La Casa del Oso: Centro de Educación Ambiental del Oso Pardo en Asturias

La Fundación del Oso de Asturias (FOA), es una asociación cultural privada sin ánimo de lucro, formada en 1992, cuya sede es la Casa del Oso, centro de educación ambiental consagrado en particular al oso pardo cantábrico como especie. En este centro se llevan a cabo una numerosa serie de actividades enfocadas al cumplimiento del objetivo principal de esta ONG: la concienciación sobre la importancia de la conservación del oso pardo y su hábitat.

Casa del Oso

Casa del Oso, Proaza, Asturias. Fuente: Google Maps

 

Para ello, dicho centro cuenta con unas magníficas instalaciones situadas en el término municipal de Proaza, entre las que se incluye: un aparato expositivo permanente con fines divulgativos y didácticos, un equipo de audiovisuales y una sala polivalente para actividades varias. También cuenta con un rincón infantil anexo a la Casa en el que los más pequeños de la podrán aprender sobre esta magnífica especie a la vez que se divierten jugando.

Cercados Oseros

Recintos oseros junto a la Senda del Oso. Fuente: Google Maps

 

Pero sin duda, la estrella de las instalaciones que pertenecen a la FOA son los cercados oseros, situados al otro lado del Trubia, junto a la Senda del Oso. Estos recintos fueron habilitados con la intención de acoger a ejemplares que, por sus circunstancias particulares, no podrían sobrevivir en estado salvaje.

13882161_1309675559072726_6006086361128647986_n

La Senda del Oso a su paso por el puente romano de Villanueva, Asturias. Fuente: Margarita Cruz Boren

13900261_1309675512406064_716191180589422959_n

Una de las muchas infraestructuras mineras reconvertidas en Vías Verdes por las que discurre la Senda del Oso. Fuente: Margarita Cruz Boren

 

Paca y Tola fueron rescatadas por las fuerzas de seguridad del Estado cuando, en 1989, fueron incautadas al cazador furtivo que había matado a su madre. Furaco, en cambio, fue introducido en 2008 desde Cabárceno con el objetivo de implementar un programa de cría en cautividad que al final resultó fallido. Moli, que fue la última en llegar, fue encontrada en 2013 en un estado de salud lamentable cuando, a la edad de 8 meses, se despeñó por unos cortados situados en el Parque Natural de las Fuentes del Narcea. Se intentó su reinserción en la naturaleza, pero su apego por los seres humanos hizo imposible la misión. De hecho, ahora no es extraño verla merodeando por los límites del recinto de varias hectáreas del que dispone solo para ella, atraída por la curiosidad que le provocan los seres humanos.

13925143_1309675849072697_4172559165741438209_n

La osezna Moli, acercándose a los límites de su recinto a curiosear. Fuente: Margarita Cruz Boren

 

Hoy en día el centro se ha convertido en el símbolo de la conciencia medioambiental de Proaza, los locales se sienten enormemente orgullosos de él, están considerablemente implicados con la labor que lleva a cabo, e incluso consideran a Paca y Tola, por su ya prolongada presencia en el centro, como las hijas predilectas del pueblo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s