Garcilla bueyera (Bubulcus ibis)

Con la finalización del verano los carrizos de nuestra Laguna Campillo se llenan al atardecer de Garcillas bueyeras (Bubulcus ibis). Esta pequeña garza es la menos acuática y es especialista en acompañar a grandes animales para picar los insectos que levantan del suelo, por eso la vemos de manera frecuente junto a vacas, bueyes, ovejas…De ahí el nombre de “bueyera”.

F112_Dibujo_01

Fuente: SEO/Birdlife

Esta ave se reconoce por su característico color blanco, casi sin diferencias entre la hembra y el macho. Tiene el cuello, las patas y el pico cortos y son de color anaranjado intenso. Cuando el individuo adulto se encuentra en época nupcial, se pueden apreciar tonos anaranjados y ocres en el píleo, la nuca, el pecho y la espalda. En vuelo es muy blanca y tiene la forma compacta de las garzas. Utiliza como dormideros grandes árboles cercanos a los ríos e incluso carrizales.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Esta ave es residente en la península ibérica, aunque puede realizar grandes desplazamientos en torno a las colonias de cría. Es una experta en colonizar nuevos territorios, ya que en los últimos años su área de cría se ha extendido. La subespecie que habita en nuestro país es ibis, con distribución africana, europea y americana.

La garcilla bueyera es poco exigente en cuanto a su alimentación ya que se adapta a lo que dispone, aunque en su dieta predominan los insectos como saltamontes, langostas, chicharras, libélulas… Puede comer también pequeñas lagartijas, anfibios y micromamíferos. Es frecuente verlas en vertederos, junto a los tractores cuando aran o junto a ganado bovino.

En época de reproducción se puede juntar con otras garzas o cigüeñas. Sus colonias de cría pueden estar formadas por miles de parejas. Ubica sus nidos en árboles en la vegetación más próxima al agua o incluso alejadas de las masas de agua. Realizan la puesta entre mayo y finales de junio, que puede variar de 3 a 9 huevos, siendo lo más común 4 huevos. Tanto el macho como la hembra son los encargados de incubar los huevos. Una vez pasados los 20 días ya se puede ver a los pollos por las ramas cercanas al nido.

Si aún no las conoces, puedes acercarte a nuestra Laguna Campillo coger tus prismáticos y…¡A disfrutar!

 

Fuentes consultadas:

  • https://www.seo.org/ave/garcilla-bueyera/
  • Guía de bolsillo. Aves. Autores: Jonathan Elphic; John Woodward
  • Aves de España. Descubrir la naturaleza. Autores: Eduardo de Juana; Juan M.Varela. SEO Birdlife.

¿Qué hacer con los animales silvestres heridos?

Normalmente si nos encontramos un perrito o un gatito por la calle sabemos como reaccionar. Llamamos a la policía o a alguna protectora de animales que conozcamos para que se hagan cargo de ellos y evitar que sufran cualquier tipo de accidente.

2

Garcilla bueyera escondida detrás de las zarzas.

¿Pero qué pasa cuando nos encontramos un animal salvaje que este herido? ¡Pues Campiller@s! Aquí vamos a explicaros como debéis actuar ya que en El Campillo nos solemos encontrar a menudo diferentes animales, y algunos de ellos heridos.

4

Nos acercamos despacio a la Garcilla!

El pasado 24 de julio nos encontramos  una Garcilla Bueyera (Bubulcus ibis) herida en nuestro Huerto Caracol. Vimos que no podía volar y llamamos a GREFA (Grupo de Rehabilitación de la Fauna Autóctona y su Hábitat) para que viniera a buscarla. Grefa es una organización no gubernamental sin ánimo de lucro, que nace en 1981 como asociación para el estudio y conservación de la naturaleza. Está formado por personas sensibles a ciertas actividades humanas que provocan el deterioro y la destrucción de parte de nuestro entorno natural.

5

Cogemos a la Garcilla rápidamente para evitarle daños.

Al llamarles nos dieron un serie de indicaciones a seguir para antes de que ellos vinieran a recoger al animal. Estas indicaciones las podéis encontrar en su página web en el apartado Si encuentras un animal salvaje herido. Lo primero que hay que tener en cuenta es que, al estar el animal herido, puede ser peligroso, y hay que tener cuidado a la hora de capturarlo. Además hemos de tener cuidado también para no hacerle daño.

garcilla.bueyeral

La metemos en una caja con agujeros para que respire.

Nosotros nos fuimos acercando poco a poco y con cautela a la Garcilla y la capturamos con rapidez para evitarle daños, aunque es mejor coger una manta y echársela por encima para prevenirlo. Después metimos a la Garcilla en una caja de cartón y le hicimos pequeños agujeros de ventilación. Si no tienes una caja a mano envuelvelo con cuidado en la manta para evitarle molestias y estrés.

7

Con la Garcilla ya dentro de la caja.

Llevamos a la Garcilla dentro de la caja a una habitación sin ruidos, a poder ser en penumbra, y la dejamos allí hasta que vinieron los de GREFA a buscarla. Es importante saber también, que no hay que darle al animal ni comida ni agua.

8

La llevamos en procesión hasta una habitación sin ruidos.

Una vez que recojan al animal se encargarán de su rehabilitación y posterior liberación cuando se recupere por completo. A parte de GREFA tenemos otros centros de recuperación a los que podemos acudir si nos encontramos un animal salvaje herido, como puede ser el SepronaBrinzal, CRAS (Centro de Recuperación de Animales Salvajes) en Soto de Viñuelas o a los Agentes forestales de San Martín (918958273).