Lagarto ocelado (Timon lepidus)

Una de las especies de reptil más popular y conocida que podemos encontrar entre el bosque de ribera y bosque mediterráneo, márgenes de cultivos, o en los cortados yesíferos del Parque Regional del Sureste es el mayor lagarto de Europa. Un lagarto que puede alcanzar los 70 cm desde la cabeza hasta la punta de la cola y cuyo nombre científico es Lacerta lepida, aunque recientemente se le conoce también como Timon lepidus.

Tiene una cabeza grande y triangular, patas gruesas y fuertes, garras largas y curvadas. La coloración y el diseño varían con la edad, el sexo y la procedencia geográfica, pero en rasgos generales, es de color verde, con abundantes manchas amarillentas y negras, aunque algunas veces también puede llegar a ser de color gris o marrón, en especial la cabeza y la cola en las hembras. En los costados presenta unas manchas de forma redondeada, llamadas ocelos, siendo de mayor tamaño en los machos y más marcados en época de celo. Los jóvenes tienen manchas blancas o amarillo claro y ocelos azules en los flancos, siempre suelen estar rodeadas de escamas más oscuras que el resto.

Lagarto_ocelado

Lagarto ocelado joven

Habita en el noroeste de Italia, el sur de Francia y en la mayor parte de la Península Ibérica, excepto en las zonas más húmedas de la cornisa cantábrica y en las áreas de alta montaña. Como ya hemos comentado, lo encontramos en gran variedad de entornos, pero siempre elige los rincones más cálidos y soleados.

Distribución lagarto ocelado

Mapa de distribución del lagarto ocelado. Fuente: Atlas y Libro Rojo de los Anfibios y Reptiles de España

La mejor época para verlo es en primavera, cuando despierta de su larga siesta invernal. Presenta actividad diurna y se mueve con gran rapidez entre la vegetación, incluso puede trepar los árboles. Suele refugiarse bajo piedras, en agujeros de muros, en madrigueras que cava él mismo o que han sido abandonadas por conejos y roedores, y particularmente, le gusta mucho estar en la compostera de nuestro Huerto Caracol.

ocelado

Lagarto ocelado

Se alimenta de diferentes tipos de insectos, sobre todo escarabajos, y algunos frutos como la zarzamora. Los vertebrados solo suponen una parte insignificante de la dieta de algunos ejemplares adultos.

Las parejas de lagartos ocelados permanecen unidas todo el año y son muy territoriales. El apareamiento resulta bastante violento pues el macho y la hembra se muerden entre sí. La hembra realiza excavaciones para preparar el nido en el que posteriormente hará una única puesta al año y el número de huevos varía entre 7 y 25, dependiendo, en buena medida, del tamaño de la hembra. Hacia el final del verano nacen las crías que tardan unos tres años en conseguir la madurez sexual.

Las rapaces son su principal depredador, siendo también alimento para otras especies, como las cigüeñas, las garzas o incluso los alcaudones. Aunque no es una presa fácil, ya que es rápido, ágil y tiene fuertes uñas y potentes mandíbulas, ademas utiliza la maniobra de distracción de “abandonar la cola”, con la capacidad de regenerarla a razón de dos milímetros diarios.

El lagarto ocelado es una de las piezas fundamentales dentro del ecosistema. Por esto es muy importante proteger las poblaciones y el medio donde viven estos reptiles de amenazas, como por ejemplo, la sustitución de los campos de cultivo por urbanizaciones. ¿Cómo podemos ayudar nosotros en la conservación de esta especie? Pues con sencillos gestos como no mover las rocas de su sitio, puesto que podrían ser lugares que utilice como refugio; o si vas en bicicleta circular con precaución para evitar atropellos.

Fuentes:

  • Enciclopedia virtual de los Vertebrados Españoles (Sociedad de Amigos del MNCN – MNCN – CSIC)
  • Guía de fauna del Parque Regional del Sureste
  • Fauna ibérica
  • Guadarramistas Editorial

Culebra de escalera

Seguramente la especie de ofidio más común en los alrededores de nuestro centro, y dentro del Parque Regional del Sureste, sea la culebra de escalera (Rinechis scalaris). Aunque en el otoño y el invierno es muy difícil de ver debido a las bajas temperatura, en verano es muy común cruzarse con ella en el camino que rodea la laguna de El Campillo.

culebra.escalera.adulto

Ejemplar adulto atravesando la senda que recorre la laguna de El Campillo.

Esta culebra debe su nombre a la presencia de un dibujo en forma de escalera en la parte dorsal de los individuos juveniles que los caracteriza y diferencia. Esta escalera se pierde cuando el individuos crece quedando en el individuo adulto dos franjas dorsolaterales que recorren el cuerpo del animal longitudinalmente.

culebra.escalera.juveneil

Indiviuo juvenil en el que se observa el dibujo de la escalera.

De pupilas redondas es una especie ovípara ocurriendo las cópulas al comienzo de la primavera. La puesta, de unos 4 a 14 huevos, se realiza en julio produciéndose la eclosión en el mes de octubre. Sus colores pardos, marrones o amarillos le permiten confundirse bien entre los terrenos que habita (cortados yesíferos,  encinares y bosque de ribera) en donde busca sus presas al atardecer y primeras horas de la noche (pequeños animales, mamíferos en su mayoría) a las cuales mata abrazándolas o engulléndolas ya que, como el resto de culebras que habitan en el Parque Regional del Sureste, carece de veneno. Al ser buena trepadora también puede predar algún nido.

escamas.culebra.escalera.juveneil

Detalle de las escamas que recubren el cuerpo de la culebra.

Es una especie bastante común que habita toda la Península Ibérica salvo la región cantábrica. Catalogada en por la UICN bajo la categoría de preocupación menor sus principales amenazas son: la tala de sotos y los atropellos en carretera.

lengua.culebra.escalera.juveneil

Juvenil de culebra de escalera.

Bibliografía:

www.vertebradosibericos.com

Atlas y Libro Rojo de los Anfibios y Reptiles de España

UICN

Guía de la Naturaleza en el Parque Regional del Sureste. Grupo NAUMANNI

Galápago de Florida

En la actualidad, uno de las amenazas más importantes para la biodiversidad es la presencia de especies exóticas invasoras. Lamentablemente nuestro Parque Regional del Sureste no es ajeno a este problema ya que en su superficie podemos encontrar cotorras, mapaches, ailantos, visón americano, cangrejo rojo americano y la especie que en esta entrada nos ocupa: el galápago de Florida.

Diapositiva2

Ejemplar de Trachemys scripta elegans, o galápago de orejas rojas, soleándose en un tronco entre el carrizo de un humedal del Parque Regional del Sureste.

Este galápago, cuyo nombre científico es Trachemys scripta, es originario de América del Norte, llega a vivir unos 20-30 años y en su tamaño adulto alcanza unos 30 centímetro de largo (aunque puede llegar a los 40). Son animales omnívoros (insectos, larvas, lombrices, caracoles, moluscos, peces, anfibios, vegetales) capaces de alimentarse incluso de carroña, siendo la dieta carnívora la principal en individuos jóvenes añadiendo progresivamente una mayor proporción de alimento vegetal en su alimentación según van creciendo.

Diapositiva3

Galápago nadando en las aguas de la laguna de El Campillo.

La pregunta es: siendo originario de América del Norte, ¿cómo ha llegado hasta el Parque Regional del SuresteEl galápago de Florida fue una de las mascotas más populares en España en las décadas de los ochenta y noventa. ¿Qué niño de aquella época no tuvo una en su casa? Pues eso pasó y en muchas casas había un Galápago de Florida de pequeño tamaño. El problema llegó cuando el animal, comprado con unos poco centímetros de largo, alcanzaba un tamaño considerable y ya no era tan fácil mantenerlo en casa. Era cuando la gente no podía hacerse cargo del animal y por eso, convencidos de que se actuaba de la mejor manera posible, fueron liberándolos en el medio natural porque: ¡qué mejor lugar para que viva un animal que la propia naturaleza! Y en eso no les faltaba razón, pero no eran conscientes de que se les liberaba en un ecosistema en equilibrio del que no formaba parte.

arocha

Galápagos alóctonos de diferentes especies en la estación de Atocha.

Gracias a la gran capacidad de adaptación y a su voracidad, muchos de estos individuos liberados sobrevivieron, se adaptaron y comenzaron a reproducirse en la naturaleza española. Surgió así un nuevo competidor para las especies de galápagos autóctonos de España (con una tasa de reproducción mucho mas elevada y con una madurez sexual mas precoz) que las desplazó a peores lugares, reduciendo sus posibilidades de alimentarse y aparearse.

Lamentablemente, aunque es la especie más conocida, no es la única ya que, además de las subespecies de Trachemys scripta (T.s. elegans, el galápago de orejas rojas, y T.s. scripta, el galápago de orejas amarillas), se introdujeron otras especies que también se comercializaron.

galapagos_identificacion_gr

Especies de galápagos invasores en España. a) Trachemys scripta elegans b) Trachemys scripta scripta c) Graptemys pseudogeographica d) Pseudemys nelsoni. Fuente: Consejería Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía.

En el Parque Regional del Sureste puede verse en muchos lugares, entre otros, en las orillas de las lagunas y los ríos, nadando en el agua o soleándose encima de un tronco. Por eso, en las sendas que organizamos desde nuestro centro, cuando logramos observarlas, aprovechamos para promover un mascotismo responsable, animar a la adopción como mejor opción y trabajamos para informar a la gente sobre el problema que supone la suelta incontrolada de estas especies.

Diapositiva4

Ejemplar de Trachemys scripta scripta, o galápago de orejas rojas, soleándose en un tronco entre el carrizo de un humedal del Parque Regional del Sureste.