¡No es un mamut, es un elefante!

Muchos visitantes del Centro El Campillo se sienten impresionados cuando ven la réplica a tamaño real de un gran paquidermo del pasado que se encuentra en nuestro recinto, y se oye muy frecuentemente: ¡Mira! ¡Un mamut! Pero no se trata de un mamut, sino de una hembra de elefante antiguo (Palaeoloxodon antiquus).

elefante

Reconstrucción de hembra y cría de Palaeoloxodon antiquus en el recinto de nuestro centro.

¿Y en qué se diferencia entonces esta especie de elefante de un mamut?

  • En primer lugar, el clima en el que vivió cada uno de ellos. Palaeoloxodon antiquus, al igual que los elefantes  actuales, vivió en zonas cálidas; mientras que los mamuts lo hicieron en zonas frías (de ahí la presencia de una gran capa de pelo en los mamuts para protegerse de las bajas temperaturas frente a los elefantes que han perdido ese pelo como adaptación a climas cálidos).
  • En segundo lugar, porque Palaeoloxodon antiquus es una especie más antigua que los últimos mamuts (Mammuthus sp.). Mientras que Palaeoloxodon antiquus vivió entre hace 800.000 y 100.000 años (aunque se han encontrado ejemplares en Portugal de 30.000 años), los mamuts vivieron durante la última glaciación, que finalizó hace 10.000 años cuando se instauró el clima cálido del que disfrutamos ahora, típico de periodos interglaciares.
diagrama glaciaciones mamut elefante.png

Gráfico en el que se observan los períodos glaciares (azules) e interglaciares (amarillos) junto a dos de las especies de proboscídeos que habitaron el centro Peninsular. Fuente: gráfica wikipedia. Imágenes: prehistoric-fauna.com y Hooper museum.

Otra de las especies de proboscídeos con los que se suele confundir a los elefantes prehistóricos, son los famosos mastodontes, con colmillos en ambos maxilares,(Familia Mammutidae, antiguamente llamada Mastodontidae). Estos mamíferos habitaron el centro de la Península Ibérica hace 15 millones de años, durante el Mioceno, periodo en el cual había un clima más cálido y constante con un paisaje sabanoide (análogo al actual Serengueti).

reconstrucción

Imagen de la exposición permanente del Centro El Campillo sobre los valores del Parque Regional del Sureste.

Nuestra réplica de elefante corresponde a una hembra de elefante antiguo de unos 35 años que vivió hace 500.000 años aproximadamente (periodo cálido interglacial). Los fósiles de esta elefante se encontraron en Arganda del Rey, muy cerca de la confluencia del río Jarama y Manzanares, en el yacimiento de Áridos I (podéis ver una reconstrucción del yacimiento en el Centro El Campillo y en el Museo Arqueológico Regional de Alcalá de Henares). Esta reconstrucción a tamaño real se pudo realizar gracias a la excelente preservación del cráneo, molares, colmillos, 12 vértebras, 10 costillas, 2 escápulas y la pelvis. En base a estos restos se ha deducido que medía 4,60 m de altura. El animal terrestre más grande del mundo actual, el elefante africano (Laxodonta africana), mide entre 2,70 y 3,80 m, ¡más de un metro de diferencia!

IMG_20170110_121210.jpg

Reconstrucción del yacimiento Áridos en el Museo Arqueológio Regional.

Bibliografía:

  • Blain, H.A, Santonja, M., Pérez-González, A., Panera, J., Rubio-Jara, S. , 2014, Climate and environments during Marine Isotope Stage 11 in the central Iberian Peninsula: the herpetofaunal assemblage from the Acheulean site of Aridos-1, Madrid, Quatemary Science Reviews 94, 7-21.
  • Exploradores de los valles. Volumen 2 de Madrid, una historia para todos.  ISBN/ISSN: 978-84-451-3380-4.
  • Pérez-González A. El marco geográfico, geológico y geomorfológico de los yacimientos de Áridos en la cuenca del Tajo. In: Santonja M, López N, Pérez- González A (Eds.). Ocupaciones achelenses en el valle del Jarama (Arganda, Madrid). Arqueología y Paleoecología, I, Diputación Provincial de Madrid; 1980. pp. 15–28.
Anuncios

¿Qué les ocurre a los fósiles una vez han sido extraídos?

Seguramente has visitado nuestro Centro El Campillo y has observado los ejemplos de réplicas de fósiles ya tratados y listos para ser expuestos. Pero… ¿sabes qué procesos sufren los fósiles desde que son extraídos del terreno hasta ser depositados en las vitrinas de los museos?

Limpieza y preparación mecánica de fósiles

En primer lugar los fósiles recolectados en el campo se deben limpiar y acondicionar para su posterior estudio. Separar el fósil de la roca en que se encuentra es casi un trabajo artístico, que requiere mucha dedicación, cuidado, paciencia y experiencia. Esta delicada tarea es realizada por un equipo de técnicos especializados y las herramientas y el tiempo empleado varían en función del tamaño del fósil. Entre otros utensilios suelen usarse cinceles, agujas o martillos neumáticos. Además, cuando la naturaleza del fósil o la roca lo permite, el material es limpiado con ácido. Éste “ataca” al sedimento circundante y ayudarán a liberar el fósil contenido en ella.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Estudio científico de los fósiles

Una  vez limpios los fósiles pasan a ser estudiados para, entre otras cosas, describir su morfología (aspecto y forma); identificar la especie en cuestión e interpretar su relación con otros fósiles. Si se quiere conocer más el interior del fósil pueden realizarse cortes micrométricos que se observan en diferentes aparatos ópticos (lupas binoculares o microscopios). También se realizan tomografías computadas (técnica de diagnóstico utilizada en medicina) que permiten generar imágenes en las que se observan detalles de la estructura interna de un fósil, como por ejemplo cavidades y conductos, evitando hacer cortes que dañen el material. Posteriormente, los resultados de las investigaciones se publican en diferentes formas y canales. Los más conocidos son las revistas científicas especializadas. De esta manera, otros investigadores pueden valorar, reproducir e incluso cuestionar las conclusiones con el aporte de nuevas evidencias y datos.

sebecus

Corte trasnversal de la mandíbula de un mamífero obtenido con el tomógrafo. Las formas blancas en su parte superior son dientes en los que se aprecian sus raíces. Fuente: http://www.icp.cat/index.php/es/icp/ique-hacemos

Preservación y resguardo de fósiles

Terminada la investigación, los fósiles ingresan en una colección cuyo objetivo principal es asegurar la correcta preservación de los ejemplares y el rápido acceso a los mismos (y a su documentación asociada), permitiendo posteriores estudios y divulgación a través de los años. Por ello los fósiles, se almacenan en salas con condiciones ambientales controladas a fin de evitar deterioros. Una vez catalogados e identificados, se guardan en estanterías metálicas móviles con cajones acolchados deslizantes para que puedan ser inspeccionados, evitando una manipulación innecesaria.

Y debido a su necesidad de conservación, la mayoría de los fósiles encontrados no pueden ser vistos por el público general. Sin embargo, en la galería de los museos paleontológicos, pueden verse muchas réplicas de los originales que nos sirven para descubrir y conocer cómo son los fósiles encontrados por los paleontólogos. Y ese es el caso de nuestro Centro El Campillo, donde podrás conocer algunos de los fósiles más importantes encontrados en la superficie del Parque Regional del Sureste. ¡Te esperamos!

plantilla_foto_campillo horizontal

Reconstrucción del yacimiento donde se encontraron los fósiles del Elephas antiquus.

BIBLIOGRAFÍA

¿Cómo se forman los fósiles?

Los fósiles son restos o señales de la actividad de seres vivos que vivieron en el pasado que, cuando se encuentran, se extraen en las excavaciones paleontológicas. Pero… ¿cómo se forman? Existen varios procesos a través de los cuales se pueden formar que pueden agruparse en dos grandes categorías: procesos de conservación y procesos de fosilización. ¿Y en qué se diferencian? Los procesos de conservación son más recientes en el tiempo, y en el fósil no se producen cambios químicos importantes en su composición. En cambio, cuando se habla de proceso de fosilización, los elementos químicos y minerales presentes son sustituciones de los preexistentes y lo que se ha preservado es la forma.

procesosfosili1

Clasificación de los procesos de fosilización. Fuente: locosporlageologia

Dentro de cada uno de los procesos podemos encontrar diferentes modos de conservación. Algunos de ellas son las siguientes:

Momificación. Se produce cuando un cuerpo sufre una pérdida extrema de fluidos, por lo que la putrefacción no puede tener lugar, permaneciendo el cuerpo completo. La momificación puede ser natural, debida a condiciones de clima y sepultación, o artificial, inducida por maniobras complejas como las que realizaban los antiguos egipcios.

momia

Momia encontrada en un yacimiento arqueológico. Fuente: diario El País.

Congelación. Quizás sean los hallazgos fósiles más impresionantes, ya que los restos que se conservan en el hielo durante miles de años pueden llegar a conservan hasta los contenidos de sus estómagos, lo que permite estudios de comportamiento y ambiente. Son muchos los casos de mamuts que se han encontrado congelados.

– Conservación en brea. La brea es un hidrocarburo de gran viscosidad que tiene la capacidad de atrapar a los animales que caen en los terrenos donde aflora, lugar en el que mueren. Uno de los sitios más conocidos en el mundo es el Rancho La Brea de Estados Unidos, donde se han encontrado cientos de mamíferos y aves del Cuaternario, entre los que destacan mamuts, tigres dientes de sable, lobos y equinos, entre otros.

LaBreaTarPits01

Rancho de la Brea.  Fuente: http://www.datuopinion.com/rancho-la-brea

Conservación en ámbar. El ámbar es una resina fósil generada por las coníferas. Al ser una sustancia pegajosa, los insectos quedaban atrapados en ella y cubiertos completamente. Es así como partes tan delicadas como las alas de los insectos se han preservado de manera perfecta en el tiempo.

2A861DEEB

Insectos conservados en ámbar. Fuente: http://www.tipos.co/tipos-de-fosiles/

Dentro de los disferentes procesos de fosilización, encontramos los siguientes:

Reemplazamiento. Es un proceso mediante el cual los restos orgánicos de los seres vivos son reemplazados, a través de intercambios moleculares, por elementos inorgánicos. De esa manera, se conservan los rasgos de un ser vivo que ya no está, pues ha sido completamente reemplazado.

Proceso de relleno. Los espacios libres son ocupados por partículas sedimentarias, generando moldes internos y externos de los fósiles. Este caso se puede observar en las playas.

Carbonización. Este proceso ocurre típicamente con las plantas, cuyas partes más blandas van desapareciendo, enriqueciéndose los restos con carbono, más resistente, y de esa manera, puede permanecer con todos los rasgos del vegetal original por millones de años.

1280px-Senftenbergia_plumosa

Hojas de helechos conservados mediante el proceso de carbonización. Fuente: https://es.wikipedia.org

Permineralización. Consiste en la precipitación de minerales en los poros y oquedades de huesos, conchas o tejidos vegetales. Los minerales que precipitan pueden ser sulfatos, sulfuros, silicatos, óxidos de hierro, fosfatos  y carbonatos.

BIBLIOGRAFÍA

http://ayudahispano-3000.blogspot.com.es/2015/06/geologia_27.html

http://definicion.de/paleontologia/

http://servicios.educarm.es/paleontologia/procesofosi.htm

http://www.astromia.com/tierraluna/cuaternario.htm

Excavaciones paleontológicas

¿Sabéis lo que es una excavación paleontológica? ¿Habéis visitado una alguna vez? En Centro El Campillo se puede observar la réplica de una excavación paleontológica expuesta de manera permanente, así que no hay excusa para no conocer ninguna.

Una excavación paleontológica es la búsqueda ordenada y sistemática, con objetivos muy bien definidos, de restos fósiles, principalmente en rocas sedimentarias.

plantilla_foto_campillo vertical.jpg 10

Réplica de excavación paleontológica en El Campillo.

  • ¿Qué pasos se llevan a cabo para extraer  fósiles en una excavación?

El hallazgo de un fósil puede producirse de dos maneras: al azar, como por ejemplo durante obras que requieren una excavación o tras un estudio de los mapas geológicos de la zona, ya que sólo en determinados tipos de rocas, y en ciertas posiciones del paisaje pueden dar lugar a hallazgos fósiles. Por ejemplo, si buscamos un esqueleto de Iguanodon, hay que estudiar donde estén los estratos del Mesozoico en la que vivieron estos Dinosaurios.

  • Una vez detectado el posible yacimiento fosilífero ¿Qué se hace?

El procedimiento de búsqueda y de extracción de ejemplares fósiles está regulado y se ejercen estrictos controles al respecto.

En el caso de que el hallazgo fuese casual, lo primero que se hace es el estudio geológico regional, y el mapeo correspondiente para dar contexto y significado a lo desenterrado. No realizar este proceso implicaría  desperdiciar toda la información que puede proporcionar el fósil.

1974MapaGeologico744

Ejemplo de Mapa Geológico. Fuente: IGME

Cuando el sitio ya está  definido geológicamente, ¿Cómo se inicia la excavación?

El primer paso es la delimitación del área que va a ser explorada, normalmente en  sucesivos cuadros de malla o red, de modo que no queden espacios sin reconocer.

Conocer la profundidad a la que se va a excavar es importante para no dañar los fósiles. A medida que nos acercamos se van modificando las herramientas y las técnicas y se extreman las precauciones . Dichas herramientas son muy variadas y específicas para cada situación, desde pequeños martillos neumáticos y pistolas de aire comprimido, hasta pinceles de pelos de marta, pasando por las tradicionales palas y picos.

gra

Herramientas Palontológicas. Fuente: http://capellan.es.tl/PALEONTOLOGIA-_-DEFINICION.htm

Cuando ya se ha llegado al fósil, y antes de su extracción es recomendable tener una descripción del sitio y fotos previas con detalles como el estado de conservación de los restos, posición del hallazgo, relación con los sedimentos que lo envuelven, etc y documentar cualquier cambio en la estratigrafía tras la extracción.

De hallarse más de un resto, sean del mismo organismo o de varios, su número y posiciones relativas también deben anotarse.

Todos estos detalles y datos sirven para la reconstrucción de la historia geológica y la interpretación del sitio del hallazgo paleontológico, pudiendo comprender mejor la relación y adaptación del organismo al hábitat y acontecimientos posteriores a la muerte y el enterramiento.

Habitualmente, ningún organismo se encuentra absolutamente intacto, razón por la cual, además de extraer el fósil macroscópico, se suele ir tamizando el sedimento ya extraído para recoger pequeños fragmentos que podrían haberse desprendido del ejemplar original.

Cuando un fósil que ha estado enterrado durante mucho tiempo, se expone a condiciones meteorológicas distintas de las que había en el momento de su enterramiento y  además es separado de los sedimentos que le prestaban consistencia, el fósil puede desintegrarse. Por esta razón, se le debe proteger a través de técnicas de escayolado semejantes al procedimiento para enyesar un hueso fracturado.

A continuación, debe prepararse el fósil para su traslado al laboratorio. Una vez protegidos los fósiles  se montarán en bastidores preparados,  y serán embalados para ser cargados en el transporte adecuado.

  • ¿Qué se hace con el espacio vacío que deja en el paisaje el ejemplar extraído?

Dependerá de cada situación particular. Si se trata de un único ejemplar encontrado en un sitio privado durante perforaciones con otros fines, una vez sacado el ejemplar, se puede continuar con la obra o tarea original, si la legislación lo permite.

Si se ha encontrado un auténtico yacimiento fosilífero, se desaconseja la continuación de las tareas planeadas porque afectarían un patrimonio de mayor valor científico.

Si en cambio se trata de un sitio ya reconocido como parque paleontológico, seguramente la extracción de un ejemplar sólo será un paso  más en un proyecto mucho mayor que seguirá su curso.

BIBLIOGRAFÍA

Fauna prehistórica en el Parque Regional del Sureste

Si has visitado el Centro El Campillo, seguramente te haya sorprendido encontrarte la reconstrucción de una hembra de elefante y su cría, y quizá te hayas preguntado por qué están allí.

Reconstrucción a tamaño real de una hembra y su cría de Elephas antiquus

Se trata de Elephas antiquus, una especie de elefante extinta que vivió en Europa desde el Pleistoceno medio hasta el inicio del Pleistoceno superior. Los restos fósiles de este elefante, junto con otra fauna del Pleistoceno, se han encontrado en el yacimiento de Áridos, situado en la llanura aluvial de Arganda del Rey.

En el Parque Regional del Sureste se conocen y han sido estudiados cinco yacimientos paleontológicos del periodo Cuaternario. Tres de ellos se ubican en las terrazas del Manzanares y sus afluentes (Arroyo Culebro) y dos en las terrazas del río Jarama (Áridos y Ciempozuelos). Los hallazgos se han producido como consecuencia de la intensa explotación a la que han estado y están sometidas las terrazas fluviales para la extracción de áridos. No han aparecido, hasta el momento, yacimientos terciarios, aunque se conocen un gran número fuera de esta zona, en facies similares, en distintos puntos de la Comunidad de Madrid.

Elephas antiquus-Áridos 2 Arganda del Rey

Esqueleto postcraneal de Elephas antiquus, Museo Arqueológico Regional de la Comunidad de Madrid. Autor: PePeEfe

Los abundantes restos paleontológicos encontrados en los valles fluviales de los ríos Manzanares y Jarama han permitido conocer, junto con la geología, cómo ha evolucionado el clima y el paisaje de este territorio desde hace mucho tiempo. Las condiciones climáticas variaron a lo largo de los años, con momentos más cálidos y húmedos y otros más fríos y secos, determinados por los períodos glaciares e interglaciares. Estas variaciones han sido detectadas debido a que se han encontrado restos fósiles de especies propias de climas cálidos, como elefantes, uros o toros primitivos, hipopótamos, caballos, ciervos, liebres, etc., como de especies adaptadas a ambientes fríos, como el mamut, el rinoceronte lanudo o el bisonte primitivo.

collage

Paleoilustraciones del autor Mauricio Antón

En el Centro El Campillo se pueden observar réplicas de algunos restos fósiles encontrados en los yacimientos paleontológicos tanto del Parque Regional del Sureste como del resto de la Comunidad de Madrid. Entre ellas, destacan el cuerno de un uro, Bos sp., bovino de gran tamaño, la mandíbula con dientes de leche de un mastodonte fósil, Gomphotherium angustidens, el cráneo de un rinoceronte sin cuernos Alicornops simorrense y las protuberancias craneales de la jirafa de tres cuernos Triceromeryx pachecoi.

exposición fósiles

Vitrina con réplicas de varios restos fósiles, Centro El Campillo

Si deseas observar los restos fósiles auténticos, los puedes visitar en el Museo Arqueológico Regional y el Museo Arqueológico Nacional.

Bibliografía:

Cuezva S., Elez J., Polonio I. “Estudio de inventario: valoración y ordenación de entorno geológico y paleontológico del Parque Regional del Sureste”. (Consulta: 25/11/2014).

Mazo A. V. (1995) Elephas antiquus (Proboscidea, Mammalia) en el Pleistoceno Medio de Ciempozuelos (Madrid) Estudios Geol., 51: 69-73. (Consulta: 27/11/2014).

Museo Arqueológico Regional de la Comunidad de Madrid  http://www.madrid.org/cs/Satellite?pagename=Museos%2FPage%2FMUSE_home&language=es (Consulta: 20/11/2014).