Mochuelo europeo (Athene noctua)

Una de las aves rapaces con hábitos nocturnos que podemos ver por el Parque Regional del Sureste es el Mochuelo europeo (Athene noctua). Es una de las más abundantes y más fácil de ver durante todo el año. Como la mayoría de las rapaces nocturnas, pertenece a la familia Strigidae que se caracterizan por sus picos con forma de gancho, por tener garras, los ojos muy grandes y plumajes crípticos.

El mochuelo europeo o común, es de tamaño pequeño, mide unos 23 centímetros aproximadamente y su aspecto es redondeado. Su plumaje es de color pardo-grisáceo con manchas blancas, no tiene “orejas” y sus ojos son amarillos. Tanto sus alas como su cola son cortas y un poco redondeadas. Su hábitat es variado aunque prefiere zonas abiertas, normalmente lo podemos observar posado en postes o cercados. Evita bosques y zonas montañosas.

Mochuelo

Típica estampa del mochuelo posado en un poste.

Vive en pareja y pasa toda su vida en el área de cría, en el mismo nido. También puede ocupar huecos en taludes, árboles, tejados o también en bosques de ribera. En los meses de marzo y abril podemos escuchar su reclamo, ya que en esta época está en celo. Entre finales de abril y mayo es cuando realiza la puesta. Mientras la hembra está incubando, el macho se encarga de buscar alimento. Incuba durante 25-30 días y puede depositar de 2 a 5 huevos. Pasados unos 35 días los pollos ya son capaces de volar aunque seguirán requiriendo el aporte de alimento por parte de sus padres. Su alimentación varía en función de la disponibilidad de alimento. En las zonas más al sur se alimenta de insectos (grillos, escarabajos, lombrices…) y en las zonas de mayor latitud se alimenta de animales como roedores.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Es una especie adaptable y generalista y aunque no le afectan tanto los cambios, en los últimos años el número de individuos ha descendido. Es por esto por lo que en 2012 Brinzal (Centro de Recuperación de Rapaces Nocturnas), creó el proyecto “Un mochuelo en cada olivo”, donde su principal objetivo es mejorar el número de las poblaciones de mochuelo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Nuestro centro colabora con Brinzal y, de vez en cuando, tenemos la suerte y el privilegio de realizar alguna suelta de animales recuperados en su centro en los alrededores del Campillo. Si estás interesado y no te la quieres perder… ¡consulta nuestra programación para apuntarte!

Fuentes:

www.seo.org

www.brinzal.org

www.faunaiberica.org

Autillo Europeo (Otus scops)

Si eres visitante habitual de nuestro centro, seguramente recuerdes que hace aproximadamente un año tuvimos en nuestro mirador la exposición temporal “El Maravilloso Mundo de las Rapaces Nocturnas” en colaboración con el Centro de Recuperación de Rapaces Nocturnas BRINZAL. En ella pudiste observar, entre otras recreaciones, la de un ave rapaz de apenas 20 cm de longitud y 50 cm de envergadura, dimensiones que la convierten en el ave rapaz más pequeña de España: el autillo.

Expo Brinzal

Reconstrucción de un autillo, parte de la exposición de Brinzal.

Este pequeño búho se caracteriza por su plumaje en tonos grises y pardos que, junto a sus patrones de líneas y franjas, les permite pasar totalmente inadvertidos sobre las ramas de los árboles. Sin embargo su potente camuflaje no les sirve de mucho cuando los machos emiten su reclamo, que suena como una flauta, y que repiten de forma regular en intervalos de 2 segundos. Como la mayoría de rapaces, el autillo presenta unos grandes ojos de color amarillo brillante como adaptación a la vida nocturna. Además presenta unos penachos de plumas de color marrón grisáceo en la cabeza a modo de “falsa oreja” muy representativos.

Habitan principalmente en zonas abiertas donde puedan cazar con facilidad y zonas arboladas no muy densas, tales como sotos fluviales, jardines y parques, olivares y también en bosques de fronda, cercanos a las poblaciones, con árboles de troncos huecos. En la Península Ibérica y Baleares los ejemplares pertenecen a la subespecie mallorcae, la mayoría de los cuales migran hacia zonas africanas en invierno y vuelven sobre marzo para criar.

Insectívoros de hábitos nocturnos, suelen cazar desde posaderos capturando a sus presas en el suelo. Su alimento principal son invertebrados grandes (grillos, saltamontes, polillas, etc.) aunque en ocasiones pueden cazar pequeños roedores, pájaros, reptiles y anfibios, lo que le convierte en un gran aliado para el control de plagas en campos de cultivo.  

Los autillos se emparejan de por vida y anidan en agujeros de árboles. Las puestas son de 3 a 6 huevos, e incluso a veces pueden hacer varias. La hembra es la que incuba los huevos y los protege durante 24 días. Cuando nacen, los autillos presentan un plumaje que se denomina primer plumón de color blanco, según van creciendo van cambiando al plumaje definitivo, que se renueva anualmente, pasando por el plumaje lanoso de transición.

Suelta brinzal3

Ejemplar de Autillo europeo liberado en colaboración con BRINZAL

Es una especie muy sensible a la transformación del paisaje donde reside, siendo la pérdida de hábitat y de presas las principales amenazas para esta especie. Además, la destrucción de sus nidos o los atropellos afectan a las poblaciones, de ahí que aunque la especie no está amenazada, sí está incluido en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial. Es por eso que cuidar y restaurar los paisajes y las zonas de bosque degradadas donde suelen habitar estos pájaros es fundamental para proteger a este curioso y escurridizo ave. 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Otra manera que tenemos de cuidar del autillo es colaborar con alguna entidad que trabaje directamente en su conservación. Nosotros nos enamoramos del autillo durante  una actividad de liberación de tres individuos que realizamos en los alrededores de nuestro centro junto con Brinzal y durante la cual descubrimos la posibilidad de apadrinar individuos (de autillo u otras especies de rapaces nocturnas) que recuperan en su centro para poder liberarlas posteriormente. Y eso es lo que hemos hecho: ¡hemos apadrinado un autillo! Tras su recuperación, como madrina o padrino, serás el encargado de liberar el individuo de la especie elegida. En nuestro caso, hemos decidido apadrinar un individuo irrecuperable os presentamos a…

¡¡Capitán Scops!!

20200131_110238

Os Centro de Educación Ambiental (1)_page-0004

Y tú, ¿te animas a apadrinar un autillo para ayudar a la especie? 

 

Fuentes: