, cómo se ha utilizado históricamente y cómo se está empezando a utilizar ahora mirando hacia el futuro.

Y como a lo que vinieron los asistentes fue a aprender a trenzar el esparto, rápidamente se pusieron manos a la obra con ayuda de los miembros del corro espartero y sus explicaciones. La idea principal era la de trenzar tallos de esparto y, después, moldearla para darle forma.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Al final de la mañana todos los participantes se fueron felices a su casa con un elementos fabricados con esparto y con la sabiduría para poder hacerlos en casa y enseñárselo a más gente para que esta práctica tradicional no se pierda.

Muestra.final.comun

Muestra de los elementos fabricados con esparto por los participantes.

Taller de Nubes con Javier Martinez De Orueta

El pasado sábado 12 de octubre realizamos un taller en nuestro centro que nunca antes habíamos realizado (al menos desde que comenzamos a escribir este blog). Se trató de un Taller de Nubes orientado a mayores de 12 años. Para ello contamos con un especialista en el tema: Javier Martinez De Orueta, graduado en Ciencias Ambientales y miembro de la Asociación Meteorologíca Española y de la Asociación de Comunicadores de la Meteorología cuyo objetivo es dar a conocer el mundo de las nubes entre todos los interesados en el tema. Además es gestor del apartado de Biodiversidad Virtual dedicado a fotografías de fenómenos meteorológicos.

Cartel.promoción.actividad

Cartel promocional de la actividad.

 

Comenzamos el taller en nuestro salón de actos con una presentación en la que, entre otras cosas, el ponente nos habló de qué es una nube (según la R.A.E “es un agregado visible de minúsculas gotitas de agua, de cristales de hielo o ambos, suspendido en la atmósfera y producido por la condensación de vapor de agua), de la importancia de las nubes (regulación de la temperatura de la troposfera, forman parte del ciclo del agua, son indicadores del tiempo,… ), de los “ingredientes” que hacen falta para que se formen (partículas en suspensión, humedad y masas de aire en ascenso) así como de los mecanismos de formación de las mismas (orografía, convección, frentes de bajas presiones).

Presentando.a.Javier

Comenzando la actividad presentando a Javier.

 

A continuación nos  habló de los diferentes tipos de nubes en base a la clasificación del Atlas Internacional de Nubes de la Organización Meterológica Mundial la cual a su vez se basa en la clasificación propuesta por el farmacéutico inglés Luke Howard en 1802. Esta clasificación se basa en primer lugar en función de la situación de las nubes en el nivel de la estratosfera que se encuentren. De esta manera tenemos: en el estrato alto cirros, cirroestratos y cirrocúmulos; en el piso medio altoestratos, altocúmulos y nimboestratos; y en la zona baja estratocúmulos y estratos. Por otro lado se encuentran los cúmulos y los cumulonimbos que pueden situarse en cualquiera de las capas antes mencionadas. Lo interesante de la charla fue que, cada vez que se hablaba de un tipo de nubes, Javier nos enseñaba diferentes fotografías de ese tipo de nubes y de las interpretaciones meteorológicas. También nos habló de las luces crepusculares y anticrepusculares y de otros meteoros (escarcha, calima, parahelios, arcoriris, iridiscencia…).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Para finalizar salimos al exterior, al camino que rodea la laguna, para dar paso a la observación directa y poner en práctica los conocimientos aprendidos. Tuvimos suerte de que ese día por la mañana nos acompañaron diferentes tipos de nubes y así poder observarlas.

Si te interesa el mundo de las nubes y no pudiste venir al taller, sigue a Javier en sus redes sociales (Facebook, Twitter e Instagram) y así podrás ver las fotografías y la información que comparte sobre esta temática además de enviarle tus fotografías de nubes y que él te ayude en su clasificación. Además, si te apetece, puedes participar con tus fotografías en los concursos fotográficos de la AME o simplemente disfrutar de las fotografías que en ellos participan. Nosotros disfrutamos con el taller, aprendimos mucho y en cuanto tengamos alguna duda le enviaremos una fotografía para que nos ayuda en la identificación. ¡Muchas gracias Javier! Y hasta la próxima.