Senda por las lagunas de Velilla

Velilla de San Antonio es uno de los 16 municipios del Parque Regional del Sureste (PRS). Esta senda, que  comienza en el polígono industrial, rodea gran parte de los humedales del municipio. Desde el punto de partida podemos observar el primer ecosistema de los cuatro que se ven durante el recorrido: el ecosistema de humedal. 

raso

Laguna El Raso

La laguna de “El Raso”, es la primera laguna que vamos a poder disfrutar en esta senda; la cual está incluida en el Catálogo regional de Embalses y Humedales de la Comunidad de Madrid. Dejando detrás el polígono, continuamos por el camino de tierra de la izquierda para bordear la laguna. Pasearemos entre tarayes (Tamarix gallica), sauces (Salix alba) y árboles del paraíso (Eleagnus angustifolia), especie introducida, hasta observar el río Jarama a nuestra izquierda, dejando la laguna a la derecha.

jarama

Río Jarama con los cortados yesíferos de fondo

Desde varios puntos del recorrido podemos observar otro de los ecosistemas del PRS, los cortados yesíferos. En este hábitat podemos encontrar poca vegetación pero muy característica debido a su aridez y salinidad, como el esparto (Stipa tenacissima) con el que se fabrican las alpargatas. Entre la fauna destacan el halcón peregrino (Falco peregrinus) o al búho real (Bubo bubo).

cormoran

Cormoran en el río Jarama

Más adelante en el camino, llegaremos a una valla metálica y a una bifurcación. Tomaremos el camino de la izquierda alejándonos un poco de la laguna y siguiendo paralelos al río Jarama. En este punto nos adentraremos en el tercero de los ecosistemas, el bosque de ribera, mientras caminamos bajo la sombra de chopos (Populus alba), olmos (Ulmus minor) y más tarayes. Tenemos el río a la izquierda, pero la laguna que tenemos a la derecha ya no es el Raso, si no otro conjunto de lagunas llamado Picón de los conejos. Continuamos hasta llegar a la siguiente bifurcación donde tomaremos el camino de la derecha.

picon

Laguna el Picón de los Conejos

Siguiendo por ese camino podremos observar el cuarto de los ecosistemas que veremos hoy, los cultivos cerealistas. Un poco más adelante habrá un camino a la derecha el cuál debemos tomar para volver, entre dos de las lagunas del Picón de los conejos hasta encontrar el camino inicial que nos llevará, a la izquierda, a la primera laguna El Raso.

FICHA DE LA SENDA

laguna-velilla-maps

Fuente: google maps

 

Distancia: 4,5 kilómetros.

Duración: 2:30 horas.

Dificultad: baja.

Ecosistemas: bosque de ribera, estepas cerealistas, humedal y panorámica de los cortados yesíferos.

Cómo llegar: Para acceder en transporte público hay que coger el autobús 341 desde Conde Casal, o el autobús 284 desde Avenida de América, ambos hasta la segunda parada de Velilla de San Antonio, Olivar con Federico García Lorca. Para llegar en coche el punto de partida es la c/ Manzanares en el polígono de Velilla de San Antonio.

Anuncios

Senda Espartales en Rivas-Vaciamadrid

Desde el Centro El Campillo realizamos sendas guiadas por los alrededores del área donde nos encontramos. Estamos dentro de los límites del  Parque Regional del Sureste,un enclave natural protegido que presenta gran cantidad de espacios naturales con un alto valor ambiental, dignos de disfrutar.

Encontramos aquí, muchas rutas para el uso y disfrute de senderistas. Describimos a continuación la senda de los espartales para que os animéis a conocerla. Su nombre viene dado por la abundancia del esparto (Stipa tenacissima) en la zona. Esta ruta se inicia en el municipio de Rivas, tiene dificultad baja a pie y es de unos 3,8 km.

cantiles-piul-8

Recorriendo la senda de los espartales

La senda comienza en el camino que sale desde el aparcamiento situado al final de la calle Enebro, es decir,  al pie del parque forestal de “Mazalmadrit“. Este nombre musulmán significa parador de Madrid o de la dehesa de Madrid.

El paisaje por donde se realiza la senda se corresponde con los antiguos páramos de encinas y coscojas que con el tiempo, fueron sustituidos por cultivos de secano. Al principio del camino, nos adentramos en un bosque de pino carrasco (Pinus halepensis). Este es un bosque repoblado con la idea de ayudar a recuperar la vegetación climácica que hemos comentado anteriormente.

Desde ahí, tomamos un camino que baja por un barranco, el barranco de la Barca Vieja. En esta ladera, podemos apreciar los distintos tipos de roca que se forman en un lago salino, como el que había aquí hace aproximadamente unos 20 millones de años. Aquí podremos ver yesos, margas, calizas y sílex. Y encima de todos ellos una delgada y oscura franja de materia orgánica.

dsc02516-r

Formaciones de esparto en el Parque Regional del Sureste

Un poco más abajo, van apareciendo zonas de matorral dominadas por el esparto (Stipa tenacissima),que preservan la esencia de antiguas estepas del sureste.  Estas formaciones también conocidas como atocha, están muy adaptadas a las condiciones de sequía.

Junto al esparto, aparecen plantas típicas habitantes de los yesos como el limonio (Limonium dichotomum)

limonium-dichotomum

Limonio (Limonium dichotomum)

Siguiendo el sendero, entramos en un páramo donde puede localizarse un pequeño cauce que mantiene la humedad durante prácticamente todo el año y en el cual se refugia una pequeña muestra de vegetación. Ahí encontramos olmos, fresnos, chopos y algunos arbustos como el majuelo y el rosal silvestre.

Si avanzamos en el camino, llegaremos hasta los cortados y daremos con unas espectaculares vistas del río Jarama y a la izquierda de lejos, podemos apreciar la  Ermita del Cristo de Rivas. Observando desde este punto, se pueden localizar diferentes especies ligadas al medio acuático: diferentes tipos de anátidas, garzas, fochas y habitando en los cortados, alguna otra rapaz como el halcón peregrino y el búho real.

cantiles-piul-5

Vistas al río Jarama desde los cantiles

Nos damos la vuelta y seguimos el sendero que sale por la izquierda y allí veremos un grupo de juncos churreros  (Scirpus holoschoenus) que nos indican la presencia de humedad en el subsuelo.

En dirección norte continua nuestro camino y volvemos a encontrar un paisaje de pinar. Culmina esta subida en una perspectiva de nuevo al río donde se aprecian con más nitidez las lagunas de Velilla de San Antonio.

Continuamos la senda por el camino marcado entre los pinares donde podremos encontrar algunos de los habitantes de este bosque: carboneros garrapiños, piquituerto, pico picapinos, pinzón vulgar, etc. Desde aquí volveremos a avanzar por el pinar hasta llegar al principio de la senda.

cantiles-piul-11

Vistas a la laguna de El Raso (Velilla de San Antonio)

 

Fuentes:

Parque regional del sureste

Sepan quantos

Ayuntamiento Rivas rutas verdes y sendas

 

Ruta verde arroyo Los Migueles

Paralelamente a los kilómetros 15-18 de la Autovía de Valencia y dentro del municipio de Rivas Vaciamadrid, se encuentra una ruta verde cuyo nombre procede del arroyo que le acompaña, el arroyo Los Migueles. Un arroyo normalmente de escaso caudal, al que van a parar las aguas de lluvia de la zona, que nace en Vicálvaro y desemboca en el río Manzanares bajo los cortados del Cerro de las Coberteras.

DSC05767

Infografía de la zona y de la ruta al comienzo de la misma.

Esta ruta verde lineal, de 6,4 kilómetros de longitud ida y vuelta, puede recorrerse tanto andando como en bici, ya que dispone de carriles para ambas modalidades.

usuarios.senda

Usuarios en bicicleta disfrutando de esta ruta verde.

 

Durante su recorrido podremos observar el río Manzanares y el bosque de ribera que crece en sus orillas con los cortados del Cerro de las Coberteras protegiéndolo, diversos proyectos de restauración vegetal (entre otros el Bosque Scania), el municipio de Rivas Vaciamadrid y campos de cultivos.

 

manzanares.cortados

El río Manzanares, con bosque de ribera en sus orillas, y al fondo  el Cerro de las Coberteras

 

Pero no sólo es una ruta para disfrutar de la naturaleza (a pesar de su cercanía a la carretera) sino que esconde secretos históricos. El primero de ellos se encuentra bajo la zona de aparcamiento. A nuestros pies nos encontraremos dos puentes. Uno de hormigón y otro de ladrillo. Este segundo, de un solo ojo, es un puente histórico protegido por la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid, ya que es el original por donde circulaba el agua del arroyo Los Migueles. Este puente, el puente de Los Migueles-Hundimiento, se construyó para reunir las aguas de ambos arroyos y conducirlos por debajo del Real Canal del Manzanares, que discurría por arriba. Este Real Canal del Manzanares era un canal navegable , de 21 kilómetros de longitud, que comunicó el Puente de Toledo de Madrid con Rivas Vaciamadrid.

puente

Puente histórico Los Migueles-hundimiento tapado por la vegetación

El segundo secreto, su origen, ya que esta ruta verde surge tras la inundación de la Carretera de Valencia en Septiembre de 2008. El arroyo Los Migueles, en aquellas fechas con un cauce estrecho y de escasísima capacidad, se desbordó a su paso por Rivas, anegando la autovía en el km 17. Por este motivo, y para evitar futuros aluviones, se proyectó la remodelación del cauce del arroyo Los Migueles (duplicando su capacidad). Esta recanalización conllevó la reforestación de zonas aledañas y la construcción de la vía por parte de la Confederación Hidrográfica del Tajo.

 

En definitiva, una ruta para disfrutar en familia en cualquier época del año ya sea andando o en bici. Si prefieres descurbirla con nosotros estate pendiente a nuestra programación de actividades de fin de semana que publicamos en este blog. ¡Te esperamos!

FICHA DE LA SENDA

Distancia: 6.4 kilómetros.

Duración: 2 horas andando y 1 en bici (con niños)

Dificultad: baja.

Ecosistemas: bosque de ribera, cortados yesíferos, campos de cultivo, bosques de repoblación, restauración de ecosistemas.

Cómo llegar. En coche: tomar la salida 19 de la A-3 y coger la salida en la curva que indica hacia el Centro de Protección Civil y la E.D.A.R. Sur Oriental. Continuar por este camino hasta llegar a un parquin de tierra que hay junto a la depuradora. En transporte público hay llegar hasta la parada de la línea 9 de metro Rivas Vaciamadrid, pasar por debajo de las vías e ir por el arcén de la carretera hasta ver el cartel que indica hacia el Centro de Protección Civil y la E.D.A.R. Sur Oriental. A continuación seguir como si se fuera en coche.

Senda Humedales Miralrío

“Campiller@s” aquí os dejamos otra ruta que podéis hacer en el Parque Regional del Sureste. Muy cerca del municipio de Velilla de San Antonio se encuentra el Humedal Miralrío bordeado por el Río Jarama. Es un lugar muy interesante de visitar por su proceso de naturalización en el que todavía podemos encontrar recuerdos de las antiguas graveras que dieron origen a este paisaje.

6

Laguna de Miralrío

Pese a la cercanía de un polígono industrial y una carretera, este humedal posee un gran valor paisajístico y ecológico. En él podemos encontrar los 5 tipos diferentes de ecosistemas representativos del Parque, además de una gran variedad de fauna.

1

Estación EDAR de Velilla de San Antonio

Comenzamos nuestro recorrido en el descampado de arena que hay junto a la depuradora de Velilla de San Antonio. Continuamos por el camino que se ve al fondo y cruzamos un puente rojo llegando así a una zona de merenderos. Aquí podremos observar como los nidos de Cotorra (Myiopsitta monachus) se han establecido justo debajo de los nidos de las Cigüeñas (Ciconia ciconia). Pegados a la carretera y a lo largo del recorrido encontramos también Ailanto (Ailanthus altissima). Esta especie arbórea junto con la Cotorra son especies invasoras abundantes en el Parque Regional del Sureste.

3

Vegetación de ribera en el Jarama

En este punto podemos optar por dos caminos diferentes, uno que sigue a la izquierda, paralelo a la carretera que nos lleva a La Poveda, en el que veremos el Río Jarama desde lo alto, y el otro camino de bajada a la derecha, este camino va paralelo al río. Al borde del río, encontraremos repoblaciones de Retama (Retama sphaerocarpa) y Taray (Tamarix gallica). A continuación, veremos las ruinas pertenecientes a la antigua gravera.  Os recomendamos subir a lo alto de la ruina para ver desde allí, una bonita vista del Humedal Miralrío y de los Cortados Yesíferos al fondo.

5

Ruinas recuerdo de las graveras anteriores al Parque

Dejando la laguna a la derecha, bajamos una cuesta en dirección a la carretera y seguimos por el camino paralelos a ella. En esta zona encontraremos sobre todo vegetación propia del bosque mediterráneo, como el Pino Carrasco (Pinus halepensis).

A pocos metros de dejar la gasolinera a la izquierda el camino se bifurcará en dos, continuaremos por el camino de la derecha rodeando la laguna. Un poco más adelante de ese camino,  aparece el río Jarama a nuestra izquierda y los Humedales de Miralrío a la derecha. Aquí la vegetación varía considerablemente, siendo más abundante la palustre Juncos (Scirpus holoschoenus), Carrizos (Phragmites australis) y Eneas (Typha domingensis), y de ribera Sauces (Salix alba), Álamos (Populus alba, Populus nigra), Fresnos (Fraxinus angustifolia) y Olmos (Ulmus minor).

4

Río Jarama

Continuando por el camino, alcanzaremos las ruinas de la gravera de nuevo y sólo habrá que recorrer el camino de vuelta hasta el descampado de la depuradora para finalizar la senda.

Entre las especies de aves más abundantes de la zona se observan: Focha común (Fulica altra), Gallineta común (Gallinula chloropus), Somormujo lavanco (Podiceps cristatus), Garza real (Ardea cinerea) y Milano negro (Milvus nigrans) entre otras muchas.

2

Vista de las Lagunas de Miralrío desde las ruinas de la gravera

FICHA DE LA SENDA

Distancia: 4,5 kilómetros.

Duración: 2 horas (con paradas).

Dificultad: baja.

Ecosistemas: bosque de ribera, bosque mediterráneo, estepas cerealístas, humedal y panorámica de los cortados yesíferos.

Cómo llegar: Para acceder en transporte público hay que coger el autobús 341 desde Conde Casal, o el autobús 284 desde Avenida de América, ambos hasta la última parada de Velilla de San Antonio. Para llegar en coche el punto de partida es la c/Venezuela cerca de la Estación Depuradora de Aguas Residuales de Velilla.

Vía Verde del Tajuña

Una de las rutas ciclista por excelencia en el sureste de la Comunidad de Madrid es la Vía Verde del Tajuña. Parte de esta Vía Verde, que une los municipios de Arganda del Rey y Ambite pasando por Morata de Tajuña, Tielmes, Carabaña y Oruscos; se encuentra dentro del Parque Regional del Sureste.

Las Vías Verdes son caminos que recorren antiguas infraestructuras ferroviarias, ya en desuso, que han sido reconvertidas en itinerarios cicloturistas y senderistas en el marco del Programa Vías Verdes, coordinado por la Fundación de los Ferrocarriles Españoles. En la actualidad existen más de 2.100 kilómetros dentro de este marco.

inicio

Cartel en una de las calles aledañas, que nos indica el lugar del comienzo de esta Vía Verde.

Aunque su recorrido total son 49 kilómetros, en esta entrada del blog hablaremos tan sólo de los primeros 15 kilómetros, los que unen Arganda del Rey y Morata de Tajuña, que son los que recorremos en nuestra actividad “Senda en Bici por la Vía Verde del Tajuña”. 

mapa

Vista aérea de la zona de inicio de la Vía Verde del Tajuña, junto a la parada de metro Arganda del rey. Foto Google Maps.

Esta Vía Verde comienza en Arganda del Rey, a escasos 300 metros de la parada de metro Arganda del Rey, junto a un enorme Mercadona. Es ahí donde hay una pequeña plaza con un recorrido circular y unos bancos siendo este el punto donde comienza la Vía Verde. 

Diapositiva1

Plaza inicial en Arganda del Rey donde comienza el recorrido.

Nuestros 15 kilómetros casi sin desnivel de asfalto rojo unen los valles del Jarama y del Tajuña recorriendo olivares, viñedos, espartales y bosque mediterráneo. Durante el trayecto no nos será difícil cruzarnos con verderones, verdecillos, pinzones vulgares, carboneros comunes, palomas, urracas, petirrojos, currucas… y con algo mas de atención conseguiremos escuchar el canto del pito real.

Diapositiva2

Vistas del recorrido que atraviesa diferentes tipos de paisajes.

Como el recorrido puede llegar a ser largo, encontraremos en él algunas áreas de descanso que, no sólo nos ayudarán a recuperar el aliento, sino que además nos recordarán el origen de este trayecto: las antiguas vías del tren.

Diapositiva3

Área de descanso en la Vía Verde, con mesas, papeleras y un trozo de la antigua vía del tren.

En esta ocasión, debemos dejar el miedo a perdernos en casa ya que, al color rojo del asfalto, se suman la multitud de carteles e hitos kilométricos que nos indican en que punto estamos y cuanto nos queda para llegar a nuestro lugar de destino. 

Diapositiva4

Durante el recorrido encontraremos infografía suficiente para no perdernos y saber cuanto nos queda hasta nuestro destino.

En este tipo de vías, aparte de sendas como la nuestra, también se realizan diferentes actividades como, por ejemplo, maratones tanto como para corredores como para patinadores.

Desde Arganda del Rey se puede ir también hasta Estremera, por la Vía Verde del Tren de los 40 días. El recorrido hasta Carabaña (35 kilómetros desde Arganda) es el mismo que en la Vía Verde del Tajuña, solo que en este pueblo tomaremos el desvío pertinente para comenzar esta otra senda ciclista. 

Diapositiva5

Uno de los caminos que cruzan esta Vía Verde son las Vías Pecuarias.

Después de 15 kilómetros pedaleando llegamos a un helipuerto que nos servirá de mirador para observar todo el pueblo de Morata de Tajuña antes de, si queremos, darnos una vuelta por él, para después regresar a Arganda del Rey.

Diapositiva6

Vista panorámica de Morata de Tajuña desde el helipuerto.

Os animamos a recorrer por vuestra cuenta o con nosotros esta senda ciclista de 30 kilómetros (ida y vuelta entre Arganda del Rey y Morata de Tajuña) para disfrutar de una jornada de deporte al aire libre descubriendo estos secretos del sureste de Madrid. Visita nuestro Facebook o Twitter para conocer nuestra programación y recuerda que nuestra próxima “Senda en Bici por la Vía Verde del Tajuña” es el próximo 28 de febrero. ¡Te esperamos!








Senda Soto de las Juntas

Muchos de los “campiller@s” que venís a visitarnos nos preguntáis por rutas que puedan hacerse por el Parque Regional de Sureste. Una de las más accesibles desde Madrid y, en muchos casos, poco conocida, es la senda de El Soto de las Juntas, que rodea la laguna de “Los Veneno”, la cual está incluida en el Catálogo regional de Embalses y Humedales de la Comunidad de Madrid.

Foto laguna.

Panorámica de la laguna de “Los Venenos” desde su zona norte.

El Soto de las Juntas recibe ese nombre porque es la zona del PRS donde se unen los dos ríos más importantes del parque: el río Jarama y el río Manzanares. Es una zona de alto valor paisajístico, natural e histórico que se encuentra en zona de Reserva Natural.

Cortados yesíferos.

Panorámica de los cantiles yesíferos que nos acompañará durante todo el recorrido.

La senda comienza en un parking de tierra del cual sale un camino cerrado con un portón metálico.

Portón.

Portón que hay que atravesar para comenzar el camino. Ya empezamos a ver el tarayal.

Es éste el camino que tomaremos, andando o en bicicleta, para atravesar en un primer término un tarayal que nos llevará hasta un claro desde el que veremos una Estación Automática de Alerta que forma parte de la Red de SAICA.

Estación Automática de Alerta

Estación Automática de Alerta que forma parte de las Red SAICA.

Continuaremos por este ancho camino el cual, tras pasar por un pasillo de árboles ornamentales, se bifurcará. Cogeremos el desvío hacia la derecha para ir flanqueados por el río manzanares a nuestra mano derecha y por la laguna de “Los Veneno” a nuestra mano izquierda. Desde este punto comenzaremos a observar el bosque de ribera que crece junto a la orilla del río, formado por sauces, álamos, fresnos y una importante olmeda; y la vegetación de humedal alrededor de la laguna con sus característicos juncos, carrizos y eneas.

Olmeda

Olmeda que nos encontraremos durante el camino.

El camino continúa hasta volverse a dividir. Si tomamos el camino de la izquierda rodearemos la laguna, mientras que si continúamos recto avanzaremos de frente hasta que el camino gira a la izquierda para encontrarse con el camino que rodeaba la laguna. Será entonces cuando nos acompañe en el lado derecho de nuestro camino el río Jarama, quedando la laguna a nuestra mano izquierda. En este tramo del río podremos ver algún bunker, restos de la batalla del Jarama que se desarrolló en Febrero de 1937, una de las batallas mas importantes de la Guerra Civil. Seguiremos este camino hasta llegar a la primera bifurcación y, posteriormente, retomaremos la zona de árboles ornamentales y el tarayal para llegar de nuevo al inicio de la senda.

Durante nuestro recorrido no nos será difícil observar varias especies de aves que irán cambiando según la época del año. En invierno serán los porrones, las cercetas y los patos cucharas las especies más observadas mientras que en verano lo serán los abejarucos y los milanos negros. Además de estos compañeros estacionales, podremos ver en cualquier época del año fochas comunes, gallinetas, algún somormujo o martín pescador y, los más pacientes, con un poco de suerte, a nuestro amigo el calamón. También se unen a nuestra lista de aves observables durante todo el año el pito real, los carboneros o los petirrojos.

Somormujos

Pareja de somormujos nadando en la laguna de “Los Veneno”.

Os dejamos un vídeo que el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid editó sobre esta senda:

FICHA DE LA SENDA

Distancia: 5 kilómetros.

Duración: 2 horas y media (con paradas).

Dificultad: baja.

Ecosistemas: bosque de ribera, humedal y panorámica de los cortados yesíferos.

Cómo llegar: salida 19 de la A-3. Llegando desde Madrid, nada más tomar la salida, coger el desvío hacia el Centro Nacional de Formación de Protección Civil. A escasos metros tras coger ese desvío se ve a la izquierda un parking de tierra. Para acceder en transporte público hay que tomar el metro hasta la parada Rivas Vaciamadrid o el autobús 332 (salida desde Conde de casal). Desde la parada, tomar la pasarela que cruza la carretera A-3 y llegar hasta el parking.