AUTOGUIADO «EL CAMPILLO»

Te damos la bienvenida al itinerario autoguiado del recinto del Centro de Educación Ambiental El Campillo. Aquí encontrarás elementos interpretativos que te ayudarán a descubrir los valores ambientales, históricos, y culturales de esta región. Nos encontramos en un entorno privilegiado donde la naturaleza se mezcla con la arqueología y con las tradiciones de otras épocas que todavía perduran ¿Te apetece conocerlo? ¡Empezamos!

Continuando el camino encontrarás en primer lugar el Bosque-cole. Se trata de un bosque de repoblación que nace de la idea de incluir a los más pequeños en el proceso de cuidado y restauración del Parque Regional del Sureste. Todos los árboles y arbustos que podéis observar en la plantación han sido repoblados en colaboración con los centros educativos que nos visitan a diario. Tras realizar una senda interpretativa con actividades integradas que muestran la importancia de los bosques, las especies presentes en El Campillo y el respeto por los mismos, así como la necesidad de preservarlos, se procede a su plantación. El bosque resultante nos ofrece un mosaico de especies arbóreas y arbustivas autóctonas representativas de los diferentes ecosistemas del sureste madrileño. En el mismo podemos encontrar: encina, coscoja, pino carrasco, taray, cornicabra, regaliz, majuelo, escaramujo, jara estepa, lúpulo y madreselva.

Vuelve al camino principal y a continuación dirígete hacia el observatorio de fauna. Entra en silencio y sin hacer ruido… ¡así tendrás más opciones de observar algún animal! Siéntate, disfruta y mira a través de sus ventanas. Puede que al llegar no veas nada pero, se paciente, espera y seguramente en pocos segundos, si eres observador, verás algunas de las especies más comunes. Para ayudarte a identificarlas, tienes encima de la ventana un pequeño panel con dibujos identificativos. ¿Adivinas qué especies has visto?

Al salir gira a tu izquierda y te encontrarás ante una representación de un poblado de los primeros asentamientos humanos de la zona. Estas cabañas muestran cómo vivían las personas hace 4.000 años y pertenecen al Calcolítico (que proviene del griego y significa “chalko” = cobre y “lithos” = piedra) o Edad del Cobre. Este período de la prehistoria se caracteriza por sus grandes avances porque es cuando surge la metalurgia (hay fundición) y las piedras dejan de ser utilizadas al descubrir que el cobre era un material mucho más resistente y funcional. Estas cabañas se construían, generando la estructura de paredes y tejado encajando troncos en forma de vigas, trenzando seguidamente ramas más flexibles y acabando las paredes con adobe (una mezcla de barro y paja con los materiales que encontraban en la zona). En último lugar, se cubría el techo con ramas de taray, escoba u otro tipo de vegetación que estuviera al alcance.

Dejando las cabañas a tu espalda, baja por el camino siguiendo las indicaciones y llegarás a la Huerta Calamón, un lugar multifuncional donde dedicamos espacio tanto a la agricultura como al disfrute estético, pero sobre todo al aprendizaje. En nuestra huerta encontrarás espacios variados donde plantamos hortalizas, frutales, plantas culinarias, especies beneficiosas para la salud, plantas que atraen insectos polinizadores, y también elementos decorativos y graciosos adornos diseñados en nuestros talleres por el público que nos visita. En nuestra huerta didáctica se siguen los principios de la agricultura ecológica; cultivamos fomentando el uso de variedades tradicionales, haciendo asociaciones beneficiosas entre las plantas y rotaciones de cultivo, realizamos nuestro propio compost y fomentamos la fauna auxiliar con flores, plantas melíferas, y hoteles de insectos. Los fines de semana se realizan actividades familiares a las que puedes apuntarte y los grupos escolares lo visitan entre semana, pero si vienes por libre podrás disfrutarlo cualquier día. Y recuerda: la huerta está trabajada con mucho esfuerzo y cariño, por favor, no te lleves sus frutos, y así podremos llevar a cabo más proyectos educativos. 

Si sales de la huerta y subes hacia la izquierda te encontrarás la recreación a tamaño real de una hembra y su cría de la especie Elephas antiquus (o Paleaoxodon antiquus). Este elefante, antepasado directo de los elefantes actuales, vivió en la Comunidad de Madrid desde el Pleistoceno medio hasta el Pleistoceno superior, es decir, desde hace unos 775.000 años hasta hace 126.000 años aproximadamente, durante un periodo interglaciar en el que el clima era templado y predominaba un ecosistema boscoso. 

Estos elefantes llegaron a medir 4,5 metros de altura y a pesar más de 5 toneladas. Las defensas en los elefantes, conocidos generalmente como “colmillos”, podrían llegar a medir 3,5 metros en los machos. Estas defensas no son los colmillos, sino incisivos muy desarrollados que cumplen una función defensiva y alimenticia.

Los restos de esta especie fueron encontrados en 1971 en el yacimiento de Áridos, en las terrazas del Jarama, muy cerca de la Laguna de El Campillo. El yacimiento data de hace 400.000 años y se dividió en dos zonas en las que se encontraron los restos de una hembra de unos 35 años de edad (Áridos I) y a 150 metros de este, los restos de un macho de unos 45 – 50 años (Áridos II), cuyos huesos fosilizados se pueden visitar en el Museo Arqueológico Regional en Alcalá de Henares. Además, en el municipio de Ciempozuelos se encontró la mandíbula de un juvenil de esta especie de elefante de entre 6 y 10 años.

Si vuelves al camino encontrarás la entrada del edificio del Centro El Campillo sutilmente camuflado en el entorno. Se construyó en el año 2.000 teniendo en cuenta las condiciones climáticas, aprovechando los recursos disponibles (sol, vegetación, viento, precipitaciones…) y buscando la adecuada orientación, la disminución del impacto ambiental y paisajístico y el menor consumo energético. Una vez dentro, podrás visitar los diferentes espacios que esconde: 

  • Zona de información general
  • Exposición permanente “Con el Parque: Los valores del Parque Regional del Sureste”
  • Exposiciones temporales
  • Sala de proyecciones
  • Salón de actos
  • Biblioteca de consulta
  • Exposición “Renueva tu energía”

Al abandonar el edificio y continuar por el camino que indica la salida del recinto verás unas vías de tren a la izquierda pertenecientes al Tren de Arganda. El trazado de este histórico ferrocarril fue inaugurado en el siglo XIX debido a la importante producción vinícola de Arganda, la explotación de canteras y sus relaciones comerciales con Madrid.

El primer tramo de sus estrechas vías recorría Madrid, desde el hospital Niño Jesús, hasta Arganda. 

A lo largo de los años se van ampliando tramos llegando a alcanzar, en su máximo recorrido,  Alocén (provincia de Guadalajara). El itinerario proyectaba llegar hasta Caminreal (Teruel), pero debido a la construcción del pantano de Entrepeñas, se procedió al desmantelamiento de las vías, quedando únicamente un tramo entre Vicálvaro y Morata de Tajuña (al sureste de Madrid).

Este tren ha pasado por múltiples cometidos como traslado de viajeros, transporte de delicias del sureste hacia la capital o acarreo de materiales de construcción de las graveras del Valle del Jarama a la fábrica de Cementos Portland. Durante su época de porte de pasajeros, se acuñó la popular frase: “El tren de Arganda, que pita más que anda”, ya que, debido a sus características técnicas, este tren alcanzaba alrededor de los 60 km/h únicamente.

En 1997 se acuerda suspender el tráfico de mercancías y se planea construir un medio de transporte público que conecte Rivas y Arganda con Madrid, a la vista de la ausencia de transportes ferroviarios, de la saturación de la carretera de Valencia y la perspectiva del fuerte incremento de demanda. De esta manera, en abril de 1999 se inaugura la ampliación de la línea 9 de Metro hasta la estación de Arganda del Rey, siguiendo buena parte del trazado del antiguo Tren de Arganda. 

Desde ese momento, la Asociación Vapor Madrid solicitó que se conservara un pequeño tramo del trazado original, desde La Poveda (donde hay un museo ferroviario) hasta la Laguna del Campillo, para así poder realizar exhibiciones con material original restaurado, durante todos los domingos de otoño y primavera.

Con esto damos por finalizada la visita autoguiada por el C.E.A. El Campillo.

¡¡¡Esperamos que hayas disfrutado del recorrido!!!

Agentes forestales en la Comunidad de Madrid

Desde hace mucho tiempo existe un conjunto de profesionales que ha protegido la naturaleza y que en función de las etapas de nuestro país ha ido cambiando su denominación (Guardas de Campo y Monte, Guardería Rural, Capataces de Cultivo…). Pero no es hasta 1971 cuando se crea el ICONA (Instituto Nacional para la Conservación de la Naturaleza), este organismo autónomo crea su propia guardería, la Guardería Forestal del Estado, donde se integran los agentes forestales. Es a partir del 1978 cuando pasan a llamarse Agentes Forestales.

Desde hace más de 140 años estos profesionales están al servicio de los ciudadanos para servir y proteger la naturaleza. La mayoría de sus actuaciones son en el medio natural aunque en ocasiones también dan servicio en pueblos y ciudades de la región. En Madrid disponemos de 17 oficinas comarcales, de las cuales la número 8, ubicada en San Martín de la Vega es la encargada de dar servicio en el Espacio Natural Protegido el Parque Regional del Sureste.

El Cuerpo de Agentes Forestales de la Comunidad de Madrid se creó el 27 de marzo de 2002 a través de la Ley 1/2002. En esta ley se atribuye a los agentes las funciones de policía, custodia y vigilancia de la flora, fauna, patrimonio artístico, arqueológico… En definitiva, son los encargados de proteger y hacer que se proteja el medio natural, nuestra naturaleza. De las cuatro estaciones, la primavera es la que suele dar más trabajo. En el mes de mayo de 2021 el 70% de sus avisos fueron para atender a animales heridos o que estaban fuera de su hábitat

Entre todas las funciones arribas ya comentadas, también se encuentra la de divulgación y Educación Ambiental donde el Centro El Campillo ha tenido la oportunidad de compartir diferentes actividades con los Agentes Forestales. El 1 de junio de 2019 nos acompañaron en nuestra Feria por el Día Mundial del Medio Ambiente mostrándonos los aparejos que utilizan contra las especies exóticas invasoras. En octubre del 2019 estuvieron presentes en el V Encuentro de Equipamientos de Educación Ambiental, donde hicieron un teatro-foro en el que representaron los conflictos ambientales y sociales a los que se enfrentan y la manera de mediarlos.

En definitiva, los Agentes Forestales están para prestar atención a la ciudadanía en materia de medio ambiente. Aunque disponga de diferentes oficinas comarcales podrás contactar con ellos a través del 1-1-2 (ellos ya se encargarán de pasar el aviso) y si tu cuestión es referente al Parque Regional del Sureste puedes contactar con ellos a través del teléfono 91 895 82 73 o en el correo electrónico 008sureste@madrid.org.

Fuentes consultadas:
– Facebook Agencia de Seguridad y Emergencias Madrid 112
– Asociación Española de Agentes Forestales y Medioambientales
https://www.comunidad.madrid/servicios/seguridad-emergencias/cuerpo-agentes-forestales

Museo Paleontológico de Castilla La Mancha

Inaugurado en marzo de 2015, este museo situado en la ciudad de Cuenca, no ha parado de crecer y aumentar su colección en sus 6 años de vida hasta albergar en la actualidad más de 34.000 piezas procedentes de excavaciones paleontológicas de Castilla-La Mancha y de las cuales el 95% son piezas originales.

Aunque la misión fundamental del MUPA es la conservación, protección, documentación y exposición ordenada de los fondos paleontológicos que integran su colección estable; también pretende, entre otras cosas: facilitar el acceso a todo tipo de público, con especial atención a los estudiantes de Castilla-La Mancha; la dinamización social y cultural de la sociedad conquense y castellano-manchega; y la elaboración y realización de productos culturales y educativos.

El Museo tiene una parte exterior y otra interior. La interior está organizada en 11 zonas. La primera de ellas es el pasillo de entrada en donde, gracias a una línea del tiempo y un árbol filogenético, se descubre en qué momento aparecen y desaparecen los diferentes grupos de seres vivos. También se puede observar un mapa con todos los yacimientos paleontológicos de Castilla-La Mancha.

A través de las 8 zonas siguientes se realiza un viaje que comienza hace 550 millones de años (Paleozoico) y finaliza en el Pleistoceno pasando por el Mesozoico y el Cenozoico. Las zonas más llamativas seguramente sean las dedicadas al Mioceno (donde pueden verse réplicas de ejemplares y esqueletos de mamíferos de este período geológico), la del Pleistoceno (en la que se representada una escena de caza de neandertales de un elefante) y la de los dinosaurios (con diferentes réplicas de especies de estos animales).

Las dos últimas salas están dedicadas íntegramente a los principales yacimientos con dinosaurios de Castilla-La Mancha: Las Hoyas (Cretácico Inferior, 125 millones de años) y Lo Hueco (Cretácico Superior, 72 millones de años). En estas salas podrán descubrirse las especies y los ecosistemas presentes a través de láminas, fósiles, vídeos y reconstrucciones.

Una de las especies más importantes es la de Concavenator corcovatus cuyo nombre significa «cazador de Cuenca jorobado» debido a que solo se han encontrado fósiles de esta especie en esta provincia y a que tiene dos vértebras extremadamente altas delante de las caderas que los científicos apuntan a que formaban una cresta soportando posiblemente una especie de joroba.

Por último estaría la zona exterior, para cuya visita no hace falta tener entrada. Esta es una zona ajardinada con charcas para anfibios y un recorrido en la que están presentes réplicas de varias especies de dinosaurios y desde la cual se puede disfrutar de una buena panorámica de la ciudad de Cuenca y su casco histórico.

Así que ya sabes, este verano, si vas a Cuenca no puedes perderte este magnífico museo, seas amante de los dinosaurios o no.

Información:

http://www.turismocastillalamancha.es/patrimonio/museo-de-paleontologia-de-castilla-la-mancha-26861/descripcion/

Salinas de Espartinas. Parte II

Continuamos con la incesante historia de las Salinas de Espartinas. Desde hace unos siglos el método de explotación es más industrial y conocido: el agua salobre se acumulaba en balsas expuestas al sol y posteriormente se obtendría la sal por evaporación y precipitación en las eras.

La sal se cosechaba durante el verano principalmente, el resto de meses se dedicaban a reparar los daños ocasionados por las lluvias y los corrimientos de tierras en las balsas, las eras y las canalizaciones.

Balsa_logo

Estado actual de una de las balsas de Salinas Espartinas.

El siglo XVI representa la etapa de esplendor de la historia de estas salinas. Su localización en el centro de la Península era una ventaja frente a la sal marina cuyo precio, inicialmente más barato, encarecía los elevados costes del transporte terrestre. Además, se encontraba en una posición intermedia entre Toledo y Madrid, potentes mercados urbanos en expansión con una densa red de caminos y cañadas. Por otra parte, se llevó a cabo una importante mejora de las instalaciones durante el reinado de Carlos V, lo que supuso un aumento notable de la producción de sal.

Felipe II, obligado por las dificultades que padecía la Real Hacienda, estableció el llamado Estanco de la Sal: ordenaba incorporar al patrimonio de la Corona todas las salinas de los particulares, excepto las de Andalucía, regularizando su producción y beneficios (el Desestanco se decretaría en 1869 por las Cortes).

Al comenzar el siglo XIX, Espartinas producía un 50% menos que en el siglo XVI. Además, la construcción del ferrocarril a mediados de ese siglo acercó la sal marina a los consumidores madrileños. Por ello, Espartinas empezó a diversificar la producción minera; y así, en invierno se captaban los sulfatos sódicos (Glauberita y Thenardita) que eran sales aptas para la producción de vidrio, papel, jabón y blanqueantes.

Salinas1926

Visita a las Salinas de Espartinas con motivo del XIV Congreso Geológico Internacional, 1926. (Foto IGME)

Tras la Guerra Civil la producción fue dejando de ser rentable y a finales de los años sesenta, tras varios milenios de explotación, cesó la actividad salinera.

A la sombra de esta explotación minera, encontramos un conjunto rupestre formado por cuarenta cuevas. No se conoce el momento en que estas viviendas comenzaron a construirse, pero el hecho de estar en una zona donde, desde la Prehistoria tenemos constancia de la existencia de aguas salinas y de su aprovechamiento para la obtención de sal, hace pensar que fueron realizadas en función de esta actividad.

Conjunto rupestre_logo

Conjunto rupestre en Salinas de Espartinas.

Como el ser humano ha paseado, vivido y trabajado por este terreno del Parque Regional del Sureste desde los tiempos más remotos, en los alrededores de las salinas se han encontrado piezas líticas de sílex: cuchillos, lascas, etc. También ha ido perdiendo monedas que van desde el mundo romano hasta la época actual. Y durante la Guerra Civil, el frente se estabilizó en las Salinas de Espartinas, por ello han quedado algunos materiales de ese momento, como balas o restos de metralla.

Fuentes:

Vías pecuarias

Seguramente que caminando o montando en bicicleta por el Parque Regional del Sureste has visto un cartel con el dibujo de una vaca en el que pone «vía pecuaria» y te has preguntado qué indica.  Pues bien, a continuación te vamos a contar qué son y para qué sirven esas vías pecuarias.

ViaPecuaria

Una vía pecuaria es una ruta o itinerario milenario usado tradicionalmente para el tránsito ganadero. El conjunto de vías pecuarias y Cañadas Reales forman una red de vías pecuarias, la cual atraviesa cuarenta provincias españolas y es mucho más amplia que la red ferroviaria. Las condiciones del terreno de la Península Ibérica hicieron que el ejercicio del pastoreo fuera una actividad necesaria. Esta importante labor se ha llevado a cabo desde la Baja Edad Media, dada su importancia en el Siglo XIII estas vías ya estaban protegidas por orden real.

vp_espana

En función del tamaño, existen diferentes tipos de vías pecuarias; las cañadas, que son trazados de muy largo recorrido que atraviesan la península de norte a sur y pueden medir hasta 75 metros de ancho, son las vías más grandes e importantes; seguidas de cordeles (anchura inferior a 37’5m), veredas (anchura superior a 20m) y coladas (cualquier vía de inferior anchura) ordenadas de mayor a menor anchura, siendo la colada la de menor tamaño. Como complemento a estas, existen unas infraestructuras auxiliares que están destinadas al descanso de los rebaños, como por ejemplo los abrevaderos (lugares destinados para que los animales beban agua), descansaderos (zona amplia destinada al descanso de los animales), majadas (espacio donde se recoge al rebaño y se refugian los pastores, actualmente en desuso), etc.

abrevadero

Abrevadero. Fuente: http://www.pixabay.com

Hoy en día, debido a la disminución del tránsito ganadero, se han establecido otros usos compatibles, tales como: conservación de la naturalezausos tradicionales, desplazamiento de maquinaria agrícola, práctica de senderismo, cabalgada u otras formas de desplazamiento deportivo con vehículos no motorizados, teniendo siempre prioridad el ganado.

Por estos caminos no sólo transitan animales, sino que también, son vías por las que se intercambia cultura y se difunden nuevos valores culturales. Además, año tras año, han fluido tradiciones, costumbres, incluso formas de hablar. Cumple la importante función de corredor ecológico (conexión entre espacios naturales, que contribuyen al desarrollo sostenible) y ayuda a la conservación de razas autóctonas ganaderas.

trashumancia

En la actualidad estos itinerarios están regulados por el Estado a través de la Ley 3/1995 de 23 de Marzo, de Vías Pecuarias y en la Comunidad de Madrid están regulados por la Ley 8/1998 de 15 de Junio.

ud-fisiograficas

Y para que no se pierda la tradición se ha creado la «Fiesta de la Trashumancia», que cada otoño llena las calles del centro de Madrid de rebaños que recorren una de las principales vías que cruza el centro de la ciudad. Es un día festivo y conmemorativo que nos recuerda la importancia de mantener vivos estos hábitos.

Y si quieres saber más, no te pierdas este reportaje de TeleMadrid donde recorre los principales recorridos  transitados por las ovejas desde la Edad Media:

Madrid desde el aire: Cañadas y trashumancia

Fuentes:

Libro de Diagnóstico Ambiental de la Comunidad de Madrid 2016.

Libro de Gestión de la Conservación del Medio Natural. Autores: Federico Llorca Navasquillo y Carmen Flordelís Durá

Rachel Carson y su Primavera Silenciosa.

En estos tiempos donde tenemos tan presente que muchos de los avances generados por el ser humano están siendo devastadores para el medio ambiente, no debe pasar desapercibida la figura de Raquel Carson, la cual en 1967 alertó ya de los efectos futuros que causaría, en este caso, el insecticida llamado DDT. Una historia cargada de valor y personalidad que despertó conciencias que todavía duran, y que vamos a intentar aproximarte a ella.

El-caso-de-Rachel-Carson-1928-580x770

Foto del Anuario 1928 del
Pennsylvania College for Women. Fte. http://www.mujeresconciencia.com

Rachel Louise Carson nació en 1907 en Springdale, Pennsylvania. Comenzó sus estudios secundarios en 1928 dedicándose a la biología. Continuó con la enseñanza hasta 1935, y en 1936 se presentó a un examen por recomendación de una de sus profesoras para sacar una plaza en el Servicio de Pesquerías del gobierno, llamado Servicio de Pesca y de la Vida Salvaje, quedando la número 1. En este puesto pudo dedicarse plenamente a la biología marina, y una de sus funciones fue revisar los trabajos de investigación que se publicaban desde el gobierno y que llegaban a todo tipo de público, tanto al científico como al popular. Cumplió a la perfección con estas tareas de revisar y redactar textos y llegó a ser nombrada editora en jefe de todas las publicaciones del Servicio de Pesca y Vida Silvestre. Debido a su facilidad divulgativa comenzó a publicar sus propios artículos sobre la naturaleza y el mar en varios periódicos, y posteriormente comenzó a publicar libros.

El-caso-de-Rachel-Carson

Rachel Carson y sus trabajos de investigación. Fte. http://www.mujeresconciencia.com

En esa época se usaba el DDT para hacer numerosas fumigaciones, de manera que se convirtió en un insecticida muy popular a partir de la Segunda Guerra Mundial hasta tal punto que acabó utilizándose para uso doméstico y agrícola sin ninguna regulación. Preocupada por los resultados que los estudios de sus compañeros científicos obtenían sobre este producto, Rachel Carson comienza a investigar sobre el DDT y sus efectos e inició la preparación de su Primavera silenciosa.

El-caso-de-Rachel-Carson-Silent-Spring

Edición de 1965. Fte.: http://www.mujeresconciencia.com

El libro se publicó por entregas en la revista New Yorker en 1962. Su obra, fácil de digerir, impactó, tanto a la comunidad científica como al público general,  y, avisada la industria agroquímica sobre su contenido, intentaron impedir su edición como libro. Tuvo que aguantar insultos y calumnias sin fin. Pero ella se mantuvo firme en sus ideas, que sirvieron de influencia en la aparición de conductas de protección del medio ambiente sobre todo con referencia al DDT y a los pesticidas.

Silent-Spring

Publicación de la revista New Yorker en 1962.  Fte.: http://www.mujeresconciencia.com

Finalmente su publicación y las ideas que defendía tuvieron varios resultados: se fundó la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos y logró la modificación de la legislación ambiental de un gran número de países. Gracias a su labor y compromiso muchas personas comenzaron a conformar movimientos ecologistas, luego surgió el Día de la Tierra y lo más importante, se logró regular el uso de DDT como pesticida.

Su vida terminó tras una dura batalla contra el cáncer de mama el 14 de abril de 1964. Pero lo más importante es que su memoria no ha muerto y hoy es recordada como la madre del movimiento ecologista.

Gracias Raquel por despertar nuestra conciencia.

Fuentes:

https://historia-biografia.com

https://mujeresconciencia.com/

 

Visitas a los yacimientos arqueológicos del Incipit-CSIC

Durante el verano de este 2018 un equipo de arqueólogos del Incipit-CSIC (Instituto de Ciencias del Patrimonio – Consejo Superior de Investigaciones Científicas) desarrolló una campaña de excavación en terrenos del término de Rivas Vaciamadrid a través de la cual encontraron restos que acrecentan los valores históricos del Parque Regional del Sureste. Las excavaciones se llevaron a cabo en diferentes puntos, los cuales pudimos conocer en una de las visitas guiadas que desarrollaron durante el mes de Septiembre ya que el objetivo de este proyecto no es sólo descubrir el pasado de la zona, sino también darlo a conocer.

La primera parada de nuestra visita fue en el enclave de “Peñas Blancas”, el edificio de muros blancos medio en ruinas cercano al aparcamiento de la senda del Soto de las Juntas. En este punto se han encontrado muros que podrían estar relacionados con la Casa Real de Felipe II que aparece en algunos grabados de la época  y muros  que corresponden a una casa construida con materiales perecederos como madera y paja. Esta casa habría estado ocupada por familias campesinas que se dedicaban a la agricultura y a la ganadería. Esto se cree debido a que en las excavaciones encontraron silos, vasijas de cocinas humildes y hasta una moneda de Fernando VII.

La segunda parada se realizó frente a los cortados de la Marañosa, en una zona cercana a la primera, en donde se encontraba el antiguo Ayuntamiento de Vaciamadrid. La zona quedó muy batida debido a que fue una zona republicana y estaba muy expuesta a las tropas franquistas que se localizaban sobre los cortados. Durante la Guerra Civil el edificio quedó totalmente arrasado. Después de que quedara devastado, una familia decidió reocupar las ruinas, se cree que podrían haber habitado hasta 12 personas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Para la siguiente parada tuvimos que coger el coche ya que se realizó en los pinares próximos a los cortados de El Piul, en uno de los merenderos que se encuentran alrededor de nuestra laguna. En este punto se construyeron trincheras de resistencia con muy buenos puntos de observación. Desde aquí podían controlar a quien se acercara por la carretera y así evitar que se adentraran los sublevados. En estas excavaciones aparecieron elementos relacionados con el tren, como clavos de las traviesas del ferrocarril. Adentrándonos en el pequeño barranco nos enseñaron la continuación del sistema anti ataque donde llama la atención un nido de ametralladora, para cuya construcción también se utilizaron traviesas del tren. Junto a esta zona se hallaron objetos de la vida cotidiana, como por ejemplo frascos de colonia, cacerolas, un tintero o un frasco de laxante entre otros. La utilización del laxante en esta época era habitual debido a que la dieta que de los soldados era algo precaria y monótona, comían alimentos de baja calidad lo que les inducía a tener problemas intestinales.

nidoametralladora

Línea de trinchera excavada en los cortados de El Piul en muy buen estado de conservación.

Para finalizar la visita, en las mesas del área recreativa nos mostraron varios objetos de los cuales algunos fueron encontrados en dichas excavaciones: bombilla, tinteros, frascos de colonias, balas, botes de pasta de dientes…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Aprovechamos la ocasión para dar a las gracias al equipo de arqueólogos del Incipit-CSIC en especial a Alfredo y Rodrigo por la visita y por resolver nuestras dudas ya que hicieron que comprendiéramos mejor el pasado de los alrededores de nuestra laguna y, por supuesto, por dar a conocer el patrimonio arqueológico de la zona.

Fuentes consultadas:

http://guerraenlauniversidad.blogspot.com/

Fotos en blanco y negro: extraídas del libro «Rivas – Vaciamadrid, Mi Pueblo» de Agustín Sánchez millán.

Museo Arqueológico Regional de Alcalá de Henares

En el municipio de Alcalá de Henares se encuentra el Museo Arqueológico Regional, situado en la Plaza de las Bernardas en un edificio histórico monumental. Su visita es muy recomendable para conocer nuestro pasado más remoto y más reciente, es de acceso gratuito.

Museo_Arqueológico_Regional_CAM

Entrada el museo. Fuente: wikipedia.

El museo, de dos plantas, está organizado en salas situadas cronológicamente. En la primera sala, a la derecha, encontramos las evidencias de cómo era Madrid antes de que los humanos o sus ancestros merodeasen por aquí. Podemos ver fósiles del Mioceno (23-5 millones de años), periodo durante el cual había un paisaje sabanoide, con grandes mastodontes y rinocerontes sin cuerno, entre muchos otros.

 

En esta misma sala podemos ver enormes fósiles de animales, alguno de los cuales presentan marcas realizadas con las herramientas rudimentarias usadas por los primeros homínidos hace 500.000-400.000 años. Estos homínidos eran los Homo heidelbergensis antecesores de los neandertales, y se puede apreciar una muestra de bifaces, que incluso se pueden tocar, y descubrir cómo evolucionaron los sistemas Achelenses a sistemas más sofisticados y eficaces de los posteriores colonizadores Homo sapiens.

 

Prosiguiendo en el museo, avanzamos en el tiempo hasta el calcolítico y edad de bronce. Se pueden admirar preciosas vasijas, curiosas queseras y multitud de abalorios y broches de los Carpetanos. Y unos interesantes vídeos nos muestran cómo fundían el metal para realizar todos estos objetos.

 

Después encontramos los espectaculares restos de Complutum y otras villas y domus de la época romana. Los ejemplos más impresionantes son los mosaicos representando mitología y arte de este periodo. Y para finalizar, múltiples vitrinas con curiosos restos de la época visigoda, andalusí y feudal.

IMG_20170110_130414.jpg

Mosaico de Aquiles  (s.IV d.C.)

Al finalizar no os podéis perder la tienda del Museo, donde venden puntas de flecha talladas por ellos mismos y organizan interesantes talleres de arqueología desde Arqueo didat. Por supuesto es muy recomendable pasear por Alcalá, y también os recomendamos el paraje natural de Los Cerros, con bandadas de jilgueros y espectaculares paisajes dejados por la incesante energía fluvial del Henares y sus afluentes Sorbe, Bornova, Badiel, Cañamares, Salado y Dulce.

IMG_20170110_150937.jpg

Foto desde Ecco Homo (punto más alto de la localidad) en el paraje natural de Los Cerros.

Bibliografía:

Cut marks on the Middle Pleistocene elephant carcass of Áridos 2 (Madrid, Spain). Journal of Archaeological ScienceVolume 37, Issue 10, October 2010, Pages 2469–2476.

Equinoccio de otoño

Ya nos adentramos anteriormente en nuestro blog en la explicación y celebración de los solsticios, hoy os cotamos un poco más sobre los equinoccios. La palabra equinoccio viene del latín aequinoctium que significa «noche igual«, ya que son los momentos del año en los que el Sol está sobre el ecuador y la duración del día y la noche es la misma en toda la Tierra, lo cuál sucede dos veces al año, entre el 20 y 21 de marzo y entre el 22 y 23 de septiembre.

equinoccios

Posiciones del Sol y la Tierra en solsticios y equinoccios. Fuente: cienciaexplicada.com

En estos momentos, el Sol sale exactamente por el este y se pone exactamente por el oeste. Visto desde el Ecuador (latitud 0º), el Sol sigue aparentemente una trayectoria vertical, alcanzando al mediodía el cenit. Sin embargo, observado desde los polos, el Sol describe un círculo rasante.

otoño

Poema otoñal.

Este año 2017, el día es el 22, así que esta noche, a las 22:02 (hora peninsular), comienza el otoño en el hemisferio norte y la primavera en el hemisferio sur. Para el hemisferio norte el comienzo de esta estación supone que los días serán cada vez más cortos (aunque ya se venían acortando, se «acelera» el proceso, y se hace más notable). Además, es la estación en la que hacemos, de nuevo, el cambio horario, que este año coincide con el último fin de semana de octubre (lo noche del sábado 28 al domingo 29).

atardeceCampillo.jpg

Atardecer otoñal desde el Centro El Campillo, 2016.

 

Como es de esperar, también los equinoccios tienen sus celebraciones. Diversas culturas, entre ellas los Celtas, festejaban en esta fecha la cosecha, la fertilidad y el equilibrio y armonía del Universo, en este momento exacto de equilibro entre luz y sombra, luna y sol.

garcillas

Garcillas bueyeras vistas desde el Centro El Campillo, 2016.

En el Centro El Campillo esperamos con ganas la llegada del otoño, momento en el que vuelven a visitarnos diversas aves como los patos cuchara, las gaviotas, los cormoranes o las garcillas bueyeras, aunque nos despedimos de los fugaces pasos de los lagartos ocelados y otros reptiles que se refugian hasta la llegada de la siguiente primavera. Y los árboles caducifolios, dominantes en nuestros alrededores, van perdiendo las hojas que cubrirán los caminos de colores otoñales.

Fuentes:

¡No es un mamut, es un elefante!

Muchos visitantes del Centro El Campillo se sienten impresionados cuando ven la réplica a tamaño real de un gran paquidermo del pasado que se encuentra en nuestro recinto, y se oye muy frecuentemente: ¡Mira! ¡Un mamut! Pero no se trata de un mamut, sino de una hembra de elefante antiguo (Palaeoloxodon antiquus).

elefante

Reconstrucción de hembra y cría de Palaeoloxodon antiquus en el recinto de nuestro centro.

¿Y en qué se diferencia entonces esta especie de elefante de un mamut?

  • En primer lugar, el clima en el que vivió cada uno de ellos. Palaeoloxodon antiquus, al igual que los elefantes  actuales, vivió en zonas cálidas; mientras que los mamuts lo hicieron en zonas frías (de ahí la presencia de una gran capa de pelo en los mamuts para protegerse de las bajas temperaturas frente a los elefantes que han perdido ese pelo como adaptación a climas cálidos).
  • En segundo lugar, porque Palaeoloxodon antiquus es una especie más antigua que los últimos mamuts (Mammuthus sp.). Mientras que Palaeoloxodon antiquus vivió entre hace 800.000 y 100.000 años (aunque se han encontrado ejemplares en Portugal de 30.000 años), los mamuts vivieron durante la última glaciación, que finalizó hace 10.000 años cuando se instauró el clima cálido del que disfrutamos ahora, típico de periodos interglaciares.

diagrama glaciaciones mamut elefante.png

Gráfico en el que se observan los períodos glaciares (azules) e interglaciares (amarillos) junto a dos de las especies de proboscídeos que habitaron el centro Peninsular. Fuente: gráfica wikipedia. Imágenes: prehistoric-fauna.com y Hooper museum.

Otra de las especies de proboscídeos con los que se suele confundir a los elefantes prehistóricos, son los famosos mastodontes, con colmillos en ambos maxilares,(Familia Mammutidae, antiguamente llamada Mastodontidae). Estos mamíferos habitaron el centro de la Península Ibérica hace 15 millones de años, durante el Mioceno, periodo en el cual había un clima más cálido y constante con un paisaje sabanoide (análogo al actual Serengueti).

reconstrucción

Imagen de la exposición permanente del Centro El Campillo sobre los valores del Parque Regional del Sureste.

Nuestra réplica de elefante corresponde a una hembra de elefante antiguo de unos 35 años que vivió hace 500.000 años aproximadamente (periodo cálido interglacial). Los fósiles de esta elefante se encontraron en Arganda del Rey, muy cerca de la confluencia del río Jarama y Manzanares, en el yacimiento de Áridos I (podéis ver una reconstrucción del yacimiento en el Centro El Campillo y en el Museo Arqueológico Regional de Alcalá de Henares). Esta reconstrucción a tamaño real se pudo realizar gracias a la excelente preservación del cráneo, molares, colmillos, 12 vértebras, 10 costillas, 2 escápulas y la pelvis. En base a estos restos se ha deducido que medía 4,60 m de altura. El animal terrestre más grande del mundo actual, el elefante africano (Laxodonta africana), mide entre 2,70 y 3,80 m, ¡más de un metro de diferencia!

IMG_20170110_121210.jpg

Reconstrucción del yacimiento Áridos en el Museo Arqueológio Regional.

Bibliografía:

  • Blain, H.A, Santonja, M., Pérez-González, A., Panera, J., Rubio-Jara, S. , 2014, Climate and environments during Marine Isotope Stage 11 in the central Iberian Peninsula: the herpetofaunal assemblage from the Acheulean site of Aridos-1, Madrid, Quatemary Science Reviews 94, 7-21.
  • Exploradores de los valles. Volumen 2 de Madrid, una historia para todos.  ISBN/ISSN: 978-84-451-3380-4.
  • Pérez-González A. El marco geográfico, geológico y geomorfológico de los yacimientos de Áridos en la cuenca del Tajo. In: Santonja M, López N, Pérez- González A (Eds.). Ocupaciones achelenses en el valle del Jarama (Arganda, Madrid). Arqueología y Paleoecología, I, Diputación Provincial de Madrid; 1980. pp. 15–28.