Milano negro (Milvus migrans)

Dedicamos esta entrada a un ave que se encuentra entre las rapaces diurnas que eligen la época estival para asentarse en la Península y, en concreto, desde hace unas semanas podemos verla con facilidad en el Soto de las Juntas, dentro del Parque Regional del Sureste.

El milano negro (Milvus migrans) es una especie migrante transahariana que cruza el estrecho de Gibraltar de marzo a mayo para pasar su periodo reproductor en Europa y entre agosto y octubre retornan a África para invernar. A esta población reproductora hay que sumar una importante población denominada “flotante” de adultos no emparejados e inmaduros.

En España, el milano negro sólo nidifica en territorio peninsular (en las islas puede ser observado en migración), y está presente en casi todas las provincias, siendo particularmente raro en el cuadrante suroriental de la Península y la costa mediterránea, y relativamente escaso en Galicia y Asturias. A nivel europeo, se han descrito diferentes subespecies y los núcleos más importantes se encuentran en Rusia, España, Francia y Alemania.

Milano negro en el bosque de ribera.

Nidifica mayoritariamente en árboles (plataforma usada durante varias temporadas, situada en la horquilla principal del árbol o en una gran rama, construida principalmente con palos pero que también puede contener plásticos, papeles y otros restos) en sotos, dehesas o pinares y preferentemente en áreas cercanas a masas de agua. Sin embargo, de manera excepcional en el Parque Regional del Sureste, llegó a modificar sus costumbres utilizando las paredes rocosas de los cortados yesíferos para anidar.

Para cazar prefiere áreas más o menos abiertas, así como las orillas de ríos y humedales, atrapa con las garras a sus presas de la superficie del agua y posteriormente se las va comiendo en el aire. Es una especie carnívora oportunista con una dieta muy variada, desde pequeños roedores hasta conejos, además de aves, anfibios, reptiles, peces y grandes insectos.

No posee una gran capacidad predadora por lo que es frecuente que capture presas enfermas o jóvenes. Además, se comporta como carroñero de animales atropellados en carretera y en ocasiones practica el cleptoparasitismo (robo del alimento a otros predadores), tanto hacia otras rapaces como hacia miembros de su misma especie. También es habitual que exploten las situaciones de superabundancia de alimento que puedan producirse en el territorio que frecuentan. Y en el caso de individuos no reproductores, los muladares y vertederos pueden constituir un recurso alimenticio muy importante.

Milano negro sobrevolando la Huerta Calamón.

Con respecto a su aspecto, es una rapaz de mediano tamaño, en el adulto predominan los marrones oscuros, tiene la cabeza más clara, de color grisáceo y la cola ahorquillada. La forma de volar también nos da pistas para su identificación, planea en círculos con las alas ligeramente arqueadas y la cola a menudo abierta, ladeandola para maniobrar. En ocasiones forma grandes grupos.

Puede generar confusión con el milano real (Milvus milvus) (este es de mayor tamaño, tiene la cola más escotada y un vuelo más elegante), el águila calzada oscura (Hieraaetus pennatus) y con el juvenil del aguilucho lagunero (Circus aeruginosus).

Sus principales amenazas son el uso ilegal de veneno, accidentes en tendido eléctricos, atropello en carreteras o líneas de ferrocarril, colisión en parques eólicos, o la desaparición de las tradicionales fuentes de alimentación, como basureros y muladares, así como por la contaminación por productos fitosanitarios.

Actualmente su categoría de conservación es “No Amenazado” según el Libro rojo de los vertebrados de España y de “preocupación menor” en la Lista Roja de la UICN de Especies Amenazadas.

Fuentes:

Cigüeña blanca (Ciconia ciconia)

Probablemente una de las aves más populares y emblemáticas del Parque Regional del Sureste sea la Cigüeña blanca. Ave originariamente migradora transahariana, ha ido adaptándose a la vida en las ciudades, donde busca alimento y protección. Afortunadamente cada vez es más común, en los núcleos urbanos, la presencia de este majestuoso pájaro y de sus elaborados nidos. En los últimos años contamos con colonias nativas que invernan en la Península Ibérica, un signo claro de la recuperación que en los últimos años ha experimentado esta especie.

Cigueña en Titucia

Ejemplar de Cigüeña blanca en Titulcia (Municipio del Parque Regional del Sureste).

Las cigüeñas son aves de gran tamaño, pudiendo llegar a alcanzar una longitud de entre  95-110 cm y 180-218 cm de envergadura. Su plumaje es predominantemente de color blanco excepto por las plumas de vuelo que son negras. La forma del pico es alargada y puntiaguda y el color varía desde negro en los polluelos hasta rojizo anaranjado en los adultos, pasando por rojo en los ejemplares juveniles. Las alas son anchas y largas lo que les permite planear, además durante el vuelo estira sus largas patas rojas y su cuello, formando una silueta característica y fácil de reconocer.

Imagen3

Cigüeña blanca volando por los alrededores del Soto de las Juntas.

Quizás hayas tenido la oportunidad de escuchar a las cigüeñas emitiendo un sonido muy particular producido por el choque de las mandíbulas, es el “crotoreo”, el cual realizan a modo de saludo para sus parejas.

Nidifican en zonas altas y los nidos, que pueden llegar a medir hasta 100 cm de altura y 140 cm de diámetro, están compuestos principalmente de ramas, palos y raíces mezclados con tierra, estiércol y algunas plantas, aunque desgraciadamente en algunas ocasiones utilizan papeles, plásticos y otros residuos de origen humano. Las cigüeñas suelen poner de 3 a 5 huevos que incuban durante 33 días y que son cuidados por ambos progenitores.

Nido de Cigüeña1

Representación de un nido de cigüeña en el Centro de Educación Ambiental El Campillo

En cuanto a su alimentación, es variada y depende mucho de los recursos del hábitat. Por lo general se alimenta de grandes artrópodos e invertebrados, concretamente de lombrices de tierra. Pero también, en menor medida, se alimenta de crustáceos, anfibios, pequeños mamíferos, polluelos de otras aves y, más recientemente, de basura.

Imagen1

Cigüeña alimentándose en el río Jarama

A pesar del declive que sufrió la población antiguamente, y gracias a los programas de reintroducción en Europa y a la gran capacidad que tienen para adaptarse al entorno, actualmente la especie está catalogada según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) como preocupación menor.  No obstante el Catalogo Nacional de Especies Amenazadas las cataloga como “De Especial Interés” gracias al elevado valor faunístico, histórico y social de esta especie.

Fuentes: