Avefría europea (Vanellus vanellus)

De todas las especies de aves limícolas, seguramente la especie más fácil de identificar sea el avefría (Vanellus vanellus) la cual tenemos la suerte de tener en la superficie del Parque Regional del Sureste.

Al igual que especies como el petirrojo, podemos verla en la Península Ibérica durante todo el año, pero es más fácil hacerlo en invierno ya que su población aumenta con la llegada de individuos procedentes de Europa central y occidental a partir del mes de noviembre. La presencia de estos individuos invernantes, que permanecerán hasta el mes de marzo en nuestras latitudes, nos avisa de la llegada del frío (de ahí su nombre común Avefría y su nombre científico derivado del latín vannus, que aventa).

Ejemplar de avefría con su característico patrón de coloración.

De mediano tamaño (30 cm de longitud, 70 cm de envergadura, 250 gr de peso) y pico corto, la facilidad en su identificación radica en la cresta de finas plumas negras al final de su cabeza; su vientre y cara blancos; su píleo, frente, garganta y banda pectoral de color negro, y sus alas amarronadas con iridiscencias verdosas de las partes superiores en las mismas. En vuelo se aprecian sus alas largas y redondeadas de color blanco y negro.

Grupo de avefrías descansando en un islote en medio de un terreno inundado.

Especie gregaria, su dieta se compone fundamentalmente de invertebrados terrestres (milpiés, arañas, insectos, moluscos,…) que complementa ocasionalmente con algún pequeño vertebrado (ranas o peces) y algo de materia vegetal (semillas o gramíneas).

Su época de cría comienza en mayo con la puesta de cuatro huevos depositados en una leve depresión a veces cubierta con material vegetal. Tras una incubación de casi un mes, nacen unos pollos capaces de desplazarse y alimentarse por si mismos nada más salir del huevo que en 40 días habrán completado su desarrollo.

Habita preferiblemente herbazales, llanuras encharcables y áreas pantanosas. Sin embargo, muchos de estos hábitats han sido degradados o transformados por el ser humano (desecación, canalización de aguas, intensificación agrícola, graveras,…) por lo que han tenido que adaptarse a ambientes antropizados como pastizales o dehesas. Otras amenazas son la intensificación de la actividad ganadera en sus zonas de cría, los incendios y la depredación por parte de perros, ratas y córvidos.

Fuentes:

Sociedad Española de Ornitología

www.vertebradosibéricos.com

“Guía de la Naturaleza en el Parque Regional del Sureste”. Grupo NAUMANI. 2005.

“Guía de campo de las aves de España y Europa”. Rob Hume. Ediciones Omega. 2002.

Garza imperial (Ardea purpurea)

De entre las más de 120 especies de aves presentes en el Parque Regional del Sureste, una de las más llamativas por su tamaño, sus colores y su majestuosidad es, sin duda alguna, la garza imperial. Esta especie pertenece a la familia Ardeidae en la cual hay incluidas más de 70 especies. No solo otras especies de garzas (garza real, garza azulada,…) sino también sus parientes: garcetas, garcillas, martinetes y avetorillos. Todos ellos se caracterizan por ser aves zancudas de patas, picos y cuellos largos en relación a su cuerpo y por vivir cerca de núcleos de agua ya sea dulce o salada.

garza.en.el.agua

Individuo de garza imperial recorriendo las zonas menos profundas de nuestra laguna.

La garza imperial mide unos 70-90 cm de longitud y tiene una envergadura de 110-145 cm llegando a pesar hasta 1,2 kg. Sin casi dimorfismo sexual (la única diferencia es que las hembras son un poco más pequeñas) viste colores grises y púrpuras en su espalda, oscuros en el píleo de su cabeza de la que salen un par de plumas oscuras y largas, castaños con bandas blancas y negras en el cuello y vientre oscuro. Cazadora al acecho, aunque a veces lo hace de forma mas activa, se alimenta  principalmente de peces que complementa con anfibios, insectos y micromamíferos. Aunque caza en solitario, nidifica en colonias en el carrizal poniendo entre 4 y 5 huevos color azul verdoso por puesta.

garza.con.lagarto.en.pico

Garza imperial con un lagarto recién capturado.

Las especies con las que puede confundirse en el Campillo son: la cigüeña y la garza real. Para diferenciarla de la primera, hay que fijarse en su cuello mientras vuela ya que,  como el resto de ardeidas, vuela con el cuello encogido en forma de S. Para no confundirla con la segunda hay que fijarse en los colores ya que la garza imperial es más oscura que la garza real (y un poco más pequeña, aunque eso es más difícil de observar). Además, si vienes en invierno, a la que verás es a la garza real ya que la garza imperial es una especie estival, es decir, solo pasa con nosotros la primavera y el verano.

comparacion.garza.real.e.imperial

Diferencias morfológicas entre la garza imperial (izquierda) y la garza real (derecha).

Se estima que en España hay una población de unas 2.000 parejas, viviendo más de la mitad de ellas en las marismas del Guadalquivir y en el delta del Ebro, de las que tan solo unas 26-28 en el Parque Regional del Sureste. Incluida en la categoría de “Preocupación menor” en el Libro Rojo de las Aves de España y en la “De interés especial” en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas, sus principales amenazas son: la alteración de su hábitat, las sequías y el uso indiscriminado de plaguicidas.

Bibliografía:

SEO Birdlife

Guía de la Naturaleza en el Parque Regional del Sureste. Grupo NAUMANNI. 2005