Garcilla bueyera (Bubulcus ibis)

Con la finalización del verano los carrizos de nuestra Laguna Campillo se llenan al atardecer de Garcillas bueyeras (Bubulcus ibis). Esta pequeña garza es la menos acuática y es especialista en acompañar a grandes animales para picar los insectos que levantan del suelo, por eso la vemos de manera frecuente junto a vacas, bueyes, ovejas…De ahí el nombre de “bueyera”.

F112_Dibujo_01

Fuente: SEO/Birdlife

Esta ave se reconoce por su característico color blanco, casi sin diferencias entre la hembra y el macho. Tiene el cuello, las patas y el pico cortos y son de color anaranjado intenso. Cuando el individuo adulto se encuentra en época nupcial, se pueden apreciar tonos anaranjados y ocres en el píleo, la nuca, el pecho y la espalda. En vuelo es muy blanca y tiene la forma compacta de las garzas. Utiliza como dormideros grandes árboles cercanos a los ríos e incluso carrizales.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Esta ave es residente en la península ibérica, aunque puede realizar grandes desplazamientos en torno a las colonias de cría. Es una experta en colonizar nuevos territorios, ya que en los últimos años su área de cría se ha extendido. La subespecie que habita en nuestro país es ibis, con distribución africana, europea y americana.

La garcilla bueyera es poco exigente en cuanto a su alimentación ya que se adapta a lo que dispone, aunque en su dieta predominan los insectos como saltamontes, langostas, chicharras, libélulas… Puede comer también pequeñas lagartijas, anfibios y micromamíferos. Es frecuente verlas en vertederos, junto a los tractores cuando aran o junto a ganado bovino.

En época de reproducción se puede juntar con otras garzas o cigüeñas. Sus colonias de cría pueden estar formadas por miles de parejas. Ubica sus nidos en árboles en la vegetación más próxima al agua o incluso alejadas de las masas de agua. Realizan la puesta entre mayo y finales de junio, que puede variar de 3 a 9 huevos, siendo lo más común 4 huevos. Tanto el macho como la hembra son los encargados de incubar los huevos. Una vez pasados los 20 días ya se puede ver a los pollos por las ramas cercanas al nido.

Si aún no las conoces, puedes acercarte a nuestra Laguna Campillo coger tus prismáticos y…¡A disfrutar!

 

Fuentes consultadas:

  • https://www.seo.org/ave/garcilla-bueyera/
  • Guía de bolsillo. Aves. Autores: Jonathan Elphic; John Woodward
  • Aves de España. Descubrir la naturaleza. Autores: Eduardo de Juana; Juan M.Varela. SEO Birdlife.

Herrerillo Común (Cyanistes caeruleus)

Uno de los paseriforme de pequeño tamaño (no mayor de 12 cm de longitud), muy común en nuestros bosques pero de una belleza incomparable es el herrerillo común. Como podéis observar en la imagen, este herrerillo presenta una llamativa coloración azul verdosa en el dorso y amarilla en el pecho y vientre, con las mejillas blancas y un dibujo azul cobalto oscuro en forma de boina y perfilando desde los ojos hasta la perilla. Suele presentar una lista central negra que destaca sobre el vientre amarillo.

HerrerilloBlog

Ejemplar introduciendo material para construir el nido en una de nuestras cajas nido.

Esta ave emite trinos muy variables, que en ocasiones pueden confundirse con los del carbonero común, aunque resultan un tanto más apagados. Su canto principal es un silvido martilleante (tiiiii-tiiii-tutututu) mientras que los reclamos y alarmas alternan sonido más chasqueantes.

El Cyanistes caeruleus se puede observar durante todo el año en la Península Ibérica, su población es abundante y se encuentra en auge (según estudios del CSIC desde 1998 a 2006). Su hábitat más frecuente son los sotos y dehesas, prefiere bosques frondosos  para la nidificación y huecos de árboles, por lo que es una de las especies beneficiarias de la instalación de cajas nido. Es una especie sedentaria, sin grandes migraciones de población y tiende a evitar los bosques oscuros de coníferas. Estas migraciones, se dan debido a la necesidad de alimento ya que su alimentación se basa principalmente en insectos, aunque también puede comer frutos, brotes y semillas. En nuestro Parque Regional del Sureste lo podemos encontrar principalmente en el ecosistema de bosque de ribera y, con menos afluencia, en la Dehesa El Carrascal (ecosistema de bosque mediterráneo) y los carrizales del ecosisitema de humedal.

herrerillo

Herrerillo en los alrededores de nuestro centro.

El herrerillo suele generar una única puesta anual, aunque en ocasiones pueden producirse dos. Ésta es incubada enteramente por la hembra y suele constar de 6 a 12 huevos blancos con moteado rojo durante unas dos semanas. Los polluelos tardan aproximadamente tres semanas en echar a volar y alcanzar su independencia.

Puesta herrerillo

Puesta herrerillo por Sergio Martínez Nebreda (Fuente: Seo Montícola)

Para despedirnos os dejamos con una curiosidad acerca de la etimología de algunos de sus nombres vernáculos: Herrerillo, Herrero, Herreruelo, Calderero  que se cree que hacen referencia al canto de este ave se asemeja al ruido que produce el martillo del herrero al golpear con el yunque.

Bibliografía y otras fuentes:

-“ENCICLOPEDIA VIRTUAL DE LOS VERTEBRADOS ESPAÑOLES”
(Sociedad de Amigos del MNCN – MNCN – CSIC).

https://www.canto-pajaros.es

http://www.seomonticola.org

-https://www.seo.org

-“Guia de bolsillo. AVES” Jonathan Elphick y John Woodward (Ediciones OMEGA).

-“Aves de España” Eduardo de Juana, Juan M. Varela (Ed. Lynx).

Pájaro moscón (Remiz pendulinus)

Durante el invierno,  los árboles de las riberas de los ríos y lagunas del Parque Regional del Sureste, se encuentran desprovistos de sus hojas, y con ello quedan al descubierto unas curiosas estructuras, los nidos de pájaro moscón (Remiz pendulinus).

Pajaro-moscon

Este diminuto y discreto pajarillo se reconoce fácilmente por la llamativa máscara facial negra, algo menos patente en la hembra y grisácea en los juveniles, que resalta vivamente sobre la coloración blanco-grisácea de la cabeza y se prolonga desde la zona baja de la frente hasta la región auricular. Su dorso es castaño, aunque las partes inferiores, tanto de las alas como de la cola son ocres.

Vive con preferencia durante la época de la cría en riberas arboladas, en especial donde abunden los álamos blancos, Populus alba, que parece ser su árbol favorito para la nidificación. Se le puede ver durante todo el año aunque con más facilidad durante la época de cría, primavera y verano. Esta ave se alimenta de insectos, arañas y en ocasiones de semillas.

PMosconSEONido

Macho de pájaro moscón en el nido. Fuente: SEO/Birdlife.

Lo más característico de este ave es su nido, utiliza el “algodón” de los chopos principalmente y de otras plantas junto con otras fibras vegetales para construir su nido. Se trata de uno de los nidos más complejos de nuestras aves ibéricas. Tiene forma de globo que pende de las ramas de los árboles, posee una abertura en forma de tubo por la que se accede al interior del nido.

Si quieres conocerlo puedes venirte con tus prismáticos para intentar verlo en los alrededores de nuestra laguna y jugar a localizar sus nidos 😀 ¡Te esperamos!

Garza imperial (Ardea purpurea)

De entre las más de 120 especies de aves presentes en el Parque Regional del Sureste, una de las más llamativas por su tamaño, sus colores y su majestuosidad es, sin duda alguna, la garza imperial. Esta especie pertenece a la familia Ardeidae en la cual hay incluidas más de 70 especies. No solo otras especies de garzas (garza real, garza azulada,…) sino también sus parientes: garcetas, garcillas, martinetes y avetorillos. Todos ellos se caracterizan por ser aves zancudas de patas, picos y cuellos largos en relación a su cuerpo y por vivir cerca de núcleos de agua ya sea dulce o salada.

garza.en.el.agua

Individuo de garza imperial recorriendo las zonas menos profundas de nuestra laguna.

La garza imperial mide unos 70-90 cm de longitud y tiene una envergadura de 110-145 cm llegando a pesar hasta 1,2 kg. Sin casi dimorfismo sexual (la única diferencia es que las hembras son un poco más pequeñas) viste colores grises y púrpuras en su espalda, oscuros en el píleo de su cabeza de la que salen un par de plumas oscuras y largas, castaños con bandas blancas y negras en el cuello y vientre oscuro. Cazadora al acecho, aunque a veces lo hace de forma mas activa, se alimenta  principalmente de peces que complementa con anfibios, insectos y micromamíferos. Aunque caza en solitario, nidifica en colonias en el carrizal poniendo entre 4 y 5 huevos color azul verdoso por puesta.

garza.con.lagarto.en.pico

Garza imperial con un lagarto recién capturado.

Las especies con las que puede confundirse en el Campillo son: la cigüeña y la garza real. Para diferenciarla de la primera, hay que fijarse en su cuello mientras vuela ya que,  como el resto de ardeidas, vuela con el cuello encogido en forma de S. Para no confundirla con la segunda hay que fijarse en los colores ya que la garza imperial es más oscura que la garza real (y un poco más pequeña, aunque eso es más difícil de observar). Además, si vienes en invierno, a la que verás es a la garza real ya que la garza imperial es una especie estival, es decir, solo pasa con nosotros la primavera y el verano.

comparacion.garza.real.e.imperial

Diferencias morfológicas entre la garza imperial (izquierda) y la garza real (derecha).

Se estima que en España hay una población de unas 2.000 parejas, viviendo más de la mitad de ellas en las marismas del Guadalquivir y en el delta del Ebro, de las que tan solo unas 26-28 en el Parque Regional del Sureste. Incluida en la categoría de “Preocupación menor” en el Libro Rojo de las Aves de España y en la “De interés especial” en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas, sus principales amenazas son: la alteración de su hábitat, las sequías y el uso indiscriminado de plaguicidas.

Bibliografía:

SEO Birdlife

Guía de la Naturaleza en el Parque Regional del Sureste. Grupo NAUMANNI. 2005

Grulla común (Grus grus)

Hace unos días os habréis dado cuenta de un canto que nos acompañaba en nuestro día a día, se trata de las grullas (Grus grus) que en su largo viaje no paran de deleitarnos con su ruidoso trompeteo y su característica formación en forma de V. En la última semana de octubre y primeros de noviembre las grullas atraviesan Europa llegando a España y Norte de África donde permanecen hasta marzo, fecha en la que emprenden el camino de vuelta hacia sus zonas de cría.

Imagen1

Bandada de grullas en formación

Es un ave grande y esbelta, con una envergadura de 180 a 222 cm; de patas y cuello largos y de coloración general gris ceniza. La cabeza y el cuello son negros, destacando una mancha de color rojo en el píleo (parte superior de la cabeza) y una franja blanquecina a ambos lados. El pico, bastante largo y apuntado, tiene una tonalidad gris verdosa. Los jóvenes presentan un color parduzco y carecen del diseño característico de la cabeza.

Grulla dibujo SEO

Dibujo de una grulla donde se aprecia el patrón de coloración de un ejemplar adulto.    Fuente: http://www.seo.org

Se alimenta principalmente de raíces, tubérculos, frutos, hojas y semillas, dieta que se ve complementada con insectos, arácnidos o lombrices sobre todo durante el desarrollo de los pollos. Cada año, a principios de primavera las grullas comienzan su ritual de cortejo (vídeo realizado por Carlos de Hita) que consiste en una serie de movimientos, saltos y danzas que realizan ambos sexos.

 

Finalizado el cortejo, la pareja busca un lugar adecuado entre la vegetación palustre para emplazar su nido. La puesta, en el mes de mayo, suele ser de dos huevos incubados por ambos progenitores durante un mes. A los 70 días, los pollos comienzan a practicar sus primeros vuelos y toda la familia permanecerá unida durante la migración y todo el invierno, hasta la nueva época de cría.

pasilloyarbol2

Exposición itinerante “1000 grullas para la paz” en el Centro El Campillo.

Este ave majestuosa tiene gran simbolismo y significado en muchas culturas. En la cultura japonesa, la grulla es símbolo de honor y lealtad. A lo largo de todo el Lejano Oriente es considerada un pájaro de buen augurio y su figura con la técnica de “origami” representa la paz y la esperanza.

 

Fuentes: 

 

Golondrina daúrica

Con el fin del verano y la llegada del otoño, el Parque Regional del Sureste no sólo cambia de colores, sino también de especies de aves. Una de las especies de aves que podemos ver volando en los alrededores del campillo desde marzo hasta octubre, procedente de sus zonas de invernada en África, es la golondrina daúrica (Cecropis daurica), que en estas fechas comienza su camino hacia el sur. Con una longitud de 17 cm y una envergadura de 33 cm, esta especie de la  familia Hirundinidae, nativa de África y Asia (en donde aún existen poblaciones sedentarias), empezó a venir a España a principios del siglo XX.

Golondrina.daurica.posada

Ejemplar de golondrina daúrica posada en una de las vallas de nuestro centro.

Muy parecida a la golondrina común, su diferencia más llamativa con esta especie es la ausencia de babero rojo. Su pecho es de color blanco y el dorso y el píleo azules. Sus alas, largas y puntiagudas, y su cola, larga y ahorquillada, son negras al igual que sus cortas patas. Por su parte, la nuca es naranja y el obispillo presenta una franja blanca y otra naranja. No presenta dimorfismo sexual, por lo que el macho y la hembra son iguales.

lucha.entre.individuos.golondrina.daurica

Dos machos luchando por el territorio de nidificación.

Su dieta se basa en el consumo de pequeños insectos como moscas, mosquitos, hormigas voladoras, avispas, chinches y escarabajos que captura gracias a su pico ancho y corto mediante vuelos acrobáticos de persecución. Cuando se le ve cazar es común verla hacerlo junto a otras especies similiares como aviones, vencejos y la golondrina común.

golondrina.sobrevolando.campillo

Ejemplar de golondrina daúrica sobrevolando los alrededores de nuestro centro.

Su nido es bastante característico y fácil de identificar debido a su forma de cuenco con un túnel de entrada. Construido con barro por ambos miembros de la pareja, suelen ser reparados y reutilizados durante varios años al ser fieles a sus lugares de cría. Aunque nidifica en enclaves naturales también suele hacerlo bajo puentes o edificios. El periodo de cría se inicia a mediados de abril y finaliza en septiembre llegando a poner entre 3 y 5 huevos de color crema y con pintas rojizas que son incubados por ambos sexos durante unos 15 días. Los pollos dejan el nido cuando tienen alrededor de 27 días. Se estima que en España puede haber unas 100.000 parejas, número que parece ir en aumento.

nido.golondrina

Nido de golondrina daúrica en nuestro centro.

Como otros años, en nuestro centro ha anidando una pareja de golondrinas daúricas. Anímate a venir a verlo in situ y, con un poco de suerte, podrás verlas volar a tu alrededor si vienes en primavera o en verano.

Fuentes:

Petirrojo europeo (Erithacus rubecula)

Una de las especies ornitológicas más fáciles de ver durante el invierno en el camino de nuestra laguna es el petirrojo (Erithacus rubecula). Este pájaro, del tamaño de un gorrión, es una especie residente del Parque Regional del Sureste pero su población aumenta durante el invierno con individuos procedentes del norte de Europa. Este incremento poblacional, sumado a la desnudez de los árboles y a su comportamiento de búsqueda de alimento en el suelo junto al camino, hacen del petirrojo una de las especies observadas más comunes durante el invierno.

petirrojo-ser

Dibujo de un petirrojo donde se puede apreciar muy bien su patrón de coloración. Fuente: http://www.seo.org

Con tan solo 20 gramos de peso, cuerpo rechoncho (sobre todo en invierno), pico fino y ojos grandes y oscuros, el petirrojo es fácilmente identificable. Su dorso de color gris oliváceo, vientre claro y su inconfundible mancha roja anaranjada que cubre su cara, su garganta y su pecho, le convierten en un ave de fácil identificación. Aunque no se le vea, también puede notarse su presencia a través de su reclamo característico que suena como un tac repetido con frecuencia y de manera irregular (tac-tac o tac-tac-tac).

petirrojo-2

Petirrojo posado en la rama de un árbol de los alrededores de la laguna de El Campillo.

Al petirrojo le gusta habitar todo tipo de ambientes aunque prefiere el bosque de ribera, el encinar y los jardines. Ocupa la parte baja de estos ecosistemas y suele verse posado en alguna rama o en el suelo dando pequeños saltos buscando insectos de los que alimentarse. En invierno, ante la escasez de estos, se alimenta también de pequeños frutos. Al ser una especie territorial también pueden observarse persecuciones y disputas por los posaderos. El tamaño medio de su puesta es de entre 4 a 6 huevos, de color blanco.

petirrojo-1

Petirrojo buscando alimento en el suelo en los alrededores del Centro El Campillo.

Bibliografía

  • “Guía de la naturaleza en el Parque Regional del Sureste”. Grupo Naumanni
  • “Aves de España” Eduardo de Juana, Juan M. Varela. Editorial Lynx.
  • www.seo.org

Cotorra Argentina (Myiopsitta monachus)

Ya hemos hablado con anterioridad en nuestro blog de las especies invasoras que podemos encontrar en el Parque Regional del Sureste, donde os explicamos qué motivo hace que una especie se convierta en invasora. Pero ahora queremos centrarnos en una especie en concreto, la cotorra argentina (Myiopsitta monachus), una especie de la familia de los loros.

13871318uK

Ejemplar de cotorra argentina. Fuente: http://www.fotonatura.org

Este ave es originaria de Sudamérica, donde es una especie muy común. En España no se empezaron a observar cotorras argentinas hasta 1975. Dado que se trata de un ave muy popular como mascota, sus avistamientos comenzaron debido a escapes o sueltas intencionadas de la especie,  llegando a colonizar gran parte del territorio español.

iberia-natur

Grupo de cotorras argentinas en vuelo. Fuente: http://www.iberia-natur.es

Su plumaje se distingue por sus tonos verdes (alas, cola y zona dorsal de la cabeza  y cuerpo), grises (frente, garganta, pecho y patas) y azules (plumas de las puntas de las alas). Su cola es larga, aunque algo más corta que de la cotorra de Kramer (otra especie invasora en nuestro país pero mucho menos expandida) y su pico es corto y fuerte con forma de gancho.

waste.ideal

Grupo de cotorras argentinas posadas en un árbol. Fuente: http://www.waste.ideal.es

En España la podemos encontrar sobre todo en parques y jardines, aunque es un ave que se adapta bastante bien a todo tipo de ambientes. Es fundamentalmente frugívora, alimentándose de frutos y semillas,  aunque también puede comer puestas y pollos de otras pequeñas aves.

un-nido-de-cotorra-argentina-en-zaragoza

Nido comunal de cotorras argentinas. Cada entrada que se aprecia es un nido. Fuente: http://www.laotracaradezaragoza.wordpress.com

Son aves realmente sociables lo que las hace que puedan instalarse varias parejas muy próximas unas a otras en grandes nidos formados en las ramas de los árboles o incluso las podemos ver asentadas debajo de los nidos de las cigüeñas. Se trata de varios nidos juntos por lo que pueden llegar a ser bastante grandes y pesados. Pueden llegar a poner entre 5 y 8 huevos en cada puesta. Son aves muy ruidosas, están constantemente emitendo reclamos y una amplia variedad de chillidos y graznidos.

Un Paseo Manchego - Cotorra Argentina - Tánger - Africa

Grandes nidos de cigüeña en cuya parte baja construyen sus nidos las cotorras. Fuente: http://www.unpaseomanchego.blogspot.com

Las poblaciones de cotorra argentina están aumentando considerablemente año tras año, lo que hace necesario el seguimiento y control de la especie. Se ha convertido en una especie invasora establecida hasta el momento en varios núcleos urbanos y campos de agricultura de casi toda España, resultando ser una plaga molesta y dañina por varios motivos:

• Es una especie agresiva y compite y desplaza a las especies autóctonas como el mirlo (Turdus merula), la urraca (Pica pica) e incluso el gorrión común (Passer domesticus).

• Ocasiona daños sobre cultivos de cereales y frutales.

• En núcleos urbanos causan daños sobre los árboles de sus alrededores, pues, cortan las ramas para fabricar sus nidos.

• Los nidos llegan a alcanzar grandes dimensiones, pudiendo pesar hasta 100 kg, como se ha visto en algunos casos. Esto resulta ser un riesgo para el árbol y para los viandantes ante un posible desprendimiento de los mismos.

• Al volar en grandes bandadas e instalarse en los árboles formando grandes comunas, los vecinos sufren el ruido que originan sus graznidos que llegan a ser bastante molestos.

En España, se encuentra en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras, regulado por el Real Decreto 630/2013, donde podemos encontrar el seguimiento y control que se está llevando a cabo, siendo además una especie cinegética en la Comunidad de Madrid.

Durante el pasado año 2015 la organización SEO/Birdlife convocó a los ciudadanos a participar en un censo de la especie invasora.  Los primeros datos del censo arrojan un número de 20.000 ejemplares. Estos resultados muestran que la cotorra se ha expandido velozmente.

Por eso desde Centro El Campillo hacemos un llamamiento a la responsabilidad para que todo aquel que tenga una mascota, cuando no pueda seguir haciéndose cargo de ella, no la libere en la naturaleza ya que puede ser malo para el animal y para el medio ambiente.

Fuentes:

-ESTUDIO SOBRE LA PLAGA DE COTORRAS ARGENTINAS PARA UNA POSIBLE ACTUACIÓN EN EL SOTO DE LA MORALEJA. Mª Luisa Álvarez Calvo (Graduada en Ciencias Ambientales por la Universidad Autónoma de Madrid)

Aves otoñales de la Laguna de El Campillo

Dos de las características más llamativas de la avifauna que podemos observar en la laguna de El Campillo es que es muy diversa y variante. Diversa, debido a los ecosistemas que la rodean (bosque de ribera, cortados yesíferos y campos de cultivos); y variante, ya que, dependiendo de la época del año en que la visitemos, podremos ver unas especies u otras. Por eso, la llegada del otoño no sólo trae consigo un cambio de colores a la laguna sino que también conlleva, en parte, un cambio en sus habitantes.

portada.redes

Una focha cruza la laguna cerca de la orilla con nuestro Centro al fondo.

Sin quererlo, los residentes del sureste de Madrid que se desplazan a sus trabajos cuando está amaneciendo, podrán observar grandes bandos de garcillas bueyeras. Éstas abandonan la laguna de El Campillo donde tienen sus dormideros rumbo al vertedero de Valdemingómez. Justo al contrario, cuando cae el sol, vuelven a la laguna. Estos son los mejores momentos para disfrutar de su vuelo en grandes grupos pero, si queremos verlas posadas, podemos venir antes de que salga el sol o esperarlas en la laguna antes de su llegada.

1509954_889316414476231_7814177569274588194_n

Un bando de garcillas bueyeras a punto de alzar el vuelo.

Otras especies que también realizan esta migración diaria con el mismo destino son las cigüeñas y las gaviotas. Si bien las cigüeñas son por todos conocidas y fáciles de ver durante todo el año, impresiona ver durante la mañana las concentraciones de ejemplares alzando el vuelo en círculos (como hacen los buitres) aprovechando las corrientes de aire caliente. Así como su vuelta al anochecer a sus nidos situados encima de las antenas o torres eléctricas por encima de la Marañosa.

varios

Varias de las especies que podemos observar en estos meses. 1. Gorrión moruno (Passer hispaniolensis) buscando comida entre los álamos. 2. Pato cuchara (Anas clypeata) nadando en la laguna de El Campillo. 3. Cigüeña (Ciconia ciconia) alimentándose en el río Jarama

Por su parte, las gaviotas comienzan a llegar a comienzos del otoño y descansan en mitad de la laguna. A éstas se las suele ver regresar a la laguna a media mañana y, es tal la cantidad de individuos que llegan que, cuando sobrevuelan la laguna, lo convierten en uno de los espectáculos más impresionantes que pueden verse.

gaviotaslaguna

Bando de gaviotas llegando y ocupando parte de la superficie de la laguna de El Campillo.

Otros de los invernantes mas fáciles de ver y reconocer son el cormorán grande y el pato cuchara. El cormorán sobrevuela la laguna y el río Jarama con sus negros y metálicos colores, descansando sobre las ramas de los árboles del bosque de ribera. Por su parte, el pato cuchara nada tranquilamente sobre las aguas de la laguna, muchas veces con su pico entreabierto alimentándose del plancton y los restos orgánicos que flotan en la superficie de las lagunas.

cormoranes

Dos cormoranes (Phalacrocorax carbo) descansando en las ramas del bosque de ribera.

Una de las especies más difíciles de ver en el Parque Regional del Sureste, no sólo por ser invernante sino por su escasez, es el milano real. Afortunadamente, durante algunas semanas del mes de noviembre, hemos podido observar una pareja sobrevolando los cortados de El Piul en búsqueda de alimento.

milanoreal

Milano real (Milvus milvus) sobrevolando los cortados.

A estas especies que podemos observar durante el otoño se suman otras que residen durante todo el año en esta zona de Madrid. Nos referimos, entre otras, a las fochas, las gallinetas, el martín pescador, el petirrojo o el carbonero común. Y otras como las grullas que pudieron verse durante noviembre surcando los cielos del sureste durante su viaje a las zonas de invernada.

grullas

Bando de grullas sobrevolando la laguna.

Todas estas aves, y muchas más, te están esperando en el camino que rodea la laguna de El Campillo. Puedes venir a recorrerla por tu cuenta con tus prismáticos o venirte con nosotros para descubrir más sobre  sus aves y sus secretos. Échale un ojo a nuestra programación y apúntate a nuestra próxima senda guiada por la laguna de El Campillo. ¡Te esperamos!