Plantas medicinales en el Huerto Caracol

Bienvenidos a la quinta edición acerca de las plantas medicinales de la huerta Caracol en nuestro blog. En artículos anteriores hemos hablado de la hierba callera, gayuba, tanaceto, culantrillo del pozo, uva de gato, romero, abrótano hembra y tagete. En esta ocasión haremos mención de dos plantas muy conocidas, pero cuyas características curativas puede que os resulten sorprendentes: el orégano y la salvia.

bancal de aromáticas

Bancal de aromáticas de la huerta Caracol en el mes de febrero.

 

Salvia (Salvia officinalis): Esta planta es un arbusto de la familia de las labiadas, de aproximadamente medio metro de altura, cuyas hojas color turquesa grisáceo tienen la superficie lanceolada y aterciopelada, sobre todo en el envés, gracias a la presencia de pelos en las mismas. Sus flores, bilabiadas,  son azules o violetas y se agrupan en el extremo del tallo.

salvia caracol

Ilustración de Salvia officinalis.

 

La salvia, también conocida como savia, selima o salima fina, es una planta tremendamente aromática con olor ligeramente alcanforado y sabor amargo variable dependiendo de la variedad. Su nombre proviene del latín salvare que significa curar o salvar. Esto se debe a que ya en la época romana se consideraba como una hierba sagrada muy beneficiosa para la salud. Esta creencia se ha extendido en el tiempo, hasta el punto de que en el siglo XIII una sentencia de la Escuela de Salerno dictaminó: Cur moriartur homo cui salviacrescit in horto? Contra vim mortis non est medicamen in hortis. Es decir: ¿De qué podría morir el hombre que tenía salvia en el huerto? Contra el poder de la muerte no hay planta que valga. Incluso a día de hoy ha perdurado una variante de dicha sentencia en el saber popular: Tiene salvia en el huerto…¡Y el niño muerto!.

En la actualidad, aún se sigue considerando una importante hierba curativa, ya que goza de innumerables propiedades entre las que se incluyen: estimulante, tónica, digestiva, diurética, antiespasmódica, febrífuga, antiséptica, antisudoral, hipoglucemiante, emenagoga, resolutiva y vulneraria.

Orégano (Origanum vulgare): Esta aromática es una planta herbácea, perenne y rastrera que se alza en tallos verticales durante su floración. Sus hojas romboides y pilosas nacen por pares enfrentados desde el mismo nudo, dando aspecto de rosetón visto desde el ápice. Sus flores, que surgen en época estival, se presentan en un ramillete y son rosas y envainadas por hojas rojas.

También se conoce como mejorana silvestre o díctamo, y se creía adelgazante y digestiva, pero se decía que en el huerto asociaba muy mal con la berza.

 

 

Se puede recolectar durante su floración y se conserva seco. En la actualidad, se conocen sus cualidades estimulantes, digestivas y diuréticas. Su aceite esencial se utiliza para afecciones respiratorias. También tiene propiedades antisépticas para tratar quemaduras y otras lesiones. Además se usa como condimento, en perfumería y en la elaboración de algunos licores.

 

Bibliografía y recursos:

-“El huerto ecológico en macetas. Manual de horticultores urbanos.” Hortensia Lemaître y José T. Gállego (Integral).

-“El huerto urbano: Plantas aromáticas. Manual de cultivo de plantas medicinales y aromáticas en balcones y terrazas” Josep Mª Vallés (Ediciones de Serbal).

-“El ABC del huerto” Rosem Le Page y Gerard Meudec (Susaeta).

-“Plantas Medicinales. El Dioscórides renovado.” Pío Font Quer (Península).

http://www.enciclonet.com

https://www.botanical-online.com

Plantas medicinales en el Huerto Caracol (III)

 

Volvemos con la tercera parte de la plantas medicinales que podemos encontrar en el Huerto Caracol. Ya hablamos, en anteriores entradas, del tanaceto, el culantrillo de pozo, la hierba callera y la gayuba, así que hoy nos centraremos en una nueva pareja.

  • Uva de gato (Sedum album)

Esta discreta planta pertenece a la familia de las crasuláceas, que se llaman así por la crasitud de sus hojas, es por ello que sus hojas constituyen reservas de agua y les permiten resistir periodos prolongados de sequía en suelo y aire. Es una planta perenne que florece desde junio hasta bien entrado el verano, dando unas flores blancas o rosáceas, en ocasiones con toques púrpuras. Se suele encontrar en suelos secos, sobre las rocas, aunque no es raro verla también en muros o tejados a pleno sol, desde el nivel del mar hasta los lejanos 2400 metros. Se da en zonas soleadas con temperaturas moderadas, aunque soporta bien las fuertes variaciones de temperatura. Se expande por toda la Península Ibérica, además de por Europa y algunas zonas de Asia.

La uva de gato tiene propiedades astringentes y refrescantes que se aprovechan al beber su zumo con agua con azúcar ( por su sabor). También se considera detersoria porque limpia y ayuda a cicatrizar las llagas y úlceras, aplicando externamente un cataplasma.

No confundir con la conocida como uña de gato (Uncaria tomentosa), también con propiedades medicinales, es una planta trepadora procedente de Perú.

Sedum

Uva de gato en el Huerto Caracol

  • Romero (Rosmarinus officinalis)

Seguro que esta planta no es ninguna novedad ni para vuestros ojos, ni para vuestro olfato, ni seguramente, para vuestro tacto y gusto. El romero, por todo el mundo conocido, es un arbusto aromático, perenne que florece durante casi todo el año, con unas flores de tonalidades azuladas. Crece en las laderas y collados bajos, en terrenos calcáreos, generalmente acompañando a la encina y en los matorrales subsiguientes a su destrucción; desde el nivel del mar hasta 1500 metros. Muy extendida por toda la Península Ibérica, escasea en las regiones del norte y noroeste, sin embargo se encuentra también en las Islas Baleares.

Varios son los refranes que hablan de esta extendida planta, entre ellos el dicho catalán: “De flors de romaní i noies per casar, tot l’any y n’hi ha” que viene a decir que “flores de romero y chicas para casarse hay todo el año” o el conocido refrán: “De las virtudes del romero se puede escribir un libro entero“, y es que a esta la planta se le atribuyen propiedades estimulantes, antiespasmódicas, diuréticas y como colagogo. Externamente se usa como vulneraria, contra dolores articulares, y para tonificar el cuerpo tras esfuerzos físicos, con la elaboración del famosos también alcohol de romero. A parte, se usa para lavar llagas y heridas. También se ha usado en el tratamiento de la ictericia.

El romero tiene varios componentes, pero el más importante, a parte de una pequeña cantidad de resina, es la esencia de romero, que se obtiene de las hojas y extremos floridos en cantidades variables según las localidades en que se cría y la época del año en que se recolecta.

Por supuesto, el romero cuenta con otros variados usos gracias a sus propiedades aromáticas, pero esos los dejamos para otro momento.

romero

Romero en el Huerto Caracol

Bibliografía