Focha común (Fulica atra)

Uno de los sonidos mas fáciles y característicos de escuchar durante los paseos alrededor de cualquiera de las lagunas presentes en el Parque Regional del Sureste es uno similar al de un martillo de juguete. Y no precisamente porque un niño o niña esté jugando con uno de esos martillos, sino porque ese sonido es el de una de las aves de humedal más común y fácil de observar e identificar en España: la focha común.

Focha.vista.desde.nuestro.centro

Focha observada desde uno de los ventanales de nuestro centro.

Su cuerpo de color negro; su pico y frente (escudete frontal) blancos; sus ojos rojos; sus patas amarillas y sus pies grises con dedos largos lobulados (que facilitan su nado), la hacen una especie difícil de confundir. En vuelo pueden distinguirse las puntas de sus alas (rémiges secundarias) de color blanco.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Suele verse tanto en ríos como en lagunas, bien nadando en el agua o descansando entre la vegetación de sus orillas. Con unos 40 cm de tamaño y entre 600-800 gramos de peso, se alimenta fundamentalmente de animales invertebrados (principalmente acuáticos) que busca buceando (lombrices, moluscos, larvas, escarabajos) y de plantas subacuáticas.

Se puede observar durante todo el año, aunque en los meses de invierno se ven con más facilidad debido al incremento de su población con individuos invernantes del norte de Europa y a su comportamiento gregario en esta estación. El resto del año disminuye su población y, con la llegada de la época reproductora, se vuelve más territorial por lo que no es común verla en grupo, sino en parejas o, durante la época de cría, con sus pollos.

Grupo.de.fochas

Grupo de fochas en la laguna de El Campillo.

Las puestas las realiza en un nido flotador fabricado con tallos de plantas acuáticas y pueden llegar a ser de hasta 9 huevos que incuban, tanto el macho como la hembra, entre 21 y 24 días. Los pollos son nidífugos y es que son capaces de abandonar el nido con 4 días de edad y con 2 meses abandonan el cuidado parental.

Focha.buscando.comida

Individuo buscando comida entre el carrizo.

Con una población de 20.000 parejas en España (unas 700 en el Parque Regional del Sureste) es una especie con un buen estado de conservación. Sin embargo es muy sensible a los cambios en la alteración de su hábitat debido a su dependencia de los humedales. La alteración o desaparición de estos debido a cambios de origen antrópico o producidos por sequías son sus principales amenazas.

Ahora que ya sabes identificarla, solo tienes que venir a darte un paseo por los alrededores de nuestra laguna, cuando termine la cuarentena por supuesto, y disfrutar de esta común y bonita especie.

 

Fuentes:

  • www.seo.org
  • “Guía de la naturaleza en el Parque Regional del Sureste”. Grupo Naumanni. 2005.
  • “Aves de España”. Eduardo de Juana, Juan M. Varela. Editorial Lynx. 20

 

 

 

 

Aves otoñales de la Laguna de El Campillo

Dos de las características más llamativas de la avifauna que podemos observar en la laguna de El Campillo es que es muy diversa y variante. Diversa, debido a los ecosistemas que la rodean (bosque de ribera, cortados yesíferos y campos de cultivos); y variante, ya que, dependiendo de la época del año en que la visitemos, podremos ver unas especies u otras. Por eso, la llegada del otoño no sólo trae consigo un cambio de colores a la laguna sino que también conlleva, en parte, un cambio en sus habitantes.

portada.redes

Una focha cruza la laguna cerca de la orilla con nuestro Centro al fondo.

Sin quererlo, los residentes del sureste de Madrid que se desplazan a sus trabajos cuando está amaneciendo, podrán observar grandes bandos de garcillas bueyeras. Éstas abandonan la laguna de El Campillo donde tienen sus dormideros rumbo al vertedero de Valdemingómez. Justo al contrario, cuando cae el sol, vuelven a la laguna. Estos son los mejores momentos para disfrutar de su vuelo en grandes grupos pero, si queremos verlas posadas, podemos venir antes de que salga el sol o esperarlas en la laguna antes de su llegada.

1509954_889316414476231_7814177569274588194_n

Un bando de garcillas bueyeras a punto de alzar el vuelo.

Otras especies que también realizan esta migración diaria con el mismo destino son las cigüeñas y las gaviotas. Si bien las cigüeñas son por todos conocidas y fáciles de ver durante todo el año, impresiona ver durante la mañana las concentraciones de ejemplares alzando el vuelo en círculos (como hacen los buitres) aprovechando las corrientes de aire caliente. Así como su vuelta al anochecer a sus nidos situados encima de las antenas o torres eléctricas por encima de la Marañosa.

varios

Varias de las especies que podemos observar en estos meses. 1. Gorrión moruno (Passer hispaniolensis) buscando comida entre los álamos. 2. Pato cuchara (Anas clypeata) nadando en la laguna de El Campillo. 3. Cigüeña (Ciconia ciconia) alimentándose en el río Jarama

Por su parte, las gaviotas comienzan a llegar a comienzos del otoño y descansan en mitad de la laguna. A éstas se las suele ver regresar a la laguna a media mañana y, es tal la cantidad de individuos que llegan que, cuando sobrevuelan la laguna, lo convierten en uno de los espectáculos más impresionantes que pueden verse.

gaviotaslaguna

Bando de gaviotas llegando y ocupando parte de la superficie de la laguna de El Campillo.

Otros de los invernantes mas fáciles de ver y reconocer son el cormorán grande y el pato cuchara. El cormorán sobrevuela la laguna y el río Jarama con sus negros y metálicos colores, descansando sobre las ramas de los árboles del bosque de ribera. Por su parte, el pato cuchara nada tranquilamente sobre las aguas de la laguna, muchas veces con su pico entreabierto alimentándose del plancton y los restos orgánicos que flotan en la superficie de las lagunas.

cormoranes

Dos cormoranes (Phalacrocorax carbo) descansando en las ramas del bosque de ribera.

Una de las especies más difíciles de ver en el Parque Regional del Sureste, no sólo por ser invernante sino por su escasez, es el milano real. Afortunadamente, durante algunas semanas del mes de noviembre, hemos podido observar una pareja sobrevolando los cortados de El Piul en búsqueda de alimento.

milanoreal

Milano real (Milvus milvus) sobrevolando los cortados.

A estas especies que podemos observar durante el otoño se suman otras que residen durante todo el año en esta zona de Madrid. Nos referimos, entre otras, a las fochas, las gallinetas, el martín pescador, el petirrojo o el carbonero común. Y otras como las grullas que pudieron verse durante noviembre surcando los cielos del sureste durante su viaje a las zonas de invernada.

grullas

Bando de grullas sobrevolando la laguna.

Todas estas aves, y muchas más, te están esperando en el camino que rodea la laguna de El Campillo. Puedes venir a recorrerla por tu cuenta con tus prismáticos o venirte con nosotros para descubrir más sobre  sus aves y sus secretos. Échale un ojo a nuestra programación y apúntate a nuestra próxima senda guiada por la laguna de El Campillo. ¡Te esperamos!