Enea o Espadaña (Typha domingensis)

Entre la flora del ecosistema del humedal encontramos a la Enea (Typha domingensis), muy abundante en el Parque Regional del Sureste. Se trata de una planta acostumbrada a suelos húmedos durante todo el año. La podemos encontrar al borde de lagunas, pantanos y riberas con una altura de hasta 2 metros junto con otras especies palustres como son el carrizo (Phragmites australis) o el junco churrero  (Scirpus holoschoenus). Es la especie de Typha más común y está adaptada a ecosistemas degradados y aguas eutrofizadas gracias a su elevada tasa anual vegetativa por medio de rizomas y su tolerancia a la salinidad.

enea

Ilustración de la enea desde la Laguna El Campillo.

Esta planta posee rizomas subterráneos que le permiten extenderse ámpliamente y construir poblaciones monoespecíficas o mixtas con otras especies. Sus hojas son alargadas, anchas y planas de color verde. Florece a principios de verano durando toda la estación. Sus flores son pequeñas y numerosas, estando agrupadas en una inflorescencia con forma cilíndrica o de “puro o salchicha”. Al final de los tallos es donde se sitúan las inflorescencias que constan de dos partes. Primero, en la parte inferior estaría ese gran “puro” que contiene las flores femeninas; a continuación en la parte superior, la inflorescencia se estrecha con un color más claro es donde se encuentran las flores masculinas.

enea2

Ilustración de la inflorescencia con forma de “puro o salchicha”.

En cuanto a los usos tradicionales, sus hojas trenzadas son utilizadas en cestería, con ellas se fabrican esteras para cubrir canastos y asientos de sillas; los tallos se empleaban para hacer persianas y cortinas; y los “pelos” de los frutos como relleno de cojines y almohadas. Además, las inflorescencias se han utilizado como elemento decorativo u ornamental. Esta planta también posee numerosas propiedades medicinales, entre otras, sus rizomas son astringentes, diuréticos y sirven para cortar hemorragias. Sus rizomas son apreciados por los animales, además, estas formaciones vegetales también les sirven como refugio. Entre ellos los jabalíes, animal muy común en el Parque, que escarban para desenterrarlos y comérselos.

 

cesta.moras

Ilustración de una cesta fabricada con enea.

Ven a disfrutar de un día de campo al Parque Regional del Sureste e intenta localizar a la enea. Pero recuerda, no está permitido arrancar nada. Localízala, disfruta de ella y como recuerdo llévate una foto 😉

Anuncios