Huerta de verano I

Bienvenidos de nuevo a la huerta Caracol. En esta entrada de nuestro blog daremos unas pinceladas acerca de las singularidades de la huerta de verano y las consecuentes tareas para hortelanos durante la época estival.

Atendiendo a las características del verano (calor, sequía, aumento de horas de luz, etc.) la huerta de verano posee ciertas necesidades específicas, como son la intensificación del riego y el tratamiento preventivo de plagas (sobre todo de insectos). Sin embargo, también nos ofrece grandes ventajas, ya que al aumentar las horas diarias de luz el crecimiento de la vegetación es más rápido y acusado, lo que nos permite disfrutar de una cosecha rica y abundante durante esta época del año.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Aparte del control biológico de plagas y la intensificación del riego, serán necesarias las escardas periódicas y el desherbado. Existen tantas teorías al respecto como horticultores hay en el planeta, pero el consejo desde la huerta Caracol es retirar aquellas especies de plantas adventicias (las que no deseamos tener en nuestro huerto porque compiten con las especies plantadas) que realmente supongan un impedimento al pleno desarrollo de nuestras hortalizas, sin esquilmar por completo la superficie vegetal. De esta forma, la mayor parte del suelo permanece siempre cubierta de una capa de vegetación, evitando su compactación y contribuyendo a su porosidad de manera que las raíces de las plantas tendrán más espacio para desarrollarse y se producirá un mayor intercambio de gases, agua y nutrientes.

compaction-2
Diferencia de desarrollo de la planta en un suelo con una buena estructura (a la izquierda) y uno compactado (a la derecha). Fuente: http://www.amnsa.com/Rodillo_Rehabilitador.html

Las protagonistas de la huerta de verano pertenecen a la familia de las cucurbitáceas que abarca las calabazas, los calabacines, los pepinos, los melones y las sandías. Suelen ser rastreras o trepadoras, y en función de ésto se ha de planificar el espacio, las guías (tutores, redes) y las asociaciones a emplear para su cultivo. Una asociación muy característica del verano es la conocida asociación precolombina, que consta de una hortaliza erguida capaz de funcionar como tutor (como es el caso del maíz), una trepadora (normalmente una leguminosa como el guisante) y una cucurbitácea rastrera (como la calabaza o la sandía). Esta relación simbiótica se basa en un aprovechamiento completo del espacio, que no sólo nos ahorra preciados metros cuadrados en nuestra huerta sino que ayuda a prevenir el crecimiento de hierbas adventicias alrededor de nuestras hortalizas.

Asoc-precolom

Ilustración de asociación precolombina en la huerta Caracol.

Por último, esperamos que os sea de utilidad la información otorgada y animamos a nuestros visitantes a unirse a las actividades que realizamos en nuestra huerta Caracol.

 

Anuncios

Un pensamiento en “Huerta de verano I

  1. Pingback: Huerta de verano II | Centro El Campillo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s