Búho real (bubo bubo)

Una de las aves más difíciles de ver en el Parque Regional del Sureste es el búho real, su nombre científico proviene de la Edad Media y representa el sonido que hace esta rapaz. Es la más grande de las rapaces nocturnas europeas, con una altura de 60-70 cm, un peso que varia entre 1,5-3 kg y una envergadura de 150-180 cm.

El búho real, posee un plumaje pardo y jaspeado, con distintos tonos de marrón, negro y blanco. Cuenta con dos carismáticos penachos de plumas a los lados de la cabeza en forma de ‘orejas’, los cuales son más erizadas en los machos. Los ojos son lo más llamativo de este animal, pues son de un naranja muy intenso.

Europea Búho Real, Lechuza, Ave De Presa

Ojos naranjas del búho real, imagen de pixabay.

El búho real es un formidable depredador nocturno capaz de alimentarse de una enorme variedad de presas, su preferida son los conejos. En ausencia de esta presa, pueden alimentarse de reptiles, ranas, peces o de algún mamífero abundante como topillos o ratas e incluso de otras rapaces. Se considera que está en lo más alto de la cadena trófica ya que no tiene ningún tipo de depredadores, excepto el ser humano.

Su vuelo es tremendamente silencioso. Los búhos, como otras rapaces, tienen posaderos habituales desde los que otean la actividad a su alrededor, esperando que una presa delate su presencia, momento en el que caen desde el cielo en perfecto silencio.

LOGOCEA

Ala, garra y cráneo del búho real en la exposición del Centro El Campillo

Aunque de carácter reservado y solitario, puede instalarse en hábitats muy diversos, pero prefiere las zonas bravías con abundantes roquedales, tajos y cortados. En el Parque Regional del Sureste habita en las repisas y oquedades del cantil rocoso. Es fuertemente territorial. Suelen formar parejas estables que se mantienen unidas durante todo el año. Presentan cierto dimorfismo sexual siendo las hembras algo más grandes que los machos.

El cortejo y marcaje del territorio comienza aproximadamente en noviembre-diciembre, prolongándose los cantos hasta poco entrado el año. El marcaje del territorio lo realizan emitiendo su canto desde posaderos que lo delimitan, se ha observado que realizan marcación de territorio sobre rocas mediante excrementos.

No construyen nido, poniendo entre febrero-abril normalmente 3 huevos con diferencias de 2 a 4 días entre ellos.  La incubación comienza con la puesta del primer huevo, así el nacimiento de los pollos es asincrónico lo que determina desde el primer momento una jerarquía alimentaria en la pollada. Aunque ambos progenitores se encargan del cuidado de los pollos es la hembra la que dedica más tiempo a las cebas y al cuidado de la prole. Los pollos abandonan el nido a los 28-35 días, sin poder volar aún, y los progenitores continúan alimentándolos durante algún tiempo. A los 60 días ya vuelan. Los búhos jóvenes una vez abandonan el nido no realizan desplazamientos de gran envergadura y raramente se alejan del lugar de nacimiento más de 100 km. 

Durante décadas, el búho real fue duramente perseguido por los supuestos daños que causaba a las especies cinegéticas. Actualmente, aunque han disminuido los ejemplares muertos por disparo, se enfrentan a otras amenazas como los tendidos eléctricos, la proliferación del tráfico rodado y los cambios en la explotación del medio rural.

buhocampillo

Búho real en las instalaciones del Centro El Campillo.

Fuentes y Bibliografía:

“Guía de la Naturaleza en el Parque Regional del Sureste”, Coordinador Manuel Fernández. Grupo Naumanni

https://brinzal.org

Homepage

https://www.faunaiberica.org