El Tejón (Meles meles) y sus rastros.

En nuestras caminatas por el bosque mediterráneo, aparecen a nuestro alrededor decenas de rastros, huellas y señales, que nos indican la diversidad de fauna que nos rodea. En la Península Ibérica, uno de los animales más curiosos, desconocidos y difíciles de ver es el tejón, Meles meles.

Perteneciente a la familia de los mustélidos, es decir, primo hermano y con las mismas características que comadrejas, urones, martas…, aunque más corpulento y rechoncho. Su morfología se caracteriza por tener la cola corta, el cuerpo más largo que alto, la cabeza alargada de forma triangular. Las patas cortas anteriores muy poderosas, semiplantígradas, las garras no retráctiles con las que escarba, dejando unas características señales con las uñas fáciles de reconocer.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Utiliza madrigueras subterráneas (tejoneras) muy llamativas, escavadas con las garras anteriores. Éstas tienen un número variado de bocas dependiendo de la antigüedad y del número de individuos, pueden llegar hasta 26 bocas. Se distribuyen en una amplia red de túneles y habitaciones de 2 tipos, unas grandes tapizadas de hierba para dormir de día y otras pequeñas que se usan de letrinas; la tejonera principal se usa como zona de cría.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los límites de los territorios se marcan con excrementos depositados en las letrinas (agujeros descubiertos de unos 20 cm de diámetro y 5 ó 10 de profundidad, que excavan con sus garras). Los excrementos son similares a los excrementos de un perro a veces cilíndricos, muy oscuros con un olor a almizcle con un toque dulzón no desagradable.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Se alimentan de lombrices, insectos, anfibios, vegetales (destacan las bellotas de encina, bayas silvestres…), micromamiferos y conejos. Se adaptan al alimento más abundante de la zona y sus salidas son nocturnas, teniendo mayor actividad después de la puesta del sol y volviendo antes de amanecer. Así que será muy dificil que los veamos de día.

Así que ya sabes, en tus caminatas, ¡fíjate bien! porque cuando menos te lo esperes puedes encontrar sus rastros, los límites de sus territorios…, y puede que te lo encuentres en algún paseo nocturno.

Fuente:

Guía de campo de mamíferos de España, volumen I.

https://genettagenetta.blogspot.com/2013/02/tejon-meles-meles.html

http://www.secem.es/wp-content/uploads/2014/08/17_Meles_meles_web.pdf

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s